Edición Impresa, Política

sancor

Brinkmann cierra, Centeno resiste

Unos 120 trabajadores quedarían sin empleo en la localidad cordobesa.


La planta que la cooperativa láctea Sancor posee en la localidad cordobesa de Brinkmann cerrará sus puertas dejando más de un centenar de trabajadores despedidos, informó ayer el intendente local, Gustavo Tévez. Por otra parte, desde el gobierno santafesino afirmaron que está muy cerca de confirmarse la compra de la planta que Sancor tiene en Centeno por parte de la firma La Tarantela.

La decisión sobre la planta lechera se haría oficial en los próximos días y es debido a la reestructuración que puso en marcha la cooperativa.

Al respecto, dijo que la medida de la cooperativa “entra dentro de las cuatro plantas que está previsto cerrar dentro del proceso de reestructuración que anunció Sancor”, entre ellas la de la localidad santafesina de Centeno.

En declaraciones a la radio cordobesa Cadena 3, el jefe municipal señaló que se está evaluando “la posibilidad de poner en marcha un nuevo emprendimiento fabril, contando con el edificio e instalaciones que tiene Sancor en Brinkmann que permita generar mano de obra y amortiguar el cierre de la planta”.

Tévez agregó que analizan el futuro de los empleados, ya que “algunos podrán ser reabsorbidos en caso de que se ponga en marcha un nuevo proyecto, y otros verá la empresa”.

Según explicó a la emisora radial cordobesa, 19 de los 120 trabajadores pueden pasar a retiro voluntario y quedarían otros 101 empleados para redefinir su situación. “Estamos trabajando para ver qué solución se le puede dar a esas 101 familias”, consignó Tévez.

Por otra parte, los rumores de que la firma La Tarantela compraría la planta de Sancor en Centeno, en el departamento San Jerónimo, a unos 12 kilómetros de Rosario, están muy cerca de confirmarse.

Así lo adelantó el secretario de Lechería de Santa Fe, Pedro Morini, quien contó que hubo “avances” en las negociaciones en los últimos días.

La fábrica, que está frenada hace tres meses por la fuerte crisis que atraviesa la cooperativa láctea, espera novedades por parte de sus 70 empleados, de los cuales 12 cuentan con más de 30 años de antigüedad.

La reestructuración de Sancor se debe a la grave crisis que atraviesa la cooperativa láctea. La historia reciente señala que, en junio de 2016, la compañía decidió vender su negocio de postres, flanes y yogures, por un total de 100 millones de dólares al grupo agroindustrial Vicentín.

De acuerdo con el balance del año fiscal cerrado el 30 de junio de 2016, la empresa sufrió pérdidas por aproximadamente 2.400 millones de pesos, contra un saldo negativo de 400 millones del año anterior.

Además, Sancor libró cheques sin fondos a proveedores por 280 millones de pesos, de los cuales 17,5 millones ya fueron levantados con nuevos cheques de pago diferido, según registros del Banco Central.

Comentarios