Edición Impresa, Policiales

Pescadores

Caen in fraganti dos rumanos por estafas en cajeros

Creen que operaban hace tiempo. fueron atrapados anteanoche en plena tarea de recuperar el dispositivo metálico utilizado para retener dinero que habían instalado en el cajero Link de la sucursal del Nuevo Banco de Santa Fe ubicada San Martín esquina avenida Pellegrini.


Dos rumanos de 20 y 39 años fueron atrapados anteanoche en plena tarea de recuperar el pescador (dispositivo metálico utilizado para retener dinero) que habían instalado en el cajero Link de la sucursal del Nuevo Banco de Santa Fe ubicada San Martín esquina avenida Pellegrini. La Policía de Investigaciones (PDI) realizó la detención y sigue la hipótesis de que la dupla también realizó golpes en la capital santafesina y en Córdoba, Buenos Aires y Mendoza. A los apresados les incautaron alrededor de 19 mil pesos en efectivo. En tanto, al cierre de esta edición, la víctima, quien hizo la última y fallida operación a las 22.15 de anteayer, no se había presentado para reclamar el dinero que no le entregó la boca de expendio.

El hecho se conoció anteanoche cuando personal de Seguridad Bancaria de la UR II, y de la red Link , onitoreaba líneas de cajeros automáticos y advirtió la presencia de dos hombres que hacían maniobras en el cajero que posee la sucursal del Nuevo Banco de Santa Fe en San Martín 1696. “Estábamos en plena investigación de esta clase de hechos y por eso al lugar llegó una comisión de la PDI, detuvo a los ciudadanos rumanos e incautó el dinero que había quedado en los dos dispositivos metálicos”, describió Jorge Albornoz, comisario de la PDI.

Las fuentes policiales agregaron que la última operación la realizó un cliente de la red Link a las 22.15, el cual hasta anoche no se había presentado a reclamar el dinero, y señalaron que a las 23 los sospechosos ingresaron para sacar el dispositivo metálico que traba el dinero (conocido como pescador). A los detenidos, identificados como Marius V., de 39 años, y Gabriel C., de 20, los uniformados le secuestraron la plata que se estaban por llevar y también el efectivo que tenían en su poder, el cual hizo un total de 18.799 pesos, dos mecanismos metálicos que se cierran para simular la ranura por donde se extrae el dinero en el cajero y tres alambres con ganchos.

“Estamos en una investigación que comenzó hace unos meses cuando comenzaron las denuncias sobre pescadores en los cajeros del microcentro de la red Link. A raíz de esta pesquisa, tenemos conocimiento de que los apresados están sospechados de operar en la capital provincial y también en otros puntos del país como las provincias de Córdoba, Buenos Aires y Mendoza”, describió Albornoz, para agregar que los detalles sobre otros casos en la ciudad se brindarán hoy a las 13 en la audiencia imputativa.

Sobre la metodología del ardid montado, el comisario detalló que “los estafadores introducen  un objeto metálico en el cajero automático, lo que impide la salida del dinero, por lo cual la persona cree que es un mal funcionamiento y se retira del lugar sin realizar reclamos. En ese momento, aprovechan la ocasión para sacar el dinero que quedó retenido”.

Recomendaciones

“La persona que sufra la retención de dinero y que considere que realizó el procedimiento con normalidad debe llamar al 911 y no irse del lugar. Tiene que esperar a la Policía y no dejar que nadie ingrese a la boca de expendio, ni siquiera considerando que intenta brindar ayuda. Algunas veces, las personas que colocan estos dispositivos se quedan por la zona a la espera de que el cajero esté vacío”, remarcó el pesquisa de la PDI.

Comentarios