Ciudad

Diez minutos de furia

A doce años de una granizada que sorprendió a Rosario

El 15 de noviembre de 2006, pasada las 17, se produjo una tormenta con piedras que dejó muertos, heridos y destrozos de gran magnitud en la ciudad


El 15 de noviembre de 2006 será recordado por mucho tiempo en las calles de la ciudad. Era una jornada típica de noviembre, calor, humedad, una temperatura superior a los 32 grados y un alerta vigente por tormenta. Minutos después de las 17 el cielo empezó nublarse se percibía algo raro, la presión había bajado y el suave viento había dejado de soplar. En sólo segundos y dependiendo por zonas el día se tornó en total oscuridad y empezó a precipitarse en seco granizo de gran tamaño, al que escasos segundos después acompañaría una lluvia torrencial y ráfagas de viento fuertísimas, el granizo cada vez aumentaba más su tamaño, los más grandes de entre 8 a 10 cm. y hasta 200 gramos de peso, produciendo un ruido terrible y daños en todas las viviendas, empujado por la acción de las ráfagas que soplaron hasta 115 km/h hacian estragos en toda la ciudad, a las 17:25, diez minutos después el temporal menguo y paso como si nada.

La ciudad parecía bombardeada, las personas estaban presas del pánico, tomo a todos por sorpresa, muchas quedaron varadas en escuelas, paradas de colectivos, casas particulares, en edificios, en plena calle y en muchos lugares más, pocos entendían algo. Los diez minutos que duró la granizada cambio a la ciudad, no había señal de celulares, las comunicaciones estaban caídas así como la electricidad en grandes zonas, decenas de heridos recurrían a los hospitales y solicitaban atención en plena calle, publicó el foro.gustfront.com.ar (especialista en meteorología)

El fenómeno causó cinco muertes en la ciudad. Una en plena tormenta mientras corría a resguardarse del granizo arrollado por un auto que también hacia lo mismo. Otras cuatro perdieron la vida los días posteriores como consecuencia de los accidentes derivados del temporal.

Los daños fueron enormes como nunca antes se había visto, el temporal provocó el corte de luz a 200.000 clientes, el 50% de la luminaria publica estaba destruida, la caída de antenas y cables dejaron sin servicio a celulares y teléfonos, cientos de árboles se precipitaron sobre autos, calles y casas, muchos anegamientos provocaron los 15 milímetros de lluvia en 10 minutos. Así como voladura de techos y caída de paredes, enormes vidrieras de edificios así como persianas y puertas en el mejor de los casos estaban perforadas, en otras habían desaparecido por completo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios