Policiales

Audiencia imputativa en Tribunales

Una vieja disputa que 10 años después derivó en homicidio

Cristián Sebastián Montenegro fue en junio a un cumpleaños en zona sur. Por una antigua bronca se trenzó en una pelea con un tal Gringo y un disparo en la cabeza lo mató. Siete meses después detuvieron al sospechoso, Leonardo C.


Hace 10 años, un amigo de un tal Gringo tuvo un problema con Cristian Montenegro. Gringo y Cristian se habían cruzado en otras oportunidades. Nada pasó. En junio pasado coincidieron en un cumpleaños. Cristian le dijo que quería hablar. Salieron a la calle y Cristian le tiró una trompada que no le pegó. En ese momento se escuchó un disparo que impactó en la cabeza de Montenegro. Según Gringo, Leonardo Fabián C. había ido con él a la fiesta; no lo vio salir, pero luego del disparo Leo se guardó un arma en la cintura y le dijo “vamos”, aseguró. Se subieron al auto y Gringo se bajó a unas pocas cuadras. Antes le preguntó “¿qué hiciste?”, y Leonardo le respondió “ya está”, y puso música. Siete meses después Leonardo C. fue detenido. Este jueves lo imputaron por el homicidio de Montenegro. El juez Héctor Núñez Cartelle le dictó la prisión preventiva sin plazo.

Cristian Sebastián Montenegro tenía 31 años. Hacía 14 que estaba en pareja y tenía dos hijos. El 3 de junio de 2017 fue a un cumpleaños en Cachimayo al 700 (Buenos Aires al 6500) con un grupo de amigos. El cumpleañero era un muchacho que conocía de vista de barrio La Carne. Llegaron y algunos se dispersaron en la fiesta. Según Gringo, en un momento se cruzó con Montenegro, quien le dijo que quería hablar con él. Un testigo salía de la casa cuando se cruzó con Montengro, que dijo que le tenga la campera porque iba a pelear.

Ya en la vereda, a unos 20 o 30 metros de la casa del cumpleañero se generó la discusión. Cristian y Gringo se habían cruzado en otras oportunidades pero no habían surgido problemas. Esta vez, una vieja disputa con un amigo de Gringo salió a flote. Cristian le tiró una piña y no llegó a golpearlo. Entonces, desde la izquierda se escuchó un disparo que impactó sobre la oreja de Montenegro. Gringo escuchó la detonación y vio a Leonardo ponerse un arma en la cintura, aseguró. Leo le dijo “vamos”, y caminaron hacia el auto. Se subieron e hicieron algunas cuadras. “¿Qué hiciste?”, le dijo y le respondió “ya está”.

Gringo habló por celular con una amiga que estaba en la fiesta. Se bajó a las cuadras y la chica lo fue a buscar. Cuando llegó, el muchacho estaba pálido, en shock, dijo la testigo. El resto de los testimonios coinciden en que Cristian y Gringo peleaban y el disparo vino de costado. Muchos describieron al agresor y contaron que el tirador se fue con el que estaba peleando con la víctima. Se subieron a un auto blanco. Montenegro quedó tendido en el piso y fue trasladado al Hospital Roque Sáenz Peña; entró a las 4.15 y falleció media hora después.

La pesquisa llegó a Leonardo C. El muchacho tenía un trabajo en blanco y el 5 de junio pidió licencia sin goce de sueldo y nunca más volvió. A siete meses del crimen el área de Capturas de la Policía de Investigaciones lo detuvo este miércoles pasado el mediodía en Ovidio Lagos al 7400. Iba en un Fiat Punto color blanco que tenía pedido de captura, indicó el Ministerio de Seguridad.

Este jueves, el fiscal Rafael Coria, en remplazo de su par Luis Schiappa Pietra, lo imputó de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación de arma de uso civil. Leonardo C. prefirió abstenerse de declarar y la defensa, a cargo de Patricia Guzmán y Hernán Baumann, prefirió profundizar en el legajo, por lo que no se opusieron al pedido de medida cautelar de Fiscalía. El juez Núñez Cartelle dictó la prisión preventiva contra el sospechoso por el plazo de ley.

Si te gustó esta nota, compartila