Política

El contragolpe

Crimen de Tubi: dura respuesta de jueces al Ejecutivo

“Echarle la culpa a los jueces sería lo mismo que culpar a una madre porque tuvo un hijo homicida”, describió la magistrada Georgina Depetris, quien cuestionó al gobierno por desviar la atención de los temas de seguridad a la Justicia


La presidenta del Colegio de Jueces de Rosario, Georgina Depetris, fue la voz cantante de la Justicia.

Ante las declaraciones de funcionarios del Ejecutivo en relación con las responsabilidades que tendría la Justicia en el crimen de Rubén “Tubi” Segovia en el interior de la cárcel de máxima seguridad de Coronda, el Poder Judicial no tardó en dar respuesta. La presidenta del Colegio de Jueces de Rosario, Georgina Depetris, trasmitió la sorpresa del fuero ante las declaraciones de los funcionarios del Ejecutivo, “dónde prácticamente se está cargando con la culpa de un asesinato, cometido dentro de una cárcel, al Poder Judicial”, dijo.

Afirmó que se desconocen realmente cuáles son las atribuciones y responsabilidades de cada uno y que estos dichos traen confusión a la sociedad. Resaltó que “es inadmisible pensar un homicidio dentro de una cárcel independientemente si un juez hizo lugar a un habeas corpus o no”. El ministro de Justicia, Ricardo Silberstein, había dicho: “Es una locura que el preso elija dónde ir”.

Depetris llamó a una conferencia de prensa por la sorpresa que les generó a los jueces en parte por el crimen de Tubi Segovia en su celda de Coronda este martes y, por otro lado, por el tipo de declaraciones desde el Ejecutivo. Aseguró que, aunque parezca algo básico, lo que se desconoce en este caso son las atribuciones y las responsabilidades de cada poder: “Para qué estamos cada uno”.

Después de una negativa al habeas corpus presentado por la defensa y el paso por la Cámara Penal, el juez Carlos Leiva dispuso cuarenta días atrás hacer lugar al recurso y trasladar a Tubi desde una celda de resguardo, conocido como buzón, a un pabellón común “siempre que estén dadas las condiciones administrativas, de cupo y de seguridad”. Evaluó Depetris: “Trasladar el tema de si hubo o no habeas corpus en el caso concreto, realmente es absolutamente irrelevante, porque es inadmisible pensar un homicidio dentro de una cárcel independientemente si un juez hizo lugar a un habeas corpus o no. Los jueces tomamos este tipo de decisiones en otro tipo de marco”, aseguró. Y se preguntó: “¿Qué tiene que ver con la posibilidad del ingreso de un arma blanca a un penal? ¿O con el ingreso de personas encapuchadas como lo que se ha dicho, tomadas por cámaras de seguridad y que nadie lo advierta?”.

“Intentar echar la culpa a decisiones judiciales parece una cosa insólita y además una irresponsabilidad muy grande hacia la población, porque tiende a confundir y a mezclar un poco los roles y creo que esto hace daño”, explicó.

“Los jueces nada tenemos que ver con cuestiones que tienen que ver con seguridad”, dijo. “Cómo se debe custodiar, cómo hacer una requisa, cómo se ingresa a un penal o cuándo ingresan las visitas. Evitar un homicidio o lesiones o cualquier otro tipo de cuestiones que puedan suscitarse en una cárcel está bajo la custodia directa y responsabilidad del Ministerio de Seguridad”, aseguró.

En cuanto a los dichos del ministro de Justicia, Ricardo Silbertein, quien responsabilizó al juez que autorizó el alojamiento de Segovia en un pabellón común de Coronda e instó al procurador a revisar si la conducta del magistrado merece una sanción tras el asesinato, Depetris dijo que lo referido por este este funcionario “no tiene nada que ver”. Y añadió: “Con esto se intenta desviar la atención hacia otro lugar. ¿Cómo puede ser que haya un ingreso de arma en un penal, cómo puede ser que haya gente encapuchada? Entendemos que en una cárcel esto no puede ocurrir de ninguna manera, haya o no habeas corpus”.

También aclaró: “Nosotros no ordenamos los lugares de detención de los internos salvo algún caso puntual. Sí, velamos por el cumplimiento de la legalidad”. Y agregó: “Esgrimir el hecho, de que un detenido no esté en un buzón, pozo, hueco o celda de castigo, como causal de un asesinato es una cosa prácticamente burda”.

“Nada obsta a que esto pudiera ocurrir con cualquier interno y allí tenemos que ver qué pasa con la custodia, las pesquisas, los ingresos”, definió la camarista y explicó que “echarle la culpa a los jueces sería lo mismo que culpar a una madre porque tuvo un hijo homicida”.

“Nosotros no somos un poder que tengamos que acompañar políticas de gobierno, nosotros vamos a controlar si esas políticas de gobierno, en determinadas circunstancias, responden a los parámetros de la ley”, aseveró y aclaró que no son parte de la problemática y están para controlar que los otros poderes se ajusten a las pautas de la Constitución.

Finalmente se quejó de la falta de autocrítica y la insistencia en trasladar siempre la culpa a otro lado y aclaró que no son enemigos de nadie pero que, “evidentemente, ha sido una elección últimamente trasladar cualquier cuestión al Poder Judicial”.

La magistrada rememoró aquellos días de las marchas Rosario Sangra, en el segundo semestre de 2016, “momento en el que hubo cuestionamientos importantísimos de la comunidad, donde el Ministerio recibió a las víctimas y la única respuesta que brindó fue que hablarían con los jueces para que haya un endurecimiento en las decisiones”. Y concluyó: “Nosotros nos haremos cargo de nuestras decisiones, lo que no podemos es hacernos cargo de lo que no podemos y de lo que no tenemos facultades”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.