Ciudad, Últimas

Vivos sin deconstruir

Contra las más débiles: denuncian sobreprecios en corralones a beneficiarias del programa Mi Pieza

Se trata de mujeres de barrios populares que reciben un subsidio para la refacción de sus casas. Denuncian aumentos desmedidos por parte de los comerciantes en el uso de un plan que depende de Nación, y que agrava su situación de exclusión


La Defensoría del Consumidor de Rosario advierte un incremento de denuncias por parte de vecinas de barrios populares, las cuales aseguran que distintos corralones han registrado un aumento focalizado de los precios. En algunos casos, los comerciantes justificaban abiertamente la diferencia de precios por el uso de los fondos del programa Mi Pieza, herramienta nacional destinada a asistir en refacciones y ampliaciones en viviendas humildes. Para responder a esto, la Defensoría lleva adelante visitas presenciales en los barrios de la ciudad, a modo de operativos, recogiendo denuncias, asesorando a las beneficiarias del programa, y confeccionando una lista de proveedores de materiales de construcción y de precios con el objetivo tanto de generar una red de “comercios amigos” y una lista de referencia para evitar los abusos.

El titular de la Defensoría, Antonio Salinas, describe a este diario que “en su gran mayoría (las denuncias recibidas) tienen que ver con prácticas comerciales abusivas de ferreterías y corralones” donde las vecinas adquieren los materiales de construcción y refacciones que el programa prevé. “Nos preocupa mucho que gran cantidad de las quejas coinciden en recargos o sobreprecios en las compras con la tarjeta de débito del programa”.

Según el funcionario, los aumentos rondan entre los 10% y los 20% según el lugar donde las beneficiarias del programa se acerquen a comprar los materiales: “Ante cada nuevo sorteo” de Mi Pieza, el cual se realiza cada dos meses, “había una gran cantidad de denuncias de sobreprecios de corralones de hasta el 20% en cada transacción”, llegando incluso a ser chantajeadas para que compren todos los materiales en el mismo corralón, a costo de negarles la venta. “Esto está mal por donde lo mires, porque las vecinas tienen derecho a elegir el lugar donde van a comprar sus insumos”.

Los barrios populares, secos y sin electricidad: cuando el corte de luz y de agua es todos los días

Salinas pondera el programa, destacando los beneficios que ha traído a las mujeres adjudicadas en particular, y a la población de los barrios populares en general. Sólo en Rosario, existen 112 barrios populares, donde habitan aproximadamente 120 mil personas. “Este programa acentuó los trámites de certificación de la vivienda familiar”, el cual es uno de los requisitos para acceder al beneficio de Mi Pieza. El Certificado de Vivienda Familiar es un documento tramitado por la ANSES que certifica la propiedad de una vivienda popular por parte de una familia, suficiente para solicitar ante cualquier autoridad el acceso a servicios públicos como agua corriente, cloacas, energía eléctrica, red de gas natural.

Una pieza propia

El programa Mi Pieza es una iniciativa de la Secretaría de Integración Sociourbana de la Nación, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, que asiste económicamente a mujeres mayores de edad residentes en los barrios populares a través de un subsidio para refacciones, mejoras y ampliaciones de sus viviendas. 

Las interesadas en el beneficio primero deben llenar un formulario de inscripción, para pasar a ser parte de un listado de aspirantes que serán sometidas a un sorteo público por el cual se definirán las beneficiadas. El sorteo se realiza cada dos meses y se publica la lista de adjudicadas con este subsidio en las páginas oficiales del programa y de la Secretaría de Integración Sociourbana nacional. 

Los montos de los aportes varían entre los 150 mil y los 240 mil pesos, dependiendo la obra que se busca llevar adelante, a ser entregados en dos cuotas: las beneficiarias que cobran primero el 50% del dinero y el 50% restante luego de validar el avance de la obra a través de una aplicación de celular. Quienes no completen el avance de obra quedarán inhabilitadas para nuevas líneas de asistencia económica. Las obras para las cuales se utiliza el aporte se validan a través de una aplicación por la cual se convalida el correcto uso del monto, desbloqueando así la segunda mitad, para completar la obra.

Antonio Salinas es el titular de la Oficina de Defensa al Consumidor

 

Se realizaron tres sorteos en tandas de 30 mil beneficiarias en la primera edición llevada adelante en octubre, de 70 mil personas adjudicadas en diciembre y de 36.300 personas beneficiadas con este aporte a nivel nacional. Específicamente en Rosario, el primer sorteo tuvo como adjudicadas a 1.251 mujeres de barrios populares, aumentando a 2.652 personas en la segunda edición y completando con 2.069 en el tercer sorteo.

Encima que llueve, mojan

Las denuncias realizadas por las nominadas en el Mi Pieza encuentran que los aumentos están realizados sobre los precios de lista de los corralones, los cuales no han estado exentos de la inflación general. Es decir, sobre el costo aumentado por inflación, los ferreteros señalados recargan este precio sabiendo que las clientas tienen un beneficio estatal para realizar las compras de ampliación.

Las autoridades santafesinas de la Cámara Argentina de la Construcción señala que los materiales acumulan un crecimiento del 13,5% de los costos en lo que va del año, y de un 15% en el costo total de la construcción general. Sólo en el mes de marzo, los materiales registraron una subida del 5,1% en los precios, con un especial énfasis en los hierros de construcción y en el precio del ladrillo hueco, los cuales presentan un aumento que ha llegado al 120% aproximadamente en ambos elementos. El año pasado, los materiales registraron un salto del 63%, son 12 puntos porcentuales por encima de la inflación medida por el INDEC en el 2021.

Los referentes de la Cámara apuntaron a este diario que las razones principales de los aumentos no se hallan en la cuestión cambiaria, ya que el 95% de los materiales constructivos son de elaboración nacional. Responsabilizan a los costos de regresar a niveles de capacidad instalada previos a agosto del 2018, momento en el que se inició una tendencia a la baja y a la reducción de la actividad que duró 25 meses consecutivos que se detuvo a mediados del 2020, aunque no descartan la incidencia de la especulación de las fábricas de materiales que proveen a los corralones.

Desde la oficina de Defensa del Consumidor observan este tema y advierten que aquellos locales donde se repitan las denuncias de sobreprecios serán apercibidos y debidamente sancionados por prácticas comerciales abusivas. Así mismo, el organismo se encuentra en plena elaboración de una red de comercios dedicados a la venta de materiales de construcción “amigos” del Programa Nacional Mi Pieza, donde las personas sepan que pueden acudir para comprar los insumos con la posibilidad incluso de tener beneficios o descuentos: “Ya hay 12 ferreterías y corralones anotadas sólo en el Distrito Noroeste interesadas en conformar esta red, y el objetivo es juntar esta cantidad en cada distrito de la ciudad con locales que sean próximos” a los barrios registrados por el Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap), así también generar una lista de precios sugeridos o de referencia de los insumos. “Nos interesa generar esta interacción entre los comerciantes de cercanía del barrio, porque son realmente los lugares a donde los vecinos acuden para hacer las compras de los materiales, y con eso no sólo generamos confianza entre los propios vecinos sino un incentivo económico dentro del mismo barrio” aclara Salinas.  

Comentarios