Región

Un solo antecedente en el país

Descubrieron restos casi completos de mamífero prehistórico en Arroyo Seco

"Entre un camello y un tapir", es la descripción del paleontólogo Luciano Rey. Calculan que el ejemplar que dejó su marca detrás de un frigorífico vivió hace entre 20 y 40 mil años. Lo encontró un vecino. Su presencia en la región había sido informada por Charles Darwin. Video de los trabajos


Leonardo Sandoval vive en el barrio Virgen de Luján de Arroyo Seco y fue quien, dando cabida a su curiosidad, descubrió lo que después confirmaron como los restos fósiles de un macrauchenia, mamífero placentario que se extinguió hace ocho mil años. El ejemplar encontrado en la ciudad cercana a Rosario, sin embargo, vivió bastante antes de que sus pares, que pesaban una tonelada de adultos, comenzaran a desaparecer: le calculan entre 20 y 40 mil años de antigüedad. Y su esqueleto está bastante completo, lo que hace relevante el hallazgo.

Sandoval recorría el viernes 21 de diciembre la ribera del arroyo que da nombre a la ciudad, detrás de las instalaciones del hoy frigorífico Mattievich, cuando vio algo que le llamó la atención. Pensó primero que eran los restos de un caballo, pero rápido desechó la idea: eran demasiado grandes.

Sospechó que estaba ante lo que había quedado de un animal prehistórico, lo comentó entre amigos pero sin eco. Avisó entonces a la Municipalidad y de ahí en más se armó la cadena que terminó por confirmar el descubrimiento.

Lo que había encontrado era el fósil de uno de los mamíferos parecidos a un camello, pero con una trompa corta, que pasearon su tonelada de peso, sus dos metros de altura y sus tres de largo ​durante el Terciario y el Cuaternario por toda Sudamérica. Una “mezcla de camélido y tapir, porque tenía un orificio nasal en el cráneo”, lo describió el paleontólogo Luciano Rey, coordinador de Patrimonio arqueológico y paleontológico de Santa Fe. Fue quien confirmó, ante el aviso de la Municipalidad de Arroyo Seco, la identidad de los restos.

“Es un animal que forma parte de la mega fauna de mamíferos, que pesaban más de mil kilos y que se extinguieron hace aproximadamente ocho mil años. Pero este ejemplar, por los sedimentos en los que se encuentra, estimamos que tiene entre 20 y 40 mil años”, agregó el especialista. Y recalcó la trascendencia del descubrimiento al señalar que, hasta ahora, había un sólo resto fósil casi completo de un Macrauchenia patachonica en el país. El que encontró Sandoval cerca de la famosa cascada arroyense es el primero en Santa Fe.

La existencia del mamífero en la región es conocida. Se encontraron restos fósiles también en Brasil, Paraguay, Bolivia, Uruguay y Chile. Uno que había descubierto y recolectado parte de sus restos fue el naturalista inglés Charles Darwin, cuando anduvo por el sur del hoy territorio argentino con la nave Beagle: “En el Puerto San Julián, en el barro rojo que cubre la grava de la llanura de 90 pies, hallé la mitad de un esqueleto de una Macrauchenia Patachonica, cuadrúpedo notable, sin cuestión del porte de un camello. Pertenece a la misma división de los paquidermos como los rinocerontes, los tapires y los paleoterios, pero en la estructura de los huesos de su largo cuello, demuestra un parentesco indudable con el camello, o más bien con el huanaco y la llama”, escribió el autor de “El origen de las especies”.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios