Camioneros, nota3, Suplementos

Entrevista

Walter Cabrera: “La gente tiene respuestas en salud y en lo gremial, eso desespera a otros sectores”

Entre las responsabilidades que tiene la efectiva gestión de la obra social de camioneros, está ahora la de advertir sobre audios que llegan a los afiliados instándolos a cambiar de obra social, donde además se les solicita la clave fiscal, lo que supone complicaciones de todo tipo


Hace poco menos de un año que se inició una nueva gestión en la obra social de camioneros a nivel provincial, con el nombramiento de Juan Chulich como presidente. Uno de los principales artífices de este cambio que se viene dando en la institución es Walter Cabrera, secretario de Previsión y Obra Social y responsable de la operatoria en la sede central de Rosario. El estar día a día en las oficinas de la obra social, viendo pasar a cientos de trabajadores y sus familias, nos permite conocer los detalles de la gestión, incluso sobre temas muy delicados como el engaño a que se ven expuestos los afiliados. Lo conocemos mejor a través del siguiente diálogo.

—¿Qué balance podés hacer de lo que ha sido este año?

—Fue un año de mucho trabajo y mucho aprendizaje. Tanto los compañeros en funciones como yo somos camioneros y sabemos lo que tienen y lo que falta, porque lo hemos vivido y estamos trabajando para remediar lo que está mal. Por suerte hemos podido avanzar muchísimo, tanto en Rosario como en toda la provincia en donde se está haciendo un trabajo espectacular.

—¿Cuáles son las principales dificultades a las que se tienen que enfrentar?

—Son muchas las responsabilidades y permanentemente uno tiene que resolver situaciones de todo tipo. Hoy por hoy una de las más importantes tiene que ver con los audios que les llegan a los camioneros de gente que busca cambiarlos de obra social de una manera engañosa.

¿Podés aclarar cómo ocurre esto? Están llegando audios a los trabajadores que dicen ser de la obra social de camioneros para un supuesto reempadronamiento, pero no se está llamando a nadie desde esta institución

—Absolutamente a nadie. En primer lugar es falso que sea de la obra social de camioneros. En segundo, no estamos haciendo ningún reempadronamiento, los afiliados lo tienen que tener bien en claro. Luego, aclarar también que en los audios se solicita la clave fiscal (el audio que reciben los trabajadores piden el último recibo de sueldo y la clave fiscal, y aclara que la clave fiscal es para revalidar la identidad del afiliado y así poder hacer el cambio automáticamente sin que este tenga que trasladarse). La clave fiscal es personal. No se la pedimos nosotros y no se la tienen que dar a nadie porque las consecuencias son gravísimas, como las que estamos viendo.

—¿Qué es lo que ven repetidamente con esta situación? ¿Qué cambios se pueden hacer solicitando con artilugios fraudulentos la clave fiscal?

—Básicamente que los afiliados que estaban con nosotros y generan voluntaria o involuntariamente el cambio de obra social, automáticamente no los vamos a poder atender más en nuestras delegaciones. Nosotros tenemos contacto directo con los afiliados de la obra social y vemos el drama que genera. En el día a día se ve lo peligroso que es, porque no les importa ni se evalúa el caso de los camioneros que pueden tener patologías graves. Es increíble que se juegue con esto. Está la familia, los hijos. Y no es solo la atención, sino muchas otras cosas como los medicamentos, que muchas veces son de por vida y de pronto no los tienen más. Y hay otro tema muy grave. Si a un camionero le pasa algo fuera de la provincia de Santa Fe le dicen que va a estar cubierto y todos sabemos que no es así. Nuestra obra social es diferente, si le pasa algo en cualquier otra provincia sí vamos a responder porque nuestra obra social es nacional. Quiero aclarar que si es voluntad del trabajador lo vamos a respetar. Pero otra cosa es que te llamen, te digan algo para engañarte, te cambien y te enterás cuando vas a la obra social. Nos vienen a rogar cómo pueden hacer para volver con nosotros.  Es evidente que no les importa nada, que no tienen escrúpulos.

—¿Qué es lo que se está haciendo para revertir esta situación de engaños?

—Además de las campañas de comunicación para prevenir, intentamos acompañarlos. Es difícil dar una respuesta porque una vez hecho el cambio hay que estar un año en la otra obra social. Desde la parte de legales se viene haciendo un seguimiento con las denuncias que se fueron haciendo. Se están atendiendo permanentemente estas cuestiones. La superintendencia está respondiendo, a un ritmo más lento de lo que nos gustaría, pero viene trabajando y atendiendo nuestros reclamos.

—¿Qué tiene que hacer un camionero que se vio afectado y fue cambiado de obra social?

—Tiene dos opciones. Quedarse en el molde y aguantársela o tiene la potestad de ir y denunciar a la Superintendencia de Salud. Es importante remarcar que hoy con toda nuestra estructura gremial y nuestro conocimiento de los casos, el afiliado va a estar contenido. Pero la denuncia es lo principal, si no, no podemos hacer nada. Allí se va a evaluar la gravedad de cada caso y los tratamientos a los que los afiliados están sometidos. Quiero agregar que es complicada la situación porque se juega con la buena fe de los camioneros. Yo los entiendo a los compañeros, que por ahí están a full trabajando, los llaman y les dicen semejantes barbaridades de lo que tienen que hacer. Los agarran desprevenidos.

—¿Cuál es la respuesta de los afiliados y de la familia camionera de la gestión? ¿Cómo lo perciben?

—Hemos hecho cambios radicales. Los camioneros de a poco van viendo los cambios y cómo nos manejamos, con capacidad y gestión. La gente está encontrando respuestas tanto en la salud como en la parte gremial y esto desespera a otros sectores que no estaban acostumbrados a tener que responder a las necesidades de los trabajadores. Nosotros estamos muy satisfechos por el trabajo que venimos haciendo.

—Por último, te pedimos un mensaje que puedas volcar a los afiliados de nuestro sector y de la obra social

—Remarcar que nosotros no llamamos a los afiliados. Acá es al revés, cuando el afiliado llama nosotros damos las respuestas. El afiliado se tiene que comunicar con la sede ya sea por consultas, prestaciones, órdenes. No reempadronamos ni pedimos clave fiscal. Tenemos cinco líneas de teléfonos, más todas las delegaciones de la provincia y estamos nosotros para atenderlos personalmente.

 

Comentarios