Edición Impresa, Mundo

Aumenta la tensión entre EE.UU. e Irán

El gobierno norteamericano desplegó un escudo antimisiles en el Golfo Pérsico.

El gobierno de Estados Unidos decidió una nueva posición contra Irán con el despliegue de fuerzas a partir de la implementación de un escudo antimisiles en el golfo Pérsico. La administración del presidente Barack Obama cambia de esta manera la política diplomática, frente al programa de desarrollo nuclear del país asiático, y avanza en paralelo con una ofensiva para lograr nuevas sanciones internacionales contra la nación islámica.

Fuentes militares y del equipo de gobierno del presidente Barack Obama informaron que se desplegaron barcos a lo largo de toda la costa iraní y con dispositivos antimisiles Patriot en Qatar, Emiratos Árabes, Bahrein y Kuwait. En tanto, trascendió que las fuerzas norteamericanas intentarán proteger las instalaciones petroleras de Arabia Saudita y que, en un futuro, se instalarán armamentos en Omán, según la agencia de noticias Telesur y el diario británico The Guardian.

Un funcionario de la Casa Blanca señaló que el refuerzo militar tiene como objetivos “disuadir a los iraníes de atacar a sus vecinos” contra la supuesta amenaza nuclear, así como “tranquilizar a los países árabes para que no se sientan obligados a procurarse armas nucleares propias”. Por otro lado, los estadounidenses también explicaron que se trata de “calmar a los israelíes”.

En este momento, el objetivo de la Casa Blanca es la Guardia Revolucionaria que se cree es la encargada de llevar adelante el programa nuclear iraní, según The Guardian.

El despliegue de misiles Patriot y de embarcaciones en el Golfo Pérsico se debe a un cambio en la diplomacia del presidente Obama quien no consiguió tener una apertura hacia occidente de los planes nucleares de la República Islámica.

Asimismo, la administración de Obama está trabajando para que toda la comunidad internacional se una a sus esfuerzos para “frenar” a Teherán. Estados Unidos quiere obtener una “resolución más fuerte” del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, señaló anteayer la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton.

Por su parte, Rusia y China se oponen a imponer sanciones a Irán, lo que se convirtió en uno de los principales obstáculos de Washington. En tanto, esta situación se suma al reciente roce con China por la venta de armas estadounidenses a Taiwán.

Comentarios