Espectáculos

Stand up local

“Como humoristas tenemos la obligación de empezar a decir ciertas cosas”

El ciclo de stand up "Tres mujeres hablan poco" comenzará su temporada el jueves con la presencia de humoristas de trayectoria en la ciudad. La actriz y directora Alejandra Gómez contó los pormenores del espectáculo que se podrá disfrutar durante todo enero


Foto: Juan José García

“Como humoristas tenemos la obligación de empezar a decir ciertas cosas”, afirmó la actriz, directora y standupera rosarina Alejandra Gómez, quien encabeza, junto a otras talentosas artistas locales, el ciclo Tres mujeres hablan poco que el jueves comenzará su temporada veraniega en el Complejo Cultural Atlas. Para ella “los standuperos son los nuevos filósofos que se paran y dicen sus verdades” y por esa razón fue que decidió delinear un ciclo en el que cada una de las participantes aborde distintas temáticas con libertad. “Los monólogos no abordan el feminismo pero sí sentimos que como mujeres llegó el momento de hablar. Dentro de los Stand Up que se van a ver hay cuestiones de género, de sexualidad, temáticas sociales y cuestiones médicas. Llegó el momento de hablar y de liberarnos”, apuntó Gómez para quien el humor es sin dudas sanador pero “también tiene que dar un pasito más adelante y despertar conciencia”.

En el show siempre va a haber tres artistas sobre el escenario pero son y serán más las que irán rotando. “La convocatoria es para todas las mujeres humoristas de Rosario que hagan Stand Up”, apuntó la actriz que adelantó que el jueves quienes llevarán adelante el espectáculo serán, además de ella, Luciana Violeta y Jua Jua Juárez. También figuran entre las humoristas que pasarán por el ciclo Adriana Jaworsky y Lala Brillos.

“Si tenemos que hacernos cargo de un empoderamiento es de ganarnos la escena rosarina como humoristas. Hace mucho que venimos transitando el humor en Rosario y no porque nadie nos haya corrido, pero hace unos años que venimos ganando el escenario, no solamente en el Stand Up, es mucha la movida de mujeres humoristas que hay en la ciudad y que perdura. Es un lugar que nos ganamos, que vamos a ocupar”, aseguró.

La idea entonces fue armar un ciclo con miras a la continuidad de un espacio y “de a poco ir formando un movimiento que es muy importante”. “La idea es que el ciclo se proyecte en el tiempo y que empiecen a pasar cosas. Que podamos decir muchas cosas en el escenario cualquiera sea su temática”, adelantó y explicó: “La idea es ir generando un movimiento independiente, alternativo, como pasó hace años atrás con, por ejemplo, el café concert. El público no se tiene que dividir sino multiplicar, vamos por eso, muy de a poco porque está todo muy difícil”.

En su momento una de las razones por las que ese movimiento alternativo dejó de tener un espacio fue “el cierre de los centros culturales y bares que lo albergaban”. Hoy, según señaló Gómez, se empieza a ver una reactivación, “muy de a poco”. “También hay que recuperar al público con nuevas ideas, nuevos proyectos, propuestas, por parte de los artistas”, agregó.

De pie

Gómez se sintió atraída por el Stand Up por su espontaneidad. “Me gusta esa cuestión más despojada que tiene, es algo que te corre de la ficción porque no construís un personaje, eso no significa que no sepas lo que vas a decir. Está todo muy pensado y ensayado pero tiene esta cuestión de espontaneidad que el público asume al estar vos en el escenario hablando. Eso genera una empatía muy directa y muy espontánea”, apuntó.

Cada una de las humoristas abordará una temática distinta. “Dentro de los Stand Up que se van a ver va a haber cuestiones de género, de sexualidad, temáticas sociales o cuestiones médicas, por ejemplo. Por más que a algunos no les resulte nada sorpresivo que una mujer se pare sobre el escenario y diga «soy lesbiana», para mucha gente sí. Desde ese lugar hay libertad. Es la libertad que tenemos de expresar lo que cada una siente”, aseguró y ejemplificó: “Jua Jua Juárez habla de los nuevos pobres, con una mirada un poco más social. Yo siempre hago mis monólogos con una mirada sobre la medicina o las enfermedades o de la anti heroína que llevo dentro. Cada una tiene la libertad de expresar lo que cada una quiera”.

Reír y tomar conciencia

Gómez eligió el humor como modo de expresión. “Es sanador, de eso no tenemos ninguna duda. Pero ahora tiene que dar un paso más y despertar conciencia. Nosotras como humoristas tenemos la obligación de empezar a decir ciertas cosas”, opinó quien ostenta más de 25 años de carrera en la escena. “Tenemos un lugar dentro de la escena rosarina y eso está buenísimo, entonces usémoslo. Estamos buscando algo más que está en sintonía con lo que está pasando en el país y en el mundo. Hay crisis por donde la busques, ecológica, bélica, política, social. No estamos viviendo en un mundo calmado, el humor colabora, claro que sí, pero tenemos que ver como colaborar un poco más. Que no pase solamente por entretener a la gente que la está pasando mal”.

Mujeres en el teatro

En el último año, en las distintas disciplinas artísticas han surgido grupos de mujeres que buscan visibilizar sus trabajos, pelean por leyes de cupos y apoyan a las compañeras que han sufrido abusos o maltratos. En el teatro local también puede verse este fenómeno. “Lo estamos empezando a vivir desde hace unos meses. Desde el año pasado, como teatreros, estamos empezando a unirnos de nuevo. En este caso la unión tiene que ver con los movimientos feministas, con marchas a las que vamos”, contó y continuó: “Había llegado un momento en el que estaba todo muy fraccionado, muy dividido. Esto nos une en una causa. Y, a partir de eso, empezamos a encontrarnos con gente, a hacer asociaciones, a tirar ideas, formar ciclos y movimientos”, concluyó.

Para agendar

Tres mujeres hablan poco se podrá ver todos los jueves de enero, a partir de las 21.30, en el Complejo Cultural Atlas de Mitre 645. Entradas generales 200 pesos.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

10