Ciudad

Debió pagar mil pesos tras masturbarse frente a dos vecinas

  • image1
    El caso recayó en la fiscal de Delitos Sexuales Carla Cerliani.

En su etimología, la palabra obsceno significa fuera de escena. De allí que el término se utiliza para describir situaciones que ofenden el pudor de las personas por su carácter vergonzante o inmoral. Cuando estos actos encajan en la figura penal de “exhibiciones obscenas” son reprimidos hasta con cuatro años de prisión, siempre que los afectados sean expuestos a mirar involuntariamente, lo que se agrava sin son menores de edad. No parece ser el caso de un empleado municipal que vive en Roldán, al que dos vecinas denunciaron por masturbarse frente a ellas. El caso pasó a Tribunales y el martes, el hombre de 39 años firmó una probation (suspensión de juicio a prueba) que establece una multa de mil pesos y una serie de restricciones. Su abogado aclaró que fue una confusión: “El hecho nunca existió. Él salió a orinar de noche al fondo de su casa, cerca del alambrado, y de lejos pensaron que hacía otra cosa”.

La probation fue alcanzada este martes en Tribunales ante el juez Alejandro Negroni tras un acuerdo entre las partes. El mismo establece que el hombre de 39 años debe abstenerse de consumir estupefacientes y bebidas alcohólicas e iniciar un tratamiento psicológico. También se le impuso una restricción de acercamiento no menor a 50 metros respecto de las denunciantes, que son madre e hija, con quienes no podrá establecer ningún contacto físico ni tecnológico (redes sociales, mensajes telefónicos) ni acercarse a los lugares que frecuentan. Además, el hombre se comprometió a pagarle mil pesos a las damnificadas en concepto de reparación de daños, y otro tanto en carácter de multa. El caso recayó en la fiscal de Delitos Sexuales Carla Cerliani.

Consultado sobre el hecho, el abogado defensor lo negó: “La denuncia era grave. Pero no se acreditó porque no existió”. Según el letrado, su cliente fue acusado por dos vecinas, madre e hija, de masturbarse delante de ellas, pero fue una confusión. “Estaba en los fondos de su casa, y parece que atrás hay otra vivienda de la que sólo las separa un alambrado. Salió de su casa a la noche a hacer pis al pasto, y alguien lo vio desde lejos y pensó que estaba masturbándose”, señaló.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente