No en tapa

Aborto legal: voces de un grito global que movió al país


El Día de Acción Global por el acceso al Aborto Legal y Seguro nació en Argentina en 1990,  durante el Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe. En el evento que se hizo en las costas de San Bernardo la delegación brasileña propuso la fecha para recordar el 28 de septiembre de 1871, cuando se promulgó en Brasil la Ley de Libertad de Vientres que hizo libres a todos los hijos e hijas nacidos de mujeres esclavas. Primero se llamó Día por el Derecho al Aborto de las Mujeres de América Latina y del Caribe. En 2011, la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos, una histórica organización internacional de defensa de los derechos sexuales y reproductivos, asumió e incorporó la campaña. Desde entonces​ todos los 28 de septiembre la consigna “aborto legal, un grito global” recorre el mundo. Este año la fecha llega a la Argentina marcada por el debate en el Congreso Nacional del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), que el Senado rechazó el 8 de agosto después de la media sanción de Diputados del 14 de junio. A casi dos meses de la no aprobación, El Ciudadano habló con referentes que protagonizaron el debate.

 

María de los Ángeles Sacnun
Senadora nacional de Unidad Ciudadana

El presupuesto de un gobierno expresa la importancia de las políticas públicas para garantizar derechos. En el de Cambiemos para 2019 encontramos lo que de verdad piensan sobre la salud de las mujeres cuando vemos lo que hicieron con el Ministerio de Salud. La sociedad tiene que seguir un proceso de maduración y fluir hacia los legisladores. Debemos poder expresar esa persistencia en ampliar derechos. Cada muerto por aborto ilegal o inseguro es un femicidio de Estado por omisión. Es mentira que el Estado promueve el aborto porque se pueda hacer en un hospital público. En la votación pudimos contar que el aborto es solo parte de muchas peleas del movimiento de mujeres que atravesará el siglo 21. El empleo digno y el achicar la brecha laboral entre hombres y mujeres son algunos de los temas por resolver y que son producto de un modelo neoliberal que precariza doblemente a la mujer.

 

Silvia Augsburger
Diputada provincial por Igualdad y Participación e integrante de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito

Vamos a seguir activando hasta que sea ley. Como campaña estamos muy atentos de todo lo de ocurre. Seguimos todos los casos de adolescentes que por llevar el pañuelo verde fueron agredidas en Santa Fe. Los pañuelos van a estar en las mochilas hasta que sea ley. En marzo presentaremos el nuevo proyecto a nivel nacional después de que una comisión redactora lo desarrolle. Vamos a revisar el debate en ambas cámaras.

 

Majo Gerez
Integrante de Ni Una Menos Rosario y Mala Junta

Con el debate del aborto evidenciamos que hay que feminizar las instituciones y la política. La marea verde no sólo sale a las calles por el aborto legal, sino para cuestionarlo todo. Nuestra tarea es que el aborto sea ley. Pero, además, tenemos que reforzar el trabajo de las y los profesionales que garantizan el aborto no punible en los hospitales y los acompañamientos feministas, pedir que las provincias respeten el protocolo Interrupción Legal del Embarazo (ILE), avanzar con la educación sexual integral, como estamos haciendo en Santa Fe con la posibilidad de que haya un programa jerarquizado. Estamos más fortalecidas que nunca porque ganamos en la sociedad. Descriminalizamos socialmente la realidad de los abortos. Evidenciamos que el sistema de representación política que tenemos está a medio camino porque representa lógicas patriarcales. Y tenemos que pensar en clave 2019 para las políticas públicas estén a la altura de nuestras realidades y salden las deudas pendientes.

 

Susana Chiarotti
Integrante de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito

No nos desanimamos por el rechazo en el Senado porque hoy contamos con un capital social y cultural muy importante, compuesto por millones de personas jóvenes, la mayoría chicas que incluyen a estudiantes secundarias. Durante los meses de debate logramos un acumulado de experiencias y de conocimientos y avanzamos en la argumentación con un nivel que no puede equipararse al de los grupos antiderechos. Al mismo tiempo, estamos enfrentando un auge del fundamentalismo que se sintió envalentonado por la derrota legislativa y avanza con la posverdad. Ese mismo sector fundamentalista que reclamaba a grito pelado que en lugar de darnos el aborto legal había que dar educación sexual, apenas terminado el debate está diciendo “no a la educación sexual”, “con mis hijos no te metas”. Levantan la bandera de “sí a la educación para el amor”, el modelo católico que niega la diversidad y la pluralidad.

 

Viviana Della Siega
Integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito

El 8 de agosto se produjo un hecho insólito. Si bien no logramos la ley, ganamos la batalla cultural. Personalmente, me parece más difícil el cambio cultural que el de una ley. Y esta vez fue al revés. El pedido de legalización del aborto dejó de ser un susurro y se trasformó en un grito. También produjo la tremenda reacción de los sectores antiderechos que reclamaban educación sexual para prevenir y hoy se oponen a la Educación Sexual Integral. La legalización del aborto es el último bastión al que se opone el patriarcado porque no sólo significa la interrupción de un proceso biológico sino la interrupción de un sistema. Significa cambiar el status de la mujer en la sociedad. Y esta reacción siempre apareció ante la lucha por la liberación de las mujeres por lograr la autonomía y la libertad plena. No nos preocupa porque hay fuerza. Cuando decimos que el patriarcado se va a caer no es un slogan: lo vamos a destruir ladrillo a ladrillo.

 

Sonia Tessa
Periodista

Las expectativas que se generaron en Argentina tuvieron un efecto continental. Si bien el proyecto fue rechazado en el Senado, hoy en toda América Latina debate sobre la legalización del aborto. En la sociedad se ha ganado mucho, hay un consenso social muy grande. Al mismo tiempo, la media sanción tomó de sorpresa a los sectores conservadores que rápidamente armaron la estrategia de cara al Senado, una cámara más dura con la ampliación de derechos. Vemos una reacción de las iglesias evangélicas y católicas que incluso arman estrategias para tener sus propios mecanismos legislativos. Es un avance que tiene como único objetivo de hacer retroceder a la diversidad sexual y a los feminismos que hemos subido mucho el piso de nuestros derechos. Hoy es una fecha agridulce porque, por un lado, hay mucho conquistado y, por otro, desde el 8 de agosto no han parado de morir chicas por aborto clandestino y ha crecido la criminalización.

 

Renata Labrador
Presidenta del centro de Estudiantes del Normal 1

A casi dos meses del rechazo les estudiantes nos seguimos poniendo en la mochila el pañuelo verde. Seguimos debatiendo en las aulas y entre nosotres porque es necesario que el aborto sea ley. Tenemos en claro que fuimos un factor muy importante en la visibilizarían del trabajo de 13 años de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y les garantizamos que vamos a seguir luchando. El año que viene vamos a estar bancando para que la ley se trate en el Congreso y que se apruebe. Es una necesidad que tenemos las pibas. Como estudiantes y como el futuro y el presente creemos que tenemos que poner el cuerpo a la lucha.

 

Luna Garat
Secretaria de Cultura den Centro de Estudiantes del Politécnico

Las pibas nos venimos organizando hace años en las escuelas y visibilizamos junto con el colectivo de mujeres una batalla que no tiene que ver sólo con el aborto sino con abolir el patriarcado. Demostramos que salimos a la calle y marcamos agenda. Este año hubo un click en la sociedad y todo lo que discutamos a futuro va a tener en cuenta el proyecto de la Campaña. Lo que queda ahora marcar la agenda política del 2019. Se renuevan gran parte de nuestros representantes y es importante que los dirigentes se posicionen de manera clara. No podemos permitir que hoy se ponga en discusión nuestro derecho a tener educación sexual integral, como viene pasando. El aborto fue la punta de lanza de algo mucho más profundo y las pibas lo sabemos.

 

Mabel Gabarra
Integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito

Como Campaña logramos mucho. La despenalización social hizo que una gran mayoría de la población hoy acepte y reclame el aborto legal. También visibilizamos cuáles son los sectores que se oponen al avance de nuestros derechos, no sólo en el aborto sino también en la educación sexual. Los mismos que en el Senado decían que la única solución era la educación sexual hoy son los principales oponentes. Eso también le ha dado a la sociedad que pueda ver quienes estamos a favor de los derechos y quienes son antiderechos. La campaña seguirá agitando y trabajando como lo hace desde hace 13 años para que el próximo año podamos presentar el proyecto y que se debata en el recinto. Ya no partimos del mismo piso. Tenemos a nuevas generaciones que se han ido incorporando a nuestra lucha y que tienen toda una vida por delante para en Argentina las mujeres tengamos el derecho a abortar cuando lo deseemos.

 

Florencia Rovetto
Docente e investigadora de la UNR y Conicet

Las feministas sabemos que los derechos conquistados hay que defenderlos siempre porque cada vez que avanzamos se genera la reacción de los sectores conservadores. La victoria de los antiderechos en el Senado nos mostró cómo los grupos clericales y empresariales van contra todos los derechos de las mujeres y personas gestantes a decidir sobre su cuerpo, a maternar cuándo, cómo y cuántos hijos queramos y a tener una vida libre. Lo mismo pasó con la lucha por el sufragio, con el reparto en las tareas domésticas y con los lugares de poder. Frente a esos embates, la pelea por el aborto nos deja un acumulado de organización social que no tiene retroceso y que no da tregua. Hay una batalla que no debemos abandonar que es la cultural. En las sociedades está siempre latente el retroceso a formas autoritarias, restrictivas y opresivas. La única garantía de remover de raíz es cambiando el sentido común. Con las nuevas generaciones eso está garantizado.

 

Analía Aucía
Abogada

Mi lectura es positiva porque hay una profundización del activismo y de la conciencia. El debate sobre la ley de IVE ha generado una movilización en la sociedad en todos los sectores. Es difícil encontrar alguien que no haya definido un pensamiento a favor o en contra. Creo que eso ha sido una apuesta y una conquista del movimiento de mujeres. Para la sociedad ha sido movilizador el rechazo. No sólo por la votación sino por escuchar los argumentos y entender cómo piensan las personas que se oponen a que las mujeres podamos tener control sobre nuestros cuerpos y a los derechos conseguidos. Porque en estos dos meses también emergió una resistencia de parte de sectores conservadores vinculados a la iglesia y la religión, con un fuerte rechazo a la educación sexual integral.

 

Daniel Teppaz
Director de Salud Sexual de Rosario

El aborto en Argentina es legal por causales desde 1921 y en Rosario seguimos trabajando en relación a la ley que sigue vigente. Estamos apoyados en un sistema basado en derechos y en una perspectiva de género feminista. Creemos que con el debate de este año ha habido un gran avance, a pesar de no tener los resultados esperados de una ley que despenalice por plazos. Creemos que más temprano que tarde va a ser aprobada porque es necesaria. Los argumentos sobran: las mujeres lo necesitan y también lo necesitamos los profesionales para dar una respuesta a las mujeres.

 

Lucila de Ponti
Diputada nacional del Movimiento Evita

A dos meses del rechazo sigue siendo igual de imprescindible y necesario que contemos con una legislación que reconozca a todas las mujeres y personas gestantes de Argentina el acceso a un aborto legal, seguro y gratuito. Es fundamental para desarrollar una política de salud pública que evite que miles de mujeres mueran en condiciones de insalubridad por abortos clandestinos. También porque nos permite a las argentinas ganar en autonomía y en el derecho a decidir sobre nuestros proyectos de vida y de maternidad. Como país tenemos esta cuenta pendiente. Es tarea de quienes ocupan los espacios institucionales y del enorme movimiento feminista argentino seguir poniendo esta demanda junto con todas las demandas que componen el repertorio del feminismo para construir una sociedad más igualitaria donde las mujeres y personas gestantes ocupemos un rol en condiciones de igualdad de derechos.

 

Raquel Tizziani
Docente de la UNR e integrante La Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir

Tuvimos la posibilidad de discutir el proyecto después de siete años de presentarlo. Este debate nos dejó un sabor amargo por su rechazo, pero también mucho aprendizaje en relación a quienes son las y los representantes que elegimos. Si bien fue una sensación triste porque le pusimos mucha energía, sabemos que los procesos de lucha son lentos. Estamos convencidos que el aborto es un derecho humano. La lucha nos dejó muchos encuentros con otros. La Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir creció mucho y se sumó mucha gente. Armamos una web nacional en donde las mujeres pueden consultar los hospitales y centros de salud en los que estamos para garantizar derechos. En 2018 nos encontramos, nos fortalecimos y aprendimos. Hoy todos sabemos que la legislación actual sigue vigente. Las mujeres y personas con capacidad de gestar tienen derecho a acceder al aborto seguro dentro del sistema de salud en todo el territorio nacional. La red está para eso con la campaña “contás con nosotres”, más allá de que todavía no tenemos el aborto legal, seguro y gratuito por voluntad de la mujer.

 

Leonardo Caruana
Secretario de Salud de Rosario

Hay un antes y un después en relación a la lucha que mostró el colectivo de mujeres y a  pensar al aborto como una problemática de salud pública. Lo saben no solo los equipos técnicos, sino que lo conoce toda la sociedad. El debate nos deja en un piso mucho más alto que el que teníamos. Rosario tiene un sistema de salud basado en derechos y en el vínculo con las organizaciones para garantizar la práctica en el marco del Código Penal. Pero es necesario seguir trabajando porque las leyes dan marco pero no garantizan: hay que transformar las instituciones. Tenemos que fortalecer los equipos de salud en un contexto de achicamiento por parte del gobierno nacional que mercantiliza la salud y la piensa como un paquete de prestaciones. Tenemos que discutir colectivamente la garantía de derechos en un sistema de salud.

 

Jorge Stettler
Director del Laboratorio Industrial Farmacéutico

Está claro que hemos perdido una oportunidad negando una realidad que nos sigue abofeteando con muerte de mujeres y pacientes graves por interrupciones clandestinas e inseguras. Todo lo que desde el Gobierno Nacional propusieron en educación sexual y reproductiva es descalificación del derecho a la salud, con recortes presupuestarios, cierre de programas y desabastecimiento de medicamentos. Como laboratorio público santafesino vamos a continuar avanzando en el desarrollo y producción futura del misoprostol porque estamos convencidos de que dará respuestas a lo que hoy es inalcanzable para muchas mujeres por su costo. Hoy los representantes de algunas provincias que votaron en contra de la legalización nos consultan y solicitan información de cómo es el proceso productivo y desarrollo. La producción  pública de medicamentos es una política de Estado muy potente que estamos  garantizando desde la provincia de Santa Fe y nos hace menos vulnerables a este corrimiento del Estado Nacional.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios