Opinión Mundial

Opina. José Odisio

Volver al mundo real


La derrota ante Croacia pegó fuerte. Y hubo chispazos entre plantel y cuerpo técnico de la selección nacional que nadie se anima a negar. Y como pasa siempre, la información se distorsiona, surgen infinitas versiones, muchas de ellas tan inverosímiles como malintencionadas, y el clima interno y externo se torna insoportable.

Llegar así al partido decisivo con Nigeria no es bueno, pero es lo que hay. Los jugadores se mostraron incómodos con decisiones tácticas y de las otras de Sampaoli, y de alguna manera expusieron al DT públicamente. “El que proyecta cree que el que ejecuta falló y el que ejecuta cree que falló el que planificó”, deslizó Sampaoli, a quien se lo vio incómodo en la conferencia de prensa de ayer, sabiendo que no podía exponer todo lo que sentía, pero tampoco iba a quedarse callado.

Hay un mundo virtual, que menciona el entrenador, donde él no busca estar ni involucrarse, pero que no puede negar que existe. Y en esa realidad virtual, Sampaoli tiene poco crédito y escasa credibilidad.

También hay un mundo real, el que todos vemos, el que no necesita de terceros que nos cuenten. Ese que no se alimenta de rumores. Y en ese otro mundo, Sampaoli tampoco está tan bien parado. Sus decisiones no son lógicas, sus declaraciones no convencen, los resultados no lo acompañan, y los jugadores lo miran de reojo. Y eso es tan grave y preocupante como lo virtual.

Ganarle a Nigeria es posible. Incluso debería ser lógico. Pero el contexto previo lo pone como una misión compleja. El premio de avanzar a octavos cuando Argentina parecía fuera del Mundial, no deja de ser una motivación para Messi y compañía, que de acuerdo al mundo virtual son los que deciden quiénes juegan y cómo.

Y si Argentina gana, el festejo será real, aunque la selección seguirá transitando esos dos mundos paralelos y muchas veces similares.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.