Ciudad, Edición Impresa

Abusos

Al inquilino se le hace cuesta arriba

Según el Consejo Asesor de la Vivienda, aumentaron 30 % las quejas, muchas porque propietarios e inmobiliarias no se hacen cargo de cortes de gas por fallas estructurales, y por exigencias exageradas a la hora de entregar inmuebles al finalizar los contratos.


El Consejo Asesor de la Vivienda en la Oficina Municipal de Defensa del Consumidor informó que crecieron un 30 por ciento las consultas y reclamos relacionados a la contratación de alquileres si se comparan los primeros cinco meses de este año con igual lapso de 2015. Las principales inquietudes orbitan alrededor de los derechos que asisten a los inquilinos cuando se produce un corte del suministro del gas en los edificios por problemas estructurales, los inconvenientes que se generan a la hora de devolver las propiedades, con exigencias que suelen estar fuera de la ley, y los problemas que tienen los comercios que quieren rescindir los contratos.

El coordinador del consejo, Ariel D’Orazio, calificó la situación como “preocupante”, ya que si bien el año pasado hubo una gran cantidad de denuncias, ahora “son muchas más”. “La semana pasada tuvimos récord de denuncias por alquileres con picos de hasta 25 por día. Este incremento, la verdad, nos llamó poderosamente la atención, sobre todo por el tema de la interrupción del servicio de gas, ya que muchas denuncias dan cuenta de que cuando falta el suministro tanto los propietarios como las inmobiliarias no responden de acuerdo a lo que establece el Código Civil y Comercial: reemplazando los artefactos y modificando un porcentaje del valor del canon locativo”, destacó.

“El código dice claramente que debe haber una reducción del canon porque cambian las condiciones de contratación. El valor de la propiedad con el servicio del gas funcionando es uno y sin él cambia radicalmente por el incremento en la factura de la luz y las incomodidades que genera la falta de gas, porque por más que adaptemos una propiedad preparada para tener calefacción, agua caliente y cocina a gas, no es fácil pasarla al sistema eléctrico. Esto genera una ineficiencia en el funcionamiento del inmueble”, añadió.

Otro de los reclamos típicos gira sobre los inconvenientes que se generan a la hora de devolver las propiedades. “Cuando termina la locación y el inquilino devuelve las llaves se suele generar una situación muy compleja y nosotros entendemos que es casi extorsiva. Se exige que el departamento se entregue en condiciones que nada tienen que ver con el estado original de las propiedades y no aceptan las llaves y no liberan a los garantes. Muchas veces, a pesar de que está pintado, a pesar de que está en condiciones, se exige que se vuelva a hacer y se pide una suma de dinero para recibir las llaves y liberar a los garantes”, contó D’Orazio.

“La incertidumbre y el miedo que esto genera en los inquilinos hace que muchas veces accedan a las condiciones que ponen las inmobiliarias y en algunos casos dudamos de que vayan verdaderamente a poner en condiciones el departamento con ese dinero, que termina transformándose en una segunda comisión”, continuó.

Adelantarse

Frente a esto, se recomienda realizar un pormenorizado inventario cuando se están estableciendo las condiciones del alquiler, en el cual quede bien especificado el estado real de la propiedad. “Esto tiene que estar firmado por el dueño o por la inmobiliaria y al momento de entregar las llaves anticiparse, pedir que la inspección sea al menos 30 días antes de la entrega del inmueble como para tener un cálculo de los arreglos que la inmobiliaria va a exigir y que los pasen por escrito, lo que nos da la posibilidad de intervenir”, afirmó.

Rescisiones

“Otro grupo de quejas es por las retenciones anticipadas cuando no se puede hacer frente a los valores que estipulan los contratos, porque obviamente las indexaciones hacen que los valores se incrementen en algunos casos anual y en otros semestralmente y esto ha generado muchísimas complicaciones en quienes alquilan para viviendas pero sobre todo a los comerciantes. Muchos tienen que cerrar sus negocios y si bien el nuevo Código establece la posibilidad de hacer la rescisión sin la antelación de 60 días, algunas inmobiliarias lo exigen y esto hace encarecer muchísimo la rescisión contractual a alguien que en realidad está cerrando porque no tiene la posibilidad económica de poder seguir sosteniendo una actividad comercial”, siguió.

Por último, el coordinador del consejo sostuvo que esperaba que “se concrete la creación del Servicio Público de Alquileres, tal como lo anunció la intendenta Mónica Fein durante su discurso de apertura de sesiones en el Concejo Municipal para antes del corte de las vacaciones de julio para que sea una herramienta más equitativa para los inquilinos”.

Comentarios