Ciudad, Edición Impresa

Recomendación

Con la lluvia también hay que tener mucho ojo con los bichos

La Municipalidad pidió extremar recaudos para evitar la proliferación de mosquitos y el contacto con alacranes.


Tras la sucesión de jornadas de lluvias y lloviznas, la Secretaría de Ambiente y Espacio Público emitió recomendaciones a los vecinos de la ciudad para impedir la proliferación de mosquitos y alacranes. A través de la Dirección de Control de Vectores, que viene trabajando con otras áreas del municipio en los bloqueos del mosquito transmisor del dengue, el gobierno municipal recordó que es prioritario continuar –y ahora profundizar– el descacharrado para dificultar la reproducción del aedes aegypti.

En ese marco se pidió presentar especial atención al agua de floreros y bebederos de animales –cambiar el agua todos los días–, piletas en desuso –dejarlas sin agua y con cloro–, botellas –dejarlas acostadas y tapadas–, baldes –mantenerlos boca abajo–, tanques domiciliarios –taparlos–, toldos –evitar que almacenen agua de lluvia–, platos de macetas –evitar que almacenen agua y colocarles arena– y quitar todo tipo de recipiente a la intemperie que acumule agua de lluvia y en interior que conserve agua por varios días.

También se recomendó utilizar telas mosquiteras, repelente y tabletas o espirales dentro de las viviendas y, en los patios con césped, mantenerlo cortado.

En tanto, los técnicos del área de Vectores también advirtieron sobre la posible aparición de alacranes a causa de las copiosas lluvias. Si bien aclararon que la gran mayoría de las picaduras es de bajo riesgo, a la par marcaron que deben tener más cuidado los niños que los adultos y, en todos los casos, las personas alérgicas deben extremar precauciones para evitar picaduras.

La recomendación es colocar tela metálica o plástica o tejido mosquitero en las rejillas del interior y exterior de la vivienda para evitar uno de los posibles lugares de acceso, y utilizar tapones en los desagües de piletas de cocina, baños y lavaderos, aun cuando estén en uso. También reparar grietas y fisuras en paredes, revisar zócalos de madera y combatir las cucarachas, que son el alimento natural de los alacranes.

Comentarios