Policiales

En barrio Acindar

Detuvieron a cuatro muchachos acusados de apriete a tiros

El procedimiento, según fuentes del caso, se desprendió de una causa que investiga un ataque a tiros ocurrido el pasado 9 de febrero contra una vivienda de calle Uruguay al 3900.


Los fierros y cargadores secuestrados por la PDI. Foto: Ministerio de Seguridad.

La Policía de Investigaciones (PDI) detuvo a cuatro personas y secuestró cuatro pistolas calibre 9 milímetros en una casa de Laguna del Desierto al 3400, en barrio Acíndar. El procedimiento, según fuentes del caso, se desprendió de una causa que investiga un ataque a tiros ocurrido el pasado 9 de febrero contra una vivienda de calle Uruguay al 3900. Entre los elementos secuestrados también hallaron una réplica de arma de fuego y municiones.

En calle Laguna del Desierto al 3400, corazón de barrio Acíndar, la PDI irrumpió en la mañana de este jueves y detuvo a cuatro muchachos, dos mayores de edad, Lucas M., de 21 años, y Guillermo L., de 20; además de dos adolescentes de 15 y 17, uno de los cuales, aseguró un investigador, es pariente de una joven que cayó el 22 de febrero pasado con una ametralladora y cocaína en el marco de un procedimiento federal. Durante el allanamiento en Acíndar secuestraron cuatro pistolas 9 milímetros –dos Browning y dos Bersa–, una réplica de revólver y más de 50 balas, dijeron las fuentes del caso.

Dos de las armas se encontraban escondidas en medio de dos roperos y otras dos, junto a la réplica, ocultas dentro de un equipo de aire acondicionado, consignaron desde el Ministerio de Seguridad.

En el hecho ocurrido el 9 de febrero pasado, por el cual se realizó el allanamiento, la víctima, una mujer de 40 años, denunció que había escuchado pasar a dos personas en moto y efectuar disparos contra su domicilio sin llegar a provocar lesiones a alguna persona. Del lugar se habían secuestrado siete vainas servidas calibre 9 milímetros.

El jefe de una de las brigadas operativas de la PDI, Mariano Kesler, aseguró que los detenidos poseen antecedentes por amenazas y abuso de armas. Mientras que un investigador deslizó que, “en principio”, los detenidos responden como “segundas líneas” a uno de los bandos con base en los barrios Grandoli y Municipal de la zona sur que disputan el territorio con aprietes y ejecuciones. Sin embargo, evitó dar precisiones sobre quiénes son los cabecillas: “Todavía es materia de investigación”, afirmó.

El subdirector de Investigaciones de la Región 2 de la PDI, Gustavo Bella, destacó la importancia del procedimiento ya que “este tipo de acciones favorecen la lucha contra los violentos que intentan instalar temor en determinados sectores de la ciudad para poder desarrollar actividades delictivas”.

Si te gustó esta nota, compartila