Ciudad

Salud en espera

Cannabis medicinal: juntan firmas para que Santa Fe produzca

Este miércoles la asociación Miradas plantó un stand en Córdoba y Paraguay y consiguió en horas mil voluntades para elevar un pedido a la Nación. Solicitarán que habiliten la importación de flores de marihuana o el preparado a granel para fraccionarlo en el laboratorio provincial


Este miércoles representantes de la asociación Miradas pusieron una mesa en la esquina de la Bolsa de Comercio de Rosario y lograron que mil ciudadanos firmen un pedido que presentarán a la Nación para que habilite a la provincia pueda investigar y producir aceite de cannabis. Quieren que puedan importar flores de marihuana y que el laboratorio estatal santafesino lo fabrique y distribuya. El preparado, que desde hace más de un año fue aprobado en el país, es usado por personas para calmar los ataques de epilepsia refractaria, entre otros problemas de salud. La semana que viene la asociación instalará la campaña de firmas en la capital provincial y avanzará en otras localidades de Santa Fe antes de entregar las adhesiones a la Dirección de Sustancias Sujetas a Controles Especiales de la Anmat, el organismo que regula los medicamentos en Argentina. Este domingo en el circuito de Calle Recreativo pondrán una mesa para juntar firmas. Mientras tanto desde la provincia contaron que esperan el okey del último proyecto que presentaron a Nación para garantizar el aceite en Santa Fe. Tal como publicó El Ciudadano, quieren comprar el preparado a granel en el exterior y fraccionarlo en el laboratorio estatal. Fue la idea que más prosperó de las encaradas por el Ministerio de Salud santafesino.

Sentido

 

El ex diputado nacional y referente de Miradas, Fabián Peralta, habló con El Ciudadano sobre la campaña que se mantendrá esta semana en la esquina de Paraguay y Córdoba. “Es clave que el Estado, por medio de sus laboratorio, tenga un rol central en el cannabis medicinal. Es una forma garantizar el derecho a la salud y las dilaciones son costosas para las personas. Es insensato no autorizar el pedido de importación”, dijo. Según Peralta, la mayoría de las firmas durante la primera jornada de la campaña fueron de jóvenes y adultos mayores.

“El cannabis medicinal es mucho más masivo que lo que se piensa. Impedir la elaboración estatal condenan a miles de santafesino y santafesinas a la clandestinidad”, agregó el ex legislador sobre las personas que buscan o cultivan marihuana para preparar los aceites y están expuestos a que la Justicia los persiga. Además, la producción casera puede no tener los efectos buscados para ayudar a las personas, tal como informaron desde la UNR donde hicieron más de 500 exámenes de preparados en los dos últimos años. Un 20 por ciento de los analizados no tenían la concentración de los aceites producidos en el exterior, los únicos habilitados para circular en Argentina.

 

La invencible

 

Santa Fe lleva más de un año intentando que Nación la habilite para poder hacer aceite de cannabis que reciben por mes al menos 40 afiliados a la obra social del Estado santafesino a cambio de dólares. Intentaron importar 50 kilos de flores de marihuana desde Uruguay para producir el preparado en el laboratorio estatal LIF. Sin respuestas, pidieron que Nación les permita traer semillas de la planta para cultivarla en un predio de una hectárea con el INTA y Conicet. Por último, y más cercano, presentaron un proyecto para que les habiliten comprarlo a alguna de las ocho empresas extranjeras de aceite que ya contactaron. La idea es traer el preparado a granel y fraccionarlo en el LIF. Según contaron desde la Comisión Reguladora de la ley de cannabis medicinal de Santa Fe, los representantes de Nación les pidieron retocar el proyecto esta semana.

 

Nuevo proyecto de regulación

 

Esta semana la diputada Gabriela Cerruti y otros legisladores nacionales presentaron un nuevo proyecto para generar políticas públicas destinadas al control y regulación del cannabis psicoactivo y sus derivados desde una perspectiva de derechos humanos y de salud pública. Propusieron trabajar en programas de prevención, tratamiento, rehabilitación social y regulación del mercado para reducir el narcotráfico y garantizar los derechos individuales. “Desde el año 1926 la legislación argentina ha castigado penalmente la tenencia de estupefacientes para consumo personal. Sin embargo, todos estos años de vigencia de la legislación penal y de persecución del consumo de estupefacientes no han podido contener la realidad del aumento exponencial de la demanda y consumo de sustancias legales e ilegales. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich reconoció que el 36% de las detenciones de 2018 por supuestos casos de narcotráfico se limitaron  a situaciones de posesión de estupefacientes para consumo recreativo”, explicaron los promotores del proyecto.

 

El complicado camino de llegar al aceite de cannabis

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios