Edición Impresa, Policiales

Fraticidio

Condenado a dos años por exceso en legítima defensa

El homicida pasará su período de reclusión en una clínica de desintoxicación.


Un muchacho fue condenado en un juicio abreviado a dos años de cárcel, en el marco de la causa por el homicidio de su medio hermano, de 16 años. Mediante el acuerdo entre la Fiscalía y la defensa, el joven, que tiene 24 años y es limpiavidrios, admitió que asesinó al adolescente en medio de una pelea por dinero. Según su versión, la víctima intentó clavarle un fierro y él se defendió. El homicida pasará su período de reclusión en una clínica de desintoxicación.

“Mi hermanito me iba a hincar, tenía un fierro con punta y me tiró tres puntazos y gracias a Dios no me pudo pegar; yo le tiro y siento que le pegué y tiré la cuchilla y me corrió para pegarme. Yo hice mal en pegarle a mi hermanito, yo no lo quería lastimar, nadie nos separó, yo me defendí. Mi hermanito es como mi cuerpo, es como pegarme a mí mismo, yo nunca lastimé a nadie, fue un segundo”, contó Juan Manuel Salvatierra durante la audiencia imputativa para explicar cómo fue que asesinó a Brian Herrera, su medio hermano de 16 años.

El hecho tuvo lugar la madrugada del lunes 3 de marzo de 2015, en Virasoro y las vías, de Villa Banana. Según contó Salvatierra, tuvo una discusión con un vecino que le debía plata y Brian defendió a su contrincante. En medio de la pelea, su hermano por parte de madre intentó atacarlo y él se defendió.

El adolescente fue trasladado al Heca, donde falleció poco después de ser ingresado, por una herida de arma blanca a la altura del corazón.

Unas horas después, Juan Manuel se entregó a la Justicia, en un destacamento de Gendarmería. Cuando lo imputaron, el fiscal Ademar Bianchini lo señaló como el autor de un homicidio simple y exigió que siguiera detenido con prisión preventiva sin plazo.

Salvatierra, en vez de ir a una unidad penitenciaria, fue alojado en una clínica del Remar, donde fue sometido a un tratamiento de desintoxicación por consumo de drogas.

El homicidio no llegó a juicio oral. La semana que pasó el fiscal Pablo Pinto –en reemplazo de su par Bianchini– firmó un acuerdo abreviado con el defensor público Martín Riccardi, que fue homologado por el juez José Luis Suárez. En él, Juan Manuel Salvatierra admitió ser la persona que mató a su medio hermano y fue condenado a dos años de cárcel. El acuerdo implicó que la parte acusadora bajara la imputación exigida de homicidio simple a homicidio con exceso de legítima defensa.

Juan Manuel cumplirá su pena dentro de las instalaciones del Remar. Se comprometió a alejarse de la sustancias, fijar un domicilio donde la Policía pueda encontrarlo y a presentarse con regularidad ante la Dirección de Control Post Penitenciario.

Comentarios