El Hincha

Copa Argentina

Aquellas finales perdidas por Central

El Canalla ya jugó tres partidos por el título en la Copa Argentina con resultados negativos


De acá hasta el jueves 6 de diciembre, día en el cual se jugará la final de la Copa Argentina, se escucharán o se escribirán frases como “¿será la cuarta la vencida?”, “otra final para Central”, “va en busca del título”, “la Copa Argentina le sienta bien” y otras más. Es que el Canalla vivirá una nueva final del torneo más federal de todos, ese que reúne a los equipos de todas las categorías del fútbol argentino.

De las últimas cuatro ediciones Central dijo presente en tres finales, pero todas con resultados negativos. Fueron en diferentes contextos y contra distintos rivales: Huracán en 2014, Boca en 2015 y River en 2016. Una fue en San Juan y las otras dos en Córdoba. Una fue con Miguel Ángel Russo como técnico y las otras dos con el Chacho Coudet como DT. Y cada una de ellas engloba una historia especial.

Sin alma y sin gloria

El 26 de noviembre de 2014 fue la fecha elegida por la organización de la Copa Argentina para jugar la final entre Central y Huracán, equipo que jugaba en ese entonces en la B Nacional. San Juan recibió a canallas y quemeros en busca de un título.

El partido fue un bodrio. Mal jugado por los dos. Pero principalmente por el Canalla, que arribaba a ese partido decisivo como el gran candidato. Los jugadores que dirigía Russo nunca se dieron cuenta que podrían haber quedado en el historia grande del club.

Central no hizo méritos para ganar en los 90 minutos. Fue un equipo sin alma, sin pretensión alguna, sin ambición, sin hambre de gloria. Y le costó un título.

Con el triunfo de Huracán por penales mucho se habló después de ese partido. Sobre los jugadores y los premios a repartir, sobre la dirigencia (Broglia festejó antes de la cuenta), sobre por qué Russo permitió que Abreu jugará lesionado.

Los hinchas no encontraron explicación  alguna con respecto al pobre rendimiento del equipo. Russo dejó de ser el técnico canalla tras la final perdida.

Ceballos, Boca y el bochorno

Central y Boca llegaron a la final de la edición 2014/15. Jugaron el 4 de noviembre en Córdoba y fue triunfo xeneize por 2-0. Pero con bochorno incluido. Diego Ceballos fue el árbitro. Ambas dirigencias estaban conformes con esa designación porque las estadísticas marcaban que siempre fueron más las alegrías que las tristezas con Ceballos en cancha. Pero en el Kempes el único beneficiado fue Boca.

Central apostó todos sus cañones a esa Copa. Dejo de lado el torneo local que terminó ganando Boca. Coudet armó un equipo que salía a ganar en todos lados y con una personalidad avasallante. Pero no contó con Ceballos.

El árbitro le cobró un penal al Xeneize por una falta de Ferrari sobre Peruzzi que fue afuera del área. Antes Marcelo Aumente, asistente dos, marcó posición adelantada en una jugada muy finita que terminó en gol del Canalla y para cerrar una noche llena de errores convalidó el segundo tanto xeneize con Chávez en off side.

Lo cierto que nuevamente se le escapó el título a Central. Ceballos estuvo en el ojo de la tormenta varios días y volvió a dirigir luego de un par de años en el ostracismo puro.

River se la ganó de guapo

Llegó una tercera oportunidad para quebrar la racha sin títulos canallas. El 15 de diciembre de 2016 el rival fue River, que se jugaba la última chance de entrar a la Libertadores 2017 a través de la Copa Argentina. Otra vez Córdoba fue el escenario elegido. Hasta allí partieron 25.000 ilusiones auriazules. Coudet seguía siendo el técnico, pero esta vez el equipo no llegaba tan aceitado como en la anterior edición.

Resultó un partidazo. Quizás la mejor final de todas hasta la actualidad. Fue 4-3 para el Millo en un encuentro que tuvo de todo. Vaivenes en el resultado, penales, polémicas y hasta un expulsado. Un combo infartante para cualquier hincha.

Empezó mejor River. Alario, de penal, abrió el marcador. En un campo de juego que parecía minado Central lo dio vuelta con gritos de Musto y Ruben. Pero Alario, desde los doce pasos, volvió todo a foja cero.

El segundo tiempo fue más frenético que el primero. A los 18 minutos Ruben aprovechó un rebote de Batalla para volver a inclinar la balanza para el lado auriazul. Pero Gallardo sacó un as de la manga en el momento preciso. Adentro el grandote Alonso, afuera D’Alessandro y su gambeta. Y el uruguayo en la primera pelota que tocó le sirvió el empate a Alario. Ya en la segunda, ante la pasividad de Gissi y Torsiglieri, anotó el cuarto del Millo.

Con la decepción en sus venas Ruben se fue expulsado a seis del final. Otra vez caras largas en la vuelta a Rosario. Coudet se despidió del cargo sin conseguir el objetivo de un título.

Para la cuarta final del Canalla solamente hay certeza que el 6 de diciembre fue el día elegido para su disputa. Falta el escenario, Mendoza, Córdoba y Mar del Plata figuran entre las candidatas, y el rival, que se sabrá el miércoles 28 cuando River y Gimnasia se enfrenten en el Minella.

Central tiene un gusto especial por la Copa Argentina. Resta que lo confirme con un título.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios