Ciudad, Edición Impresa

Condena

Defraudó a una constructora y deberá resarcirla con $220 mil

Según el fallo, que además impuso 2 años de prisión, la empleada se valió de un sello apócrifo de un inspector para la maniobra.


La Justicia santafesina condenó a una mujer a dos años de prisión condicional por defraudar a la empresa constructora en la que trabajaba en unos 150 mil pesos. Como parte de la condena deberá devolver más de 200 mil pesos por los daños ocasionados. Entre 2006 y 2008 la mujer falsificó actas de inspección laboral para librar cheques que supuestamente debían ir a cubrir deudas patronales, pero terminaban en su bolsillo o en el mercado financiero. La Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) y la obra social que ampara a los trabajadores se presentó también a la Justicia laboral.

Confía en mí

Marisa Nora C., de 49 años, fue condenada a dos años de prisión condicional, esto es, sin cumplimiento efectivo, y deberá pagar 219.586 pesos a la empresa constructora para la que trabajaba. Según el fallo al que accedió El Ciudadano, la Justicia la encontró penal y civilmente responsable y autora del delito de administración infiel –artículos 173, 26, 27, 29 y 45 del Código Penal– por defraudar durante dos años a la constructora. Según el fallo del Juzgado en los Penal de Sentencia Nº3, a cargo de Edgardo Fertita, la mujer montó una farsa en donde falsificó actas de inspección sobre las obras de construcción que tenía la empresa con un sello apócrifo. En apariencia, la contadora creaba una deuda patronal con la Uocra y la obra social Ospecon, el organismo encargado de la salud de los obreros. Entonces, siempre según el falló judicial, la contadora simulaba un plan de pagos usando el mismo sello y libraba cheques para cancelar la supuesta deuda. El fin de los cheques, librados a la orden por montos de unos 4 mil pesos cada mes, fueron el mercado financiero o, como dijo un testigo, cobrados por ella misma. Un testigo señaló que la mujer, utilizaba la solvencia y prestigio de la empresa para cobrar y hacer circular los fondos.

Para comprobar el delito los investigadores rastrearon los cheques en el Banco de Santa Fe, el Macro, el Nación, el HSBC, el Credicoop y el Santader Río. La mujer fue condenada por llevarse 149.586 pesos.

Enterados de los supuestos convenios que nunca llegaban a las arcas del sindicato, representantes de Uocra y la obra social fueron a la Justicia laboral de la provincia y al Juzgado Federal Nº2 para iniciar una causa.

Yo no fui

La defensa de la mujer fue escueta. Negó todo y dijo que ella hizo los pagos por los montos que le fueron entregados por orden de la empleadora, quien a su vez la “tenía en negro”.

El juez, que tomó lo analizado por el Juzgado de Instrucción Nº13, entendió que la mujer tuvo absoluta libertad y autonomía de manejar los intereses que le fueron confiados, y por consiguiente, era penalmente responsable del delito. Por eso, firmó la condena de dos años de prisión en suspenso más las costas. La mujer también perdió la demanda civil y en total deberá pagar cerca de 220 mil pesos, de los cuales 70 mil se computaron por daño moral.

Comentarios