Policiales

"Corruptos de mierda que son"

Condenan a policía por intento de extorsión a Andy Caminos

En enero de 2017 Caminos contaba con pedido de captura por un homicidio y lo detuvo la policía. Antes de llevarlo le pidieron una elevada suma para evitar la cárcel. Este viernes uno de los uniformados aceptó un procedimiento abreviado y lo condenaron


Fernando "Andy" Caminos: "Me robaron la plata, corruptos de mierda que son”. Foto: Juan José García.

En enero de 2017 seis policías quedaron involucrados en una tentativa de extorsión cuando detuvieron a Fernando “Andy” Caminos y le pidieron 400 mil pesos para no detenerlo. Caminos era buscado por algunas causas penales y a pesar de la negociación marchó preso media hora después. Este viernes, uno de los uniformados aceptó su responsabilidad en el hecho y firmó un procedimiento abreviado. Cuando le preguntaron a Caminos, apodado Andy, sobre el acuerdo dijo: “Que se haga justicia. Sí, me robaron la plata, corruptos de mierda que son”.

Según la acusación, ese día personal del Comando Radioeléctrico detuvo a Caminos y le pidió que llamara a su familia para que juntara la plata si no quería ir preso. Lo llevaron a una arenera en la zona sur mientras negociaban. Lo tuvieron una media hora hasta que lo llevaron a la División Judiciales. Para los investigadores, no quedó claro si se pagó o no la cifra. Ese fue uno de los fundamentos para considerar que la extorsión quedó en tentativa.

La fiscal Karina Bartocci y la defensora Martina Lianza acordaron una condena de 2 años y 6 meses de prisión condicional por los delitos de tentativa de extorsión y falsificación de documento público para el único del grupo que se declaró culpable. El planteo fue aceptado por la jueza María Trinidad Chiabrera, que dictó la condena e incluyó dos años de cumplimiento de reglas de conducta. Para el resto de los uniformados sigue en proceso. El caso está camino al juicio oral y la Fiscalía adelantó que está en condiciones de acusar al quinteto.

El caso

Dos móviles del Comando Radioeléctrico quedaron vinculados con un procedimiento del 23 de enero de 2017 en el que detuvieron a Fernando “Andy” Andrés Caminos, sobrino del mandamás del paravalanchas de Newell’s Roberto “Pimpi” Caminos, asesinado en marzo de 2010. El acta decía que cerca de las 14.30 observaron a Caminos con otra persona en una moto y se inició una persecución que terminó con su detención en Lamadrid al 100. Pero en ese entonces Caminos tenía intervenido el teléfono.

De las conversaciones surgieron cuatro llamados del teléfono de Caminos con sus familiares en los que se negoció el monto a pagar. Mientras se juntaba el dinero lo llevaron hasta una arenera en Belgrano al 5800, también en zona sur. La fiscal agregó que las cámaras municipales, especialmente la de Gutiérrez y acceso sur, mostraron los móviles involucrados. Según contó, se los ve pasar y en una de las camionetas había un bulto tapado que supone era Caminos y un policía sentado en la caja. También los GPS de los móviles determinaron que no hubo una persecución y que estuvieron detenidos en la arenera alrededor de media hora, explicó.

Alrededor de las 15.15, los policías llevaron a Caminos a la División Judiciales de la Unidad Regional II. Cuatro meses después los policías involucrados en el hecho fueron imputados: Livio Ariel Medina –lo acusaron además de detener violentamente y golpear con un arma a un chico en febrero de 2017 y en marzo de ese año matar a un perro porque ladraba cuando fue a levantar las postas de gomas que un rato antes les habían tirado a un grupo de chicos–; Julio César Constante, Germán Marcelo Venancio y Pablo César Morán, de 38 años. También el inspector Diego Carlos V., superior de los otros cuatro y el chofer Jonatan David, quienes llegaron después.

La fiscal Bartocci dijo que de los seis imputados, Pablo Morán aceptó un procedimiento abreviado al que llegaron con la defensora Martina Lianza. Morán se mostró apurado en aclarar que entendía los términos del acuerdo y lo que significaba. La propuesta implicó la aceptación de la responsabilidad por los delitos de tentativa de extorsión y falsificación de documento público: fue uno de los policías que rubricó el acta de procedimiento.

La pena acordada fue de 2 años y 6 meses de prisión en suspenso y el cumplimiento durante dos años de ciertas reglas de conducta, entre ellas fijar un domicilio, someterse al control de la Dirección Post Penitenciaria, no abusar de bebidas alcohólicas ni consumir estupefacientes.

Cuando la audiencia ya estaba avanzada llegó Andy Caminos, esposado y con chaleco antibalas. Está imputado de una tentativa de homicidio ocurrida el 29 de noviembre de 2016 en un departamento de Lamadrid 98 bis, barrio Municipal, donde balearon a Saturnino S. y del homicidio de Carlos Juárez, ocurrido la Navidad de ese mismo año.

Seguí leyendo: Las imputacions contra Andy Caminos y Tubi Segovia, hombres del Municipal

Andy se sentó junto a la fiscal. Bartocci le explicó de que se trataba la audiencia. “Sí, ya sé cuál es. La que me robaron la plata. Que se haga justicia. Me robaron la plata, corruptos de mierda que son”, dijo. Entonces la jueza le preguntó sus datos personales y su opinión. “Que se haga justicia. A nosotros nos condenan con muchos años y a ellos por ser policías le dan dos años. A mí me secuestraron, está todo registrado. Hicieron mal el procedimiento, dicen que me agarran en un lugar y me agarraron en la puerta de mi casa y de ahí me llevaron”, dijo.

Cuando terminó la jueza le explicó los alcances de la audiencia a Morán y dictó la condena en su contra bajo las condiciones del acuerdo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios