Edición Impresa, Política

Justicia

Bonadio procesó a Cristina por la venta de dólar futuro

El juez federal consideró que la ex presidenta “impartió instrucciones”a sus funcionarios para concretar la operatoria.


La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue procesada ayer por el juez federal Claudio Bonadio en la causa por la venta de dólar futuro, al considerar que “impartió instrucciones” a sus funcionarios para concretar esas operaciones que generaron pérdidas al Estado.

Junto a la ex presidenta, a quien le trabó un embargo de 15 millones de pesos, fueron procesados el ex ministro de Economía Axel Kicillof, el ex presidente del Banco Central Alejandro Vanoli, y otras doce personas.

Bonadio no dictó la prisión preventiva sobre la ex presidenta porque se encuentra “a derecho” y no se “avizora probabilidad de entorpecimiento” de la causa.

En una extensa resolución de 147 hojas, el magistrado señaló: “Considerando la calificación adoptada para los encausados, y lo normado por el Código Procesal Penal de la Nación, habrá de confirmarse la libertad de la cual vienen gozando, por no reunirse los requisitos previstos en el 312 del Código Procesal Penal de la Nación”.

De acuerdo al juez, las operaciones implicaron “administración infiel con perjuicio al Estado” porque se acordó vender dólares en el mercado de futuros a un precio bajo que, tras la devaluación, iba a obligar al Estado a pagar una gran diferencia a los compradores.

En la resolución, Bonadio afirmó que sin las intervenciones de Cristina Kirchner y Kicillof “es impensable que una operación financiera de esta magnitud, en la cual en menos de 45 días hábiles se abrieron posiciones del Banco Central (BCRA) de 5 mil millones a 17 mil millones de dólares, que tendría claros efectos económicos y políticos en un futuro inmediato, sea desarrollada sin la aprobación expresa del más alto nivel de decisión económico y político del Poder Ejecutivo Nacional”.

“Resultó evidente que la entonces presidenta impartió instrucciones –que sin duda fueron elaboradas conjuntamente– a su ministro de Economía para que esta operación financiera se lleve a cabo, procediendo éste a su vez a impartir directivas a los funcionarios del BCRA y por supuesto, a los directores de la Comisión Nacional de Valores, todos los cuales eran totalmente intercambiables en caso de disidencia con la orden, o en el caso de ser remisos al acatamiento”, subrayó el magistrado.

Agregó que “cabe responsabilizar como coautora de los hechos a Cristina Fernández” puesto que “tomó la decisión de mantener el dólar oficial a un valor artificialmente bajo, mediante la operatoria de marras” y advirtió que en la causa “se verifica el uso por su parte de una estructura de poder que presidía en razón de su cargo para implementar una operatoria que vulneró las arcas públicas”.

Respecto a Kicillof, indicó en el fallo que “sus conocimientos indudablemente  determinaran ab initio la manera en que el objetivo pretendido por la jefa del Estado debía lograrse y naturalmente implementarse, siendo el nexo funcional evidente con los restantes funcionarios, correspondiendo calificarlo como coautor”.

Bonadio, que lleva adelante varias causas contra ex funcionarios del kirchnerismo, libró las medidas luego de que el 13 de abril Cristina Kirchner declarara a través de un escrito en la causa, en medio de una multitudinaria movilización de fuerzas kirchneristas en los alrededores de los tribunales federales de Comodoro Py, en Capital Federal.

Poco después, la ex presidenta le pidió a la Cámara Federal de Casación que revise la decisión de confirmar a Bonadio al frente de la causa por las operaciones de dólar a futuro, luego de haber iniciado también un proceso en su contra en el Consejo de la Magistratura por presunto mal desempeño en sus funciones.

“Ha quedado demostrado que la operatoria de venta de futuros de dólar, desplegada por el BCRA entre los meses de septiembre a noviembre de 2015, tuvo como único objetivo derrumbar los valores negociados en la plaza local de estos contratos, para fijar cotizaciones bajas de cierre de dichos contratos, en línea con el tipo de cambio, pretendido y pregonado por la máxima autoridad del Poder Ejecutivo Nacional”, apuntó.

La denuncia por “defraudación contra la administración pública” la habían presentado integrantes del ahora frente oficialista Cambiemos, los diputados Federico Pinedo (PRO) y Mario Negri (UCR), por las operaciones de venta de dólares en el mercado de futuros a un precio “muy inferior al del mercado” y que estaba incluso por debajo del dólar ahorro: se denunció que un dólar era vendido a 10,65 cuando podía serlo a 14 o 15 pesos.

“Ataque de la patota judicial”

Tras el procesamiento dictado por Bonadio a Cristina, referentes del kirchnerismo aseguraron ayer que “el partido judicial actúa como patota” y “busca sacar de la cancha” a la ex presidenta.

“En la Argentina del revanchismo y la persecución, el partido judicial actúa como patota y comete todo tipo de atropellos. El objetivo de la persecución a Cristina no es la justicia sino la proscripción: buscan sacarla de la cancha”, sostuvo el diputado nacional Eduardo “Wado” De Pedro.

Asimismo, el secretario general de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque, aseguró que la decisión del magistrado configura “un ataque más de la patota judicial”.

Cómo es la operatoria

El denominado dólar futuro es un contrato de compra o venta de divisas, cuyo precio es fijado en el presente con una determinada fecha de vencimiento. Es decir, implica un contrato a futuro en el cual las partes se comprometen a vender o comprar activos a un precio que es invariable.

La brusca devaluación del peso tras la salida del cepo cambiario provocó que el valor preestablecido de la divisa norteamericana fuera superado de modo marcado.

En ese mercado se suelen realizar transacciones por “cobertura” ya que el inversor se asegura tener el bien en un futuro con un precio estable.

Ese tipo de operación fue aprovechada por especuladores ya que consiguieron ganancias por comprar a un precio “bajo” el dólar, que tras la devaluación, se encareció casi un 60 por ciento.

De todos modos, las operaciones se liquidan en pesos, no hay entrega física de dólares.

Comentarios