Edición Impresa, El Hincha

Carrera al MVP

Por David Ferrara. Ginóbili hace méritos para ser elegido como el mejor jugador de la temporada regular ¿Podrá darse? Manu no pudo evitar la derrota

La pregunta surgió por una charla informal en la redacción, de esas que se pueden dar tomando un café. ¿Puede Emanuel Ginóbili ser elegido jugador más valioso de la temporada regular de la NBA?

Sí, puede. Una mirada rápida sobrevolando la situación indica que casi siempre el MVP es el jugador más importante del equipo que más victorias obtuvo en la temporada regular y que se quedó con el número uno para los playoffs. Hay excepciones, es cierto, pero son las menos.

Y, cuando faltan 13 partidos para el final de la fase regular de la competencia más importante del básquet del mundo, San Antonio es largamente el equipo de mejor récord en la temporada. Y un repaso a las estadísticas refleja de manera fehaciente que Ginóbili es el líder de los Spurs por encima de Tony Parker y de Tim Duncan. Es más, con sólo observar por televisión un partido de San Antonio queda claro quién lleva el liderazgo en el rectángulo esta temporada.

Ahora, en la NBA muchas veces el circo le gana al básquet y por eso los millones que facturan las megaestrellas de origen estadounidense son una razón de peso para al menos discutirle esta posibilidad a Manu. No sería la primera vez que haya un MVP extranjero pero tampoco sería la primera vez que se cometa una injusticia. Lo cierto es que Ginóbili al menos está seriamente en carrera por este logro y las cifras lo respaldan.

Manu jugó 70 partidos esta temporada y en 69 fue titular, con 31 minutos en cancha de promedio y 18 puntos por encuentro producto de un 43% de cancha, un 35 % en triples y 86 % en simples, más casi 4 rebotes y 5 asistencias por juego. Sus números se completan con 1,6 robos.

Es el líder del equipo, ya que Parker suma 17,5 puntos y 6,6 asistencias, mientras  que Duncan acumula 13,3 y 9 rebotes en una temporada donde los Spurs están cuidando los minutos de sus figuras para que lleguen sanos a playoffs.

San Antonio acumula 57 triunfos y 13 derrotas, seguido en la tabla general de la NBA por Chicago (51 y 19), Lakers (51 y 20) y Boston (50 y 19). Desde ese lado, ver a Manu MVP sería inobjetable.

Pero, por las dudas, hay que analizar a los nenes que serían competencia. Kevin Durant, de notable campaña y goleador del certamen, podría ser tomado en cuenta por la mejoría de Oklahoma, aunque lejos de los mejores cinco equipos de la liga,

No así Amare Stoudemire ni Carmelo Anthony, que sufren con Nueva York. Y difícil es lo de James o Wade porque Miami está diez victorias debajo de los Spurs.

Los más serios contendientes serían Paul Pierce, de Boston, con 69 partidos y 18,5 puntos de promedio más 5 rebotes en 35 minutos.

También aparece Derrick Rose, de los sorprendentes Bulls con 24,9 en 37 minutos y 69 juegos, más 7,8 asistencias y 4,2 rebotes. Parece ser el rival más duro, por rendimiento y por show.

Y, obviamente, sería una verdadera falta de respeto no mencionar a Kobe Bryant, con 24,7 puntos, 4,7 asistencias y 5,1 rebotes en 71 partidos con 34 minutos en cancha.

El último MVP de la temporada regular fue Lebron James, que lo logró dos años seguidos con Cleveland pero no pudo traducirlo en un título. En 2008 el premio fue para Kobe Bryant y en 2007 para Nowitzky, precedido por dos temporadas de dominio de Steve Nash.

Será la chance de Ginóbili para seguir haciendo historia grande y conmover al deporte argentino. Puede ser. Ojalá. Los méritos están a la vista.

Comentarios