Ciudad, Edición Impresa

Todo negativo

Caso Landini: hay una muerte que sigue impune

Rubén Landini (25 años) murió hace casi cinco meses cuando iba a trabajar en bicicleta por el puente de Sorrento y Cavia. En el lugar se encontró un pedazo de carrocería de su auto. Familiares temen que la investigación quede en el olvido.


NN. Así rotula la Justicia las causas en las que los investigadores no saben quién causó una muerte. En cambio, el muerto sí tiene nombre y apellido. El pasado 24 de marzo, cuando despertaban las movilizaciones por el 40º aniversario del último golpe cívico-militar, el nombre en una nueva causa NN en Rosario lo puso Rubén Landini, de 25 años. A bordo de una bicicleta, cruzó el puente de Sorrento a la altura de Cavia, en el extremo noroeste de la ciudad. Vestía chaquetilla y cofia, el uniforme que usaba para trabajar en una panadería de la vecina localidad de Granadero Baigorria, a la que se dirigía esa madrugada. El cuerpo sin vida de Landini fue encontrado tirado a metros del puente.

Tenía golpes, raspones y la bici en la que viajaba estaba estropeada. Nadie se presentó a la Policía o la Fiscalía para aportar datos. Ningún testigo que contara qué le había pasado al muchacho. La única pista, un pedazo del frente de un auto. La hipótesis de la familia es que fue atropellado y el responsable se dio a la fuga. A casi cinco meses del hecho, la hermana de Rubén, Gabriela, le dijo a El Ciudadano que la investigación se enrareció y está lejos de dejar de ser NN.

De cámaras y testigos

La semana pasada, familiares de Landini fueron hasta las oficinas de la Fiscalía para conocer los avances del caso. Estuvieron una hora viendo el registro de las cámaras de videovigilancia del sistema presentado por el gobierno de Santa Fe “para la atención de emergencias y prevención del delito”. Repasaron las que toman las cercanías del lugar donde fue encontrado Rubén. Inclusive una con capacidad de capturar a 360 grados. Otra hasta pudo capturar en imágenes un total de 100 patentes de vehículos que pasaron por esa zona en el horario que se presume la muerte.

Según la autopsia sobre el cadáver del muchacho, el deceso se produjo entre las 4 y las 5 de la mañana de aquel 24 de marzo.

En total, y tal como publicó este medio, tres autos coincidieron con el color del pedazo de carrocería encontrado, comentó el abogado de la familia, Roberto Part. “El auto sería un Peugeot 307 modelo 2012 o 2013”, señalaron desde Fiscalía pero insistieron con que no coincide con ninguna de las 100 patentes captadas por la cámara. “Tampoco se acercó algún testigo”, completaron el panorama los investigadores, quienes aseguraron que todavía tienen trabajo por hacer. Pero las certezas no abundan.

A la familia de Landini le prometieron que en los próximos días iban a llamar a los agentes de policía que encontraron el cuerpo. “Alguien llamó al 911 para dar el alerta de que Rubén estaba ahí. Queremos saber quién llamó y si puede aportar algún dato. La fiscal todavía no convocó a esa persona”, comentó Gabriela, quien criticó la calidad de las imágenes de las cámaras. “Los videos tienen mala calidad y no se ve nada. Ni siquiera lo podemos ver a Rubén”, explicó a este medio, y agregó: “Tenían señalados tres autos, con tres patentes (nombre, apellido y dirección del titular) y no pudieron encontrar a ninguno. Es todo muy raro”.

El caso es investigado por la fiscal Valeria Piazza Iglesias.

Comentarios