Edición Impresa, Policiales

Zona oeste

Un atacante serial detrás del abuso de una nena de 14 años

La víctima fue secuestrada y sometida por un automovilista en la tarde del martes cuando salió de la escuela.


La nena de 14 años que fue secuestrada y abusada el martes pasado a las 18 cuando salió de la escuela, continúa en observación en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela. Ese día, la víctima fue abordada por un hombre, quien dijo ser policía en la esquina a Avellaneda y Doctor Riva,  quien la obligó a entrar a un vehículo, la sometió y la abandonó en la zona sudoeste. Por la mecánica del hecho, los pesquisas sospechan que se trata del mismo desconocido que ya tiene en su haber más de una docena de casos donde se hace pasar por policía para secuestrar y someter a jóvenes y adolescentes que viven en la zona oeste y noroeste.

De acuerdo con la investigación, la familia de una nena de 14 denunció que había sido secuestrada y abusada el martes a las 18 cuando volvía caminando de la escuela, en la zona oeste. La niña relató que todo ocurrió cuando un automovilista detuvo la marcha, se bajó y la interceptó en la esquina de bulevar Avellaneda y Doctor Riva. El atacante se identificó como policía, le mostró una credencial, y dijo que la tenía que llevar a la comisaría porque estaba sospechada en una causa por drogas. También le revisó la mochila en busca de estupefacientes. El agresor recorrió más de una decena de cuadras hasta una casilla precaria ubicada en Maradona y Rouillón y abusó de ella.

Luego la subió al vehículo y la abandonó en la esquina de Avellaneda y Lamadrid de la zona sudoeste. El médico forense confirmó el relato de la nena, quien fue asistida por psicólogos para luego quedar internada en el Hospital Víctor J. Vilela, indicaron voceros judiciales.

En ese marco, los investigadores señalaron que la víctima también mencionó que había dos personas más el interior del automóvil. A su vez, los pesquisas aclararon teniendo en cuenta que la nena mencionó que un patrullero estacionó mientras el abusador cometía el secuestro, llevan  adelante medidas para identificar la patrulla. Una de ellas es revisar los GPS de los móviles.

“Al menos existen más de una docena de casos donde un hombre que dice ser policía se acerca a jóvenes en situación de vulnerabilidad, les muestra una credencial y les da un discurso para que se suban al auto. No siempre está vestido de policía pero hay ciertos rasgos y detalles que hacen que sus víctimas le crean”, explicó un vocero relacionado al caso.

Por otro lado, el fiscal Regional, Jorge Baclini y la fiscal Carla Cerliani que pertenece a la Unidad Fiscal de Delitos Sexuales y lleva adelante la pesquisa del caso mantuvieron una reunión anteayer con familiares de la menor para ampliar la información y así continuar con las medidas para dar con él y sus cómplices.

Una sucesión de hechos similares

Desde el año pasado la Fiscalía Regional Rosario investiga más de una docena de casos de violación ocurridos en la vía pública que tienen un patrón común, por lo cual se presume que el abusador puede ser el mismo hombreo. En la mayoría de los hechos el hombre se hizo pasar por policía para ganar la confianza de las víctimas y luego abusó de ellas. Por este hecho hubo una persona detenida que luego recuperó la libertad cuando cotejaron el ADN y comprobaron que el sospechoso no era el abusador.

Uno de los casos que están en carpeta de la Unidad Especial de Delitos contra la Integridad Sexual, a cargo de la fiscal Carla Cerliani, ocurrió en la madrugada del 28 de mayo del año pasado. Una chica de 19 años dejó asentado en la subcomisaría 24ª de barrio Empalme Graneros que en los primeros minutos de la madrugada de ese día fue abordada en Juan José Paso y Argerich, cuando regresaba a su casa, por un hombre que se movilizaba en auto y que dijo llamarse Federico o Fernando Gutiérrez. “El hombre le aseguró que era policía y le dijo que estaba detrás de una pareja que vendía estupefacientes en la zona, por lo cual ella tenía que reconocerlos”, dijo una fuente de la causa. Según esta versión, el hombre se dirigió hasta un descampado en Granadero Baigorria, donde sacó un arma, la amenazó, comenzó a manosearla y la hizo desvestir. Luego abusó de ella.

Los casos se unificaron para poder trabajar con mayor celeridad. Otra fuentes del caso dijo que se hizo un rastreo de casos similares, con lo cual se llegó a una decena donde el modus operandi es similar. “También hay algunos casos en el viejo sistema penal, por lo cual en principio se relaciona una docena de hechos parecidos. Igualmente, no en todos los casos se hacía pasar por policía”, dijo un vocero de la investigación. Otro portavoz explicó que se trata de determinar, en caso de que sea la misma persona la autora de los hechos, si sólo se hace pasar por policía o bien puede ser un empleado en actividad o retirado de alguna fuerza de seguridad.

Comentarios