Policiales

Barrio Cinco Esquinas

Detuvieron a un hombre por doble crimen en Cerrito y Lima

El sospechoso de 36 años fue apresado este jueves en la vecina localidad de Capitán Bermúdez. Está sindicado como el autor de los 15 disparos que terminaron con la vida de Leonel "Ozuna" Bubacar, de 18 años y Kevin Neri, de 16, en septiembre pasado en Lima y Cerrito


Los adolescentes estaban en la entrada al pasillo de Lima al 2100 cuando fueron atacados. Foto: Juan José García.

Un hombre de 36 años fue detenido este jueves por la mañana por estar sindicado como autor de los disparos que terminaron con la vida de dos adolescentes el pasado 24 de septiembre en la esquina de Lima y Cerrito, del barrio Cinco Esquinas. El personal de la División Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) atrapó al sospechoso luego de una breve persecución a pie por las calles de Capitán Bermúdez.

Para finales de septiembre, los vecinos de la cuadra de Lima al 2100 tuvieron que soportar al menos tres balaceras. Una de ellas fue en los primeros minutos del lunes 24 de septiembre cuando a las víctimas, identificadas como Leonel Bubacar, de 18 años, quien en el barrio era conocido como Ozuna y Kevin Neri, de 16, las fue a buscar un joven para que salgan a la calle.

Según la investigación a cargo de la fiscal Marisol Fabbro, los adolescentes se encontraban en su domicilio y una persona los fue a buscar, entregándolos: “Les pidió que salieran, que tenían que ir a hablar, los llevó donde termina el pasillo y ahí desde un vehículo les dispararon. Fueron más de 15 disparos que provocaron el fallecimiento inmediato”, describió la fiscal.

La Policía se enteró del doble homicidio por el destacamento del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez  (Heca) que dio cuenta del ingreso de los jóvenes en un taxi ya sin vida. Los había trasladado un amigo. Bubacar tenía balazos en el cráneo, tórax, abdomen y miembros inferiores. Y Neri recibió múltiples disparos en todo el cuerpo.  A pocas horas de este hecho, el hermano de Ozuna, identificado como Joel V., de 16 años,  fue baleado en el mismo lugar.

“El crimen estaría íntimamente vinculado con el comercio de estupefacientes”, indicó la fiscal, para agregar que los autores del doble asesinato estarían identificados.

Fabbro ordenó una serie de medidas al personal de la División de Homicidios de la PDI, conducida por Diego Sánchez, para dar con los homicidas. Fue en ese marco, que luego de dar con la patente del Peugeot 206, en el que se movilizaban los atacantes, descubrieron que se escondían en cuatro viviendas: Rosedal al 2300 de Granadero Baigorria, Buenos Aires al 600 de Capitán Bermúdez, y en Rosario pasaban algunas noches en Mosconi al 3800 de la zona sudoeste y en Esmeralda al 3700 de Tablada. En este último domicilio, los uniformados encontraron a un adolescente de 16 años, quien estaba sindicado como uno de los autores del doble homicidio. Por ser menor de edad, quedó a cargo del Juzgado de Menores.  Además, en esa casa incautaron el auto y material de interés para la causa.

La investigación continuó hasta este jueves cuando el personal de Homicidios de la PDI hizo un operativo en las primeras horas en una vivienda de Buenos Aires al 600 de Capitán Bermúdez y apresaron a Claudio “Morocho” M., de 36 años, luego de una breve persecución a pie.

La fiscal ordenó que el hombre, sospechado de ser el autor de los disparos que terminaron con la vida de los adolescentes, quede detenido e incomunicado hasta la audiencia imputativa.

La balaceras en Lima al 2100

Los disparos que recibió el hermano de Ozuna se sumaron a un hecho ocurrido en julio pasado, en la misma cuadra, cuando fue baleada una joven de 21 años. Uno de los plomos le atravesó el abdomen a su hijo de siete años y otros tres la hirieron en la pierna. La Policía levantó más de 20 vainas servidas en esa cuadra de zona oeste y calificó el ataque como doble homicidio en grado de tentativa, ya que ambos sobrevivieron a la agresión.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios