Edición Impresa, Política

Cristina presentó inversión de $598 millones en John Deere

Lo hizo por videoconferencia, tras suspender el viaje a Granadero Baigorria, sede de la planta, por el mal tiempo.


Pese a que las malas condiciones del tiempo frustraron su planificado arribo a Granadero Baigorria, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner lanzó ayer por videoconferencia la nueva línea de producción de tractores y cosechadoras de la firma John Deere, ensambladas con piezas argentinas en la localidad vecina. Lo hizo desde la Casa Rosada, junto al intendente con licencia de Baigorria y actual secretario de Transporte, Alejandro Ramos (ver aparte), la ministra de Industria, Débora Giorgi, y el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo. En la fábrica estuvieron las autoridades de la empresa, el gobernador Antonio Bonfatti (ver aparte), el intendente Mario Rosales, y referentes del peronismo provincial.

En el mismo acto, la presidenta también puso en marcha la ampliación de la planta industrial de la empresa Sensor, en Totoras, dedicada a la producción de implementos tecnológicos para máquinaria agrícola, con una inversión de 11 millones de pesos, y habilitó en Pilar el complejo industrial y logístico de Grimoldi, la empresa de calzados, con una inversión de  24 millones (financiada en un 65 por ciento con el Programa del Bicentenario del Estado Nacional).

John Deere, dijo la presidenta, invirtió 598 millones de pesos en su planta, lo que no sólo significa “trabajo argentino, sino balanza comercial favorable”, porque significa bajar las importaciones y aumentar las exportaciones en 155 millones de dólares por año.

Según dijo, la nueva planta de la empresa de tractores tiene capacidad para producir siete tractores y cuatro cosechadoras por día.

“Hoy es un día importante para la administración del comercio. Lo que hoy tenemos que hacer en la Argentina, es lo que siempre se hizo en todas partes, pero cuidando los intereses de los que trabajan e invierten en el país”, dijo la mandataria y mencionó que hasta hace poco tiempo se importaban tractores de México, India y Brasil, y que ahora la marca tiene una participación de un tercio del mercado nacional, con una capacidad de producción de 6.000 unidades al año.

Los números

En cuanto a la evolución de la industria metalmecánica, la presidenta precisó que en 2003 el 64 por ciento de la facturación era de productos importados y el 36 por ciento nacional, mientras  que  “hoy es el 43 por ciento importada y el 57 por ciento nacional”.

Además, agregó que en 2003 se importaban 84 por ciento de las cosechadoras, y sólo el 16 por ciento era nacional, porcentaje que crecerá al 21 por ciento este año.

En cuanto a tractores, dijo que “mientras que en 2003 el 13 por ciento era nacional, hoy es el 46 por ciento”; es decir “casi la mitad de los tractores son de producción argentina”.

Según dijo, estas empresas eligen invertir en la Argentina “no sólo por las políticas activas que encuentran en el país, y su financiación, sino también por la capacidad de sus recursos humanos, y el alto grado de creatividad”.

“Todo lo que estamos haciendo, todos y cada uno de los días, es para que las cosas sigan avanzando y la Argentina no se atranque como sucedió con el resto del mundo. Vamos por más: vamos por más trabajo, más inversión, más industria, más ciencia y tecnología, y más valor agregado”, aseveró. Cristina señaló que “ese es el camino en el que hay que perseverar”, y señaló que “eso es lo que hay que meter en la cabeza de los jóvenes argentinos”, para que valoren lo que se produce en el país y “no digan que lo mejor es lo que se produce afuera”.

Comentarios