Región

Ladrillera de Arroyo Seco

Cerámica del Sur cerró y despidió a 10 trabajadores

Los propietarios de la firma argumentaron que les resultaba imposible competir en el mercado a partir de la importante caída en las ventas y de la fuerte suba en las tarifas de los servicios de energía eléctrica y gas


Diez trabajadores quedaron desempleados luego de que esta semana se produjese el cierre de Cerámica del Sur, una ladrillera situada sobre Ruta 21 en el límite entre Arroyo Seco y la localidad de Fighiera. Los propietarios de la firma argumentaron que les resultaba imposible competir en el mercado a partir de la importante caída en las ventas y de la fuerte suba en las tarifas de los servicios de energía eléctrica y gas.

“Con esta matriz económica, todas las empresas relacionadas a la actividad permanecen al borde del abismo”, alertó José Chelo Aguirre, tesorero del Sindicato Obrero Cerámica, Porcelana y Azulejos (Socpa).

En la sede sindical que los ceramistas poseen en Capitán Bermúdez, el pasado lunes se produjo una reunión entre sindicalistas y representantes de Cerámica del Sur. “Allí nos anunciaron que el funcionamiento de la empresa es inviable desde hace dos años”, señaló Aguirre.

Los tarifazos de luz y gas tornaron insostenible la continuidad laboral de Cerámica del Sur. “En esa misma reunión manifestaron que tenían todo el dinero para abonar las indemnizaciones de los 10 trabajadores”, confió el sindicalista.

Antes, Cerámica del Sur había evaluado infructuosamente incursionar en otra actividad productiva, como la elaboración de cerámicos rojos huecos. Este viernes, en la sede rosarina del Ministerio de Trabajo de la Nación quedaron homologadas las desvinculaciones de los trabajadores ceramistas.

Los empleados despedidos por Cerámica del Sur acreditaban entre 15 y 5 años de antigüedad en la actividad. “La situación laboral de los ceramistas es cada vez más complicada”, reconoció Chelo Aguirre en diálogo con El Ciudadano.

Y fundamentó: “Cerró Cerámica Fighiera y los trabajadores no cobraron. Y en Capitán Bermúdez, los 130 trabajadores de Verbano también atraviesan una situación gravísima. El mercado interno se encuentra en estado de depresión y recesión. Y los artículos que se producen no son de primera necesidad”, aceptó Aguirre.

“Antes podíamos conseguir algunos programas Repro para paliar la crisis, pero ahora los funcionarios nacionales parecen ponerse contentos cuando se cierra una empresa”, lamentó el gremialista.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios