Edición Impresa, El Hincha, Newell's Old Boys

racha negativa

A la Lepra le cuesta mucho remontar


“Nunca damos vuelta un partido”. El pensamiento en caliente del hincha leproso cada vez que la Lepra pierde no se basa en una estadística concreta, pero tiene que ver con las sensaciones que trasmite el equipo de Diego Osella cada vez que un rival le convierte primero.

Pero la realidad de los números avala esta lectura tribunera. Newell’s nunca pudo revertir un resultado con Diego Osella como entrenador. Ni en este torneo, ni en el anterior cuando el entrenador se hizo cargo del equipo en la fecha 5.

En el actual certamen, las estadísticas son contundentes. En los ocho partidos que el rival anotó primero, la Lepra apenas puso rescatar dos puntos, en el empate ante Talleres con gol de Amoroso sobre la hora; y en el 1-1 con Patronato, donde perdía con gol de Telechea, lo igualó con un  tanto de Andrade en contra, y casi lo gana con aquella recordada jugada donde Amoroso falló inexplicablemente debajo del arco.

Los otros seis cotejos donde empezó abajo en el marcador, terminó con las manos vacías: Racing (1-2), Banfield (0-2), Defensa (0-1), Independiente (2-4), Central (1-3) y Boca (0-1).

Y es tan notoria la diferencia entre convertir primero o no, que en los 15 partidos que Newell’s anotó primero, nunca perdió: ganó 13 y apenas igualó dos veces.

La explicación seguramente pasa por la comodidad que siente el equipo cuando se pone en ventaja. Se planta mejor defensivamente, se fortalece en la entrega, y propone lastimar de contra con Maxi, Nacho o Formica.

En cambio, cuando le anotan primero, los argumentos para levantar el partido son escasos. El equipo carece de un plan claro para llegar al gol y se descuida defensivamente y expone a sus zagueros. Por momentos parece resignado, tal vez sabiendo que revertir un resultado es casi una utopía para este grupo.

No sólo le pasó a Osella

Pero Osella no es el único entrenador que tiene esta mancha negra con la Lepra. Tampoco pudieron revertir resultados Lucas Bernardi, Américo Gallego y Gustavo Raggio.

Es más, la última vez que Newell’s dio vuelta un marcador adverso fue el 25 de abril de 2014, hace más de tres años. Aquella vez, el equipo que dirigía interinamente Ricardo Lunari derrotó 2-1 a Tigre en el Coloso, tras ir en desventaja. Nahuelpan abrió la cuenta para el Matador a los 4 minutos del complemento, pero a los pocos minutos igualó Ezequiel Ponce, y a los 17 minutos Ever Banega celebró su único gol con la casaca leprosa y dio vuelta el marcador.

Con Berti y el Tata fue distinto

Distinto fue el tema con Gerardo Martino y Alfredo Berti en el banco. De 2012 a 2014, además de ganar mucho, la Lepra revirtió 6 veces un partido.

En 2012, con el Tata en el banco, dio vuelta dos partidos: 2-1 a Olimpo en Bahía (6 de mayo). Ganaba el local con tanto de Lazo, pero empató Víctor Figueroa y Pablo Pérez le dio la victoria a la Lepra.

Y el 9 de julio, en la última fecha del Final 2012, Newell’s le ganó a Independiente 2-1. esa noche perdía con gol de Farías, pero empató Pablo Pérez y el triunfo se lo dio Víctor Aquino.

Con Martino hubo dos veces más en el Final 2013, cuando la Lepra salió campeón. El 9 de marzo derrotó 4-2 a Estudiantes. Y esa noche el mérito fue doble, ya que la Lepra estuvo dos veces en desventaja.

Fuera del Coloso. Con Alfredo Berti como DT, Newell’s se lo dio vuelta a Boca.

Anotó Duvan Zapata a los 32 de la primera parte, pero en el cierre del primer tiempo igualó Rinaldo Cruzado. En el inicio del complemento volvió a anotar el colombiano Zapata, pero la Lepra lo dio vuelta con tantos de Fabián Muñoz, Víctor Figueroa e Ignacio Scocco.

Por último, con Alfredo Berti en el banco, Newell’s pudo levantar dos resultados adversos. El 13 de agosto de 2013, en el debut del entrenador tras el exitoso ciclo del Tata Martino, se lo dio vuelta a Boca en la Bombonera, última vez que pasó fuera del Coloso.

Blandi madrugó a los 4 minutos para Boca, pero enseguida igualó Milton Casco. Cata Díaz volvió a adelantar al Xeneize, y en el complemento Newell’s festejó por dos goles del paraguayo Aquino.

Y hubo una más, el 14 de setiembre, en el Parque. Ganaba Olimpo 1-0 con gol de cabeza de Musto, pero lo revirtió el Rojinegro con tantos del francoargentino David Trezeguet y Maxi Rodríguez.

Comentarios