Edición Impresa, Política

Detectan unos 1.600 canales ilegales en Buenos Aires

La provincia quiere que los mismos productores que los hicieron los tapen. Podrían “embargar cuentas”.

Pago de los arrroyos. Los canales ilegales ayudaron al flujo y desborde del río Areco.
Pago de los arrroyos. Los canales ilegales ayudaron al flujo y desborde del río Areco.

Alrededor de 1.600 canales clandestinos fueron detectados en las zonas rurales durante un relevamiento realizado por el gobierno bonaerense, tras las graves inundaciones que afectaron en las últimas semanas a San Antonio de Areco y a otras poblaciones del noroeste de la provincia como Arrecifes y Pergamino. Ante ello, las autoridades analizan qué peso tuvieron esas obras ilegales en los últimos anegamientos, y anunciaron que intensificarán los controles en un trabajo conjunto con los municipios.

Según trascendió ayer, el director de la Dirección de Hidráulica bonaerense, Daniel Corolli, adelantó que no descarta “embargar cuentas” a los productores que no acaten las intimaciones judiciales y se resistan a cerrar los canales ilegales.

Así, la intención de la administración bonaerense es que sean los propios productores quienes se hagan cargo de los altos costos que el cierre de los canales ilegales podría demandar, ya que ellos mismos habrían pagado su excavación, sin tramitar los permisos correspondientes.

Además, Corolli indicó que los relevamientos comenzaron en 2002, y a la fecha, entre canales, terraplenes y obras sin autorización, llevan detectados más de 1.600 canales ilegales.

“Para detectar los canales ilegales nos basamos en un sistema de denuncias; la misma gente del campo es la que denuncia a sus vecinos, porque ve que se están haciendo obras sin autorización. También sobrevolamos los campos y nos valemos del sistema satelital de Arba”, afirmó Corolli.

El funcionario reconoció que las inundaciones los tomaron por sorpresa, porque “no eran zonas conflictivas”, pero aseguró que a partir de ahora mantendrá reuniones con los intendentes de las áreas anegadas para detectar las obras ilegales e intimar a los productores a cerrarlas.

“Debido a que tenemos escasos recursos, comenzamos a trabajar en las zonas bajas, esas que siempre se inundan. San Antonio de Areco no era una hipótesis de conflicto”, reconoció el director de Hidráulica.

Al respecto, el funcionario destacó que “la idea ahora es interesar fuertemente a los municipios e intensificar los controles” y adelantó que por el momento tiene previstas reuniones con los intendentes de los municipios de Saladillo, Chivilcoy y San Antonio de Areco.

Comentarios