Edición Impresa, Policiales

Una celebración controlada

La previa de 2017 en Rosario: una verdadera noche de paz

La previa del 2017 empezó más tranquila que en otros años, aunque se registraron 12 heridos de bala y otros 6 de arma blanca, un 30 por ciento menos que en 2015. También hubo menos heridos con pirotecnia, según datos municipales y provinciales.


La Municipalidad de Rosario y el gobierno provincial trazaron un balance positivo de la celebración de Año Nuevo ya que se registraron menos situaciones de violencia que otros años. No hubo homicidios y contabilizaron un 30 por ciento menos de las personas heridas por uso de armas de fuego y armas blancas. También se mantiene el descenso de heridos por pirotecnia. Además, unos 25 vehículos fueron remitidos al corralón por alcoholemia positiva.

El secretario de Salud Pública, Leonardo Caruana, confirmó que no hubo víctimas fatales y que se registró un descenso del 30 por ciento en relación con las víctimas por manipulación de armas con respecto al año pasado. Según precisó, en 2015 se contabilizaron 16 casos de heridos por arma de fuego y este año sólo 12, mientras que el año pasado hubo 10 heridos por arma blanca y este año se atendieron 6 casos. “No debería haber ningún caso de violencia pero debemos admitir una baja de los mismos y este año destacar la ausencia de casos fatales. Notamos una buena evolución”, manifestó el funcionario.

Cabe destacar que se mantuvo, como en Nochebuena, la baja en relación con los heridos por utilización de pirotecnia. Caruana informó sobre un total de 6 consultas ambulatorias. Se trató de lesiones leves que fueron atendidas y resueltas en los centros médicos de atención y los pacientes pudieron regresar a sus hogares en buen estado.

En colaboración con el Ministerio de Seguridad de la provincia de Santa Fe, la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana desarrolló múltiples operativos preventivos en distintos puntos de la ciudad, en los que se controló el estado de los conductores y la documentación. Se intervino en distintas intersecciones a fin de disuadir concentraciones que pudieran generar molestias a los vecinos y el consumo de alcohol en la vía pública.

El secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Gustavo Zignago, brindó precisiones sobre las actuaciones desarrolladas este 31 de enero y víspera de 2017. “Fue una noche de gran movimiento”, indicó y aseguró que “no hubo grandes incidentes”.  Personal de las áreas de control junto a agentes policiales se desplegaron en múltiples puntos de Rosario y concretaron 272 procedimientos vehiculares para controlar las condiciones de conducción y la documentación reglamentaria. En este sentido, se procedió a la remisión de 35 vehículos, 25 de ellos son casos de alcoholemia positiva, siendo de 2,38 el nivel de concentración de alcohol en sangre más elevado que se haya registrado en la jornada. Los diez restantes son vehículos remitidos por irregularidades en los documentos y los elementos de seguridad obligatorios para circular.

Además de las acciones en el tránsito, se concretaron intervenciones en el espacio público a fin de promover la convivencia a través del respeto de las normas. Zignago sostuvo que se recibieron 9 denuncias por ruidos molestos que fueron atendidas. Además, se ejerció una sostenida presencia pública, abordando diversos puntos en los que estaban previstos desarrollarse fiestas o encuentros callejeros.

De acuerdo con datos oficiales expuestos, se ejecutaron tareas preventivas en la zona de la Estación Fluvial, donde había una gran concurrencia de ciudadanos. Se señalizó el predio con conos para evitar el estacionamiento vehicular en zonas peatonales y espacios verdes y se disuadió a un grupo de cuidacoches en evidente estado de embriaguez.

Otro punto fue Moreno y Presidente Illia, donde pasada la una de la mañana se hizo presente personal de la Secretaría junto a efectivos de la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe para desalentar el armado de una fiesta callejera. Sin embargo, a las 4.30 en Presidente Illia y Presidente Roca, a unas cuadras del lugar inicial, se congregaron unas 300 personas en torno de un recital musical, gracias al uso de un generador eléctrico que logra un sonido con escaso poder de amplificación. Se mantuvo la presencia en el lugar, ejerciendo controles sobre el consumo de bebidas alcohólicas y se labró el acta pertinente que será elevada a la Justicia de Faltas. Al poco tiempo, la convocatoria se disolvió.

En José Ingenieros y Cordiviola, se desarrolló una concentración nocturna que tomó a su cargo la Policía para prevenir desmanes. Los agentes de control municipales trabajaron en las inmediaciones y secuestraron bebidas alcohólicas.

En la intersección de San Luis y cortada Moss,  se identificó a dos mujeres que dijeron haber organizado un evento para sus hijos. En el lugar había unas 200 personas. Se labró un acta que también será elevada para su juzgamiento. La presencia del personal municipal impidió que se llevara a cabo el corte de calle San Luis que era el objetivo de quienes estaban allí reunidos.

En tanto, también se procedió en Carrasco y Díaz Vélez, pasaje Noruega e Iriondo, Av. Avellaneda y Tuella, Lavalle y San Luis, 9 de Julio e Iriondo y Tuella y Reconquista donde, a pesar de haber convocatoria en las redes sociales, no tuvo lugar ningún encuentro gracias a la presencia preventiva.

Los recorridos para mantener la fiesta en paz

Distintos operativos de control se realizaron en la noche de Año Nuevo que significó la presencia del personal policial desplegado en el territorio de la ciudad de Rosario. El secretario de Seguridad Pública, comandante Omar Pereira, supervisó los operativos pasada la medianoche de este 31.

Con cerca de 200 móviles recorriendo la ciudad y en corredores seguros, efectivos de la Unidad Regional II con la colaboración de personal de Policía de Acción Táctica, Policía Comunitaria, personal de la Dirección de Prevención y Control de Adicciones, Policía de Investigaciones y Agencia de Trata de Personas, dispusieron controles en zonas de mayor concurrencia de gente por los festejos. Los controles dispuestos especialmente para estas fiestas consistieron en el chequeo de personas y de vehículos que transitaban por la Florida, zona del Parque España, la Estación Fluvial, Avenida Pellegrini, calle San Luis y Lavalle, barrio Echesortu, Pichincha, entre otros sectores.

Así, se identificaron cerca de 1.500 personas; unas 20 fueron trasladadas a dependencias policiales de las cuales se logró recapturar a nueve que presentaban pedido de captura por distintas causas. Uno de ellos por violar la salida transitoria de Coronda. También, se identificaron vehículos, autos, motos particulares, taxis y colectivos que funcionaron en la noche festiva.

Durante la madrugada de ayer, el secretario Omar Pereira, se acercó a la central operativa del 911 para supervisar los móviles en su despliegue y los distintos recorridos que hicieron los efectivos policiales dispuestos en la ciudad. Luego, acompañado de jefes de la plana de la Unidad Regional recorrieron algunos puntos de control.

“Hay más móviles en calle y más personal. Seguimos mejorando el trabajo como lo hicimos desde el inicio de la gestión. Se trabajó para ordenar el trabajo de los móviles y tener más presencia de policía en calle para prevenir el delito y las ocasiones de conflicto”, indicó el ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro.

Asimismo, fuentes de la cartera provincial aseguraron que “se registraron pocos hechos de inseguridad y algunos hechos de violencia. Cuatros heridos por bala perdida y otros 3 productos de conflictos anteriores. La mayoría de ellos con heridas que no revisten gravedad.

Sin embargo, reconocieron la necesidad de seguir trabajando en este sentido, controlando y ajustando permanentemente para lograr seguir mejorando, sin descuidar lo hecho hasta ahora y lograr una mejor sociedad”.

Comentarios