Edición Impresa, Policiales

Albañiles vivían hacinados en una pensión de Refinería

Un allanamiento conjunto detectó pésimas condiciones de higiene y seguridad. La casa fue clausurada.

Guillermo Griecco

Un grupo de obreros de la construcción vivía en condiciones de absoluto hacinamiento en una casa ubicada en Rawson al 300, en barrio Refinería. Así se constató en un allanamiento conjunto realizado ayer al mediodía entre personal de la comisaría 8ª, de la Guardia Urbana Municipal (GUM), la Dirección Nacional de Migraciones e inspectores de Higiene y Seguridad del Ministerio de Trabajo de la provincia, a partir de una denuncia que presentó la ONG Manos a la Obra y la consecuente orden dictada por el juez de Faltas Osvaldo Alzugaray. Al parecer, los albañiles, la mayoría de nacionalidad boliviana, cumplían tareas para una empresa contratista de Forum Puerto Norte, el coqueto megaproyecto inmobiliario que se levanta en un predio de más de cuarenta mil metros cuadrados frente a las costas del río Paraná.  

Varias voces consultadas para esta nota que participaron del allanamiento –no fue una inspección ya que se trata de una casa particular– coincidieron en destacar las pésimas condiciones de higiene y seguridad en la que vivían estos trabajadores de la construcción. “Estaban en condiciones infrahumanas”, dijo Narciso Canteros, de Manos a la Obra. “El panorama era desolador. En mi vida ví una cosa así”, resumió Mariano Savia, director de la GUM. La “pensión trucha” donde moraban los albañiles fue clausurada por la Guardia Urbana y los obreros serían reubicados en un lugar habitable, mientras avanza la investigación judicial para determinar responsabilidades.

“Todo surge a partir de una denuncia de la ONG Manos a la Obra acerca de que en esta casa vivían muchas personas en malas condiciones de higiene y seguridad. Con una orden de allanamiento dictada por el juez de Faltas en turno pudimos verificar el lugar y constatar lo que se había denunciado”, informó la comisario al frente de la seccional 8ª, Cristina Machado Linares, al ser consultada por El Ciudadano.

Al momento del allanamiento se encontraba en el lugar una sola persona de origen peruano, por lo que no se pudo establecer la cantidad exacta de habitantes de la casa. Los obreros en cuestión están radicados en Buenos Aires y de lunes a viernes se alojan de forma transitoria en el mencionado domicilio de la zona norte.

Arturo Torres, encargado de la firma contratista, aseguró que son 29 los obreros que habitan la vivienda y rechazó la denuncia. “Ellos tienen que descansar, pero el lunes vuelven y no habrá inconvenientes. Las cosas no son como se dicen”, se defendió Torres en declaraciones a Radio Dos. “La casa está equipada con heladera, lavarropas y microondas. Los trabajadores cobran 3.600 pesos por mes y realizan una jornada de 7 a 19”, detalló.

Savia, por su lado, relató: “Recibimos la denuncia de la organización Manos a la Obra y notificamos al Ministerio de Trabajo y a la Uocra, el sindicato del sector, y fuimos hasta la casa de la calle Rawson. Primero no nos dejaban entrar, hasta que llegó la orden de allanamiento después del mediodía”.

El funcionario municipal graficó que al ingresar al domicilio “el panorama fue desolador; era la casa del terror”. Según Savia, en el lugar había más de setenta camas hacinadas, cuchetas caseras fabricadas de madera, un fuerte olor nauseabundo y cables de electricidad sueltos que representaban un verdadero peligro de muerte.

  “El lugar tiene cinco ambientes, un entrepiso y primer piso, adonde se llega por una escalera a punto de caerse. También se detectó riesgo de desprendimiento de mampostería. En síntesis, vivían en condiciones penosas”, sostuvo el titular de la GUM, para indicar que “aún no podemos decir si estos trabajadores tenían relación con alguna obra de la zona”. “Desde la Municipalidad estamos buscando algún albergue para trasladar a los albañiles”, comentó.

 Los derechos del albañil

 Canteros, de Manos a la Obra, una organización que pelea por los derechos laborales de los empleados de la construcción, sostuvo que “un delegado del comité de seguridad e higiene de la obra Forum Puerto Norte hace seis meses que venía denunciando esta situación, pero como no encontró eco en ningún organismo estatal y menos en el sindicato recurrió a nosotros”.

“La empresa les alquilaba a los compañeros esta casa desde el año pasado, pero los tenía hacinados. Llegaron a ser ochenta, pero ahora habían quedado unos cincuenta trabajadores de nacionalidad boliviana, peruana y argentina”, consignó el albañil. 

Canteros relató que, anoticiado de lo que sucedía en esta casona de Rawson 374, decidió hacer la denuncia en la comisaría 8ª. “La falta de higiene es total. Tienen un pequeño baño para todos, sin heladera, ni siquiera una mesa. Tampoco cocina ni lavadero”, describió el referente de Manos a la Obra. “También se llegaron hasta el lugar funcionarios locales del Ministerio de Trabajo de la Nación”, agregó.

 Papeles fronterizos

 Personal de la Dirección de Migraciones espera las actuaciones realizadas ayer por personal policial para empaparse sobre la situación de estos trabajadores. “Cuando se hizo el allanamiento había una sola persona en el interior de origen peruano. Era un menor de 17 años que tenía su visa de turista en regla. Vamos a esperar hasta el lunes para recibir los informes y así tener todos los resultados”, indicó una alta fuente de la Dirección de Migraciones.

“En caso de que estos obreros de la construcción se encuentren en situación irregular, hay que decir que en 48 horas pueden hacer los papeles correspondientes que necesitan para permanecer en el país”, comentó la misma fuente, con cierto reparo y a la espera de un análisis más exhaustivo sobre la situación de los trabajadores que vivían apilados en una pensión de Refinería.

Comentarios