Ciudad, Edición Impresa

Derecho animal

A juicio por matar a un perro

Se trata de un hombre de la zona sur acusado de terminar con la vida de Guazuncho, un perro comunitario querido y cuidado por vecinos de barrio Matheu. En un hecho inédito, la Protectora Rosario será querellante en la causa.


En una acción sin precedentes en la provincia, la Justicia aceptó como querellante a la Asociación Civil Protectora Rosario en una causa en la que se investiga la muerte de un perro comunitario ocurrida a principios de este año en las inmediaciones de Mitre y Dr. Riva, en zona sur. Además, entendiendo que se agotó la etapa de recolección de pruebas y testimonios, la Fiscalía pidió la elevación a juicio del caso, que tiene como acusado a un hombre al que los vecinos del lugar señalaron por “atravesar con un fierro al animal, perforarle el pulmón y ocasionarle la muerte inmediata”.

El hecho sucedió el 17 de enero pasado cuando Guazuncho, el perro callejero que era cuidado y alimentado por algunos habitantes del barrio Matheu, en jurisdicción de la comisaría 15ª, siguió a Juan B. hasta la cochera de su casa y, según denunciaron los vecinos en el Ministerio Público de la Acusación horas más tarde, el presunto agresor “mató cruelmente al perro con un hierro que atravesó su cuerpo como si fuera una estaca”.

“El acusado fue citado varias veces por la Fiscalía pero siempre negó todo”, contó ayer a este diario Verónica López Nordio, integrante de Protectora Rosario. La mujer explicó, además, que “al ser Guazuncho un perro comunitario nos pudimos constituir como querellantes, lo que es un hecho histórico porque es la primera vez que una organización civil toma esa forma legal”. El Ciudadano no pudo corroborar este último dato.

Si bien desde hace más de medio siglo rige la ley nacional Nº 14346 de malos tratos y actos de crueldad contra los animales, la referente de la asociación sostuvo que como organización sentían que las denuncias no prosperaban en la Justicia. “Esa inquietud se la trasladamos al concejal Carlos Cossia y él mismo llevó el planteo al fiscal regional Jorge Baclini, quien inmediatamente nos derivó con Marina Pieretti, del Ministerio Público de la Acusación”, señaló.

Una triste historia

Una vecina de esa zona del sur de la ciudad contó que Guazuncho era un perro mestizo, que vivía en la calle y que era cuidado y alimentado por la gente.

“El perrito tenía buen carácter y acostumbraba a seguir a las personas hasta sus casas y a veces hasta acompañaba a los chicos a la escuela”, aseguró la mujer.

Sabrina Latino, presidenta del Instituto de Derecho Animal del Colegio de Abogados de Rosario, contó que la muerte de la mascota comunitaria fue un verdadero acto de crueldad ya que, de acuerdo a lo denunciado por los vecinos, el acusado hizo que Guazuncho lo siguiera hasta su casa, dejó la puerta abierta del garaje, lo que provocó un enfrentamiento entre sus propios perros y el animal callejero.

La letrada también recordó que desde el Ministerio Público de la Acusación, después de citar al acusado en reiteradas oportunidades, le propusieron llevar a cabo una probation, es decir, un juicio a prueba en el que tendría que hacer trabajos comunitarios en el Instituto Municipal de Salud Animal (Imusa), a lo que el hombre se negó.

Ante el rechazo de la propuesta que le hicieron, siempre de acuerdo al relato de Latino, la Fiscalía elevó la requisitoria a juicio, a lo que se le sumó, recientemente, la aceptación del juez Juan Carlos Vienna para que Protectora Rosario se constituya como querellante en la causa.

Cambios en materia penal

Hace un año se realizó una jornada sobre políticas públicas, derecho animal y medio ambiente en el Colegio de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial. Para Sabrina Latino, abogada especialista en el tema, “el encuentro nos colocó en otro lugar, porque si bien el Código Civil sigue considerando a los animales como objetos, sí hubo cambios en lo penal”. Y aseguró: “Hay criminólogos que afirman que quien mata a animales también puede hacer lo mismo con las personas”.

Comentarios