Política

Paridad

Una ley para feminizar la política

La ley de Paridad para los cargos electivos tiene media sanción en Diputados desde el 24 de mayo pero está cajoneada en Senadores. Hoy la participación de la mujer es muy baja: apenas un 27,6% en la gestión ejecutiva provincial y un 9,3% de los gobiernos municipales y comunales


La participación femenina en cargos de gestión en la provincia de Santa Fe es bajísima. Si bien las mujeres son más de la mitad de la población, ocupan apenas el 27,6% de los cargos de decisión (140 sobre 506), desde la gobernación a las coordinaciones de los nodos, incluyendo ministerios, secretarías, direcciones y organismos autárquicos.

En el Poder Legislativo provincial las cifras también son bajas. En la Cámara de Diputados hay solo 18 mujeres, sobre un total de 50 bancas (36%). En el Senado provincial, de las 19 bancas, apenas una es ocupada por una mujer: Cristina Berra, quien representa al departamento San Martín.

Los datos, actualizados a diciembre de 2017, surgen de un relevamiento de la subsecretaría de Políticas de Género de la provincia de Santa Fe y sirven para apoyar el reclamo del colectivo de mujeres que milita por la sanción de la ley provincial de paridad, en línea con la legislación nacional aprobada a fines del año pasado.

Desde Mujeres por la Paridad indicaron que “la participación igualitaria fortalece y amplía derechos, representación y democracia; un nuevo paradigma de representación ciudadana es nuestro compromiso y por ello nos comprometemos a trabajar por la concreción de una democracia paritaria y feminista. Vamos a feminizar la política para transformarla. Sin mujeres no hay democracia”.

Ley cajoneada en el Senado

El proyecto de paridad de género establece la conformación igualitaria entre mujeres y varones de las listas de diputados y senadores provinciales, concejales, comisiones comunales, convencionales constituyentes y autoridades de los partidos políticos.

También establece la paridad para los organismos descentralizados, las empresas y sociedades del Estado provincial, las sociedades anónimas con participación estatal mayoritaria y las sociedades de economía mixta.

Además, el proyecto determina que durante el proceso de selección de jueces, fiscales, defensores y funcionarios judiciales que requieran acuerdo legislativo, el gobernador deberá considerar de manera equitativa la postulación de varones y mujeres para la cobertura de cargos vacantes.

Fue votado por unanimidad en la Cámara de Diputados el pasado 24 de mayo. Desde entonces, está cajoneado en el Senado donde fue girado a cinco comisiones, pero aún no tiene dictamen. Para complejizar más el asunto, los senadores del bloque mayoritario del PJ ingresaron en marzo una iniciativa similar que agrega el criterio igualitario para los colegios y las asociaciones de profesionales. Ese proyecto tampoco fue tratado por la Cámara alta.

El colectivo de mujeres viene realizando acciones en toda la provincia para exigirles a los senadores la sanción de la ley. El período ordinario de sesiones cierra el 30 de noviembre y si el proyecto no se vota antes pierde estado parlamentario. Además, si no se sanciona la ley durante noviembre, la convocatoria para las elecciones provinciales de 2019 se hará en diciembre con la ley vigente, que establece un cupo femenino del 30%, y no con la ley de paridad.

 

Baja participación

Según datos del gobierno santafesino correspondientes a 2017, de los 3.481.514 habitantes de la provincia 1.786.270 son mujeres (51,3%) y 1.695.244 varones (48,7%). Idéntica relación se observa en el padrón electoral de la provincia (sin menores de edad): sobre un total de 2.631.200 electores, 1.356.908 son mujeres (51,57%) y 1.274.292 son hombres (48,43%).

No obstante esa leve supremacía numérica, el informe de la subsecretaría de Políticas de Género de la provincia indica que la participación política de las mujeres es menor. De 506 cargos de decisión en el Poder Ejecutivo, 140 son ocupados por mujeres. En el gabinete del gobierno provincial la relación mejora, pero sigue siendo desigual: las mujeres representan el 35,7% del total de funcionarios.

Los ministerios con más del 30% de participación femenina son Desarrollo Social, Salud, Cultura y Educación, espacios que se consideran mayoritariamente “femeninos” en términos estereotipados.

En el Poder Judicial de la provincia hay mayor presencia femenina. De 507 cargos de decisión, 211 son ocupados por mujeres (el 41,6%). Sin embargo, allí también se observa el fenómeno conocido como “techo de cristal”. Del total de cargos de jueces, el 36,9% son ocupados por mujeres. Y la Corte Suprema, que tiene seis integrantes, solo una es mujer: María Angélica Gastaldi.

 

Más desigualdad en municipios

La situación más desigual para las mujeres se da en el ámbito de los municipios y comunas. En la provincia hay 34 intendentas y presidentas comunales en las 363 localidades, es decir que el indicador de participación femenina apenas llega al 9,3%. Son siete intendentas (13,2%) sobre un total de 53 ciudades y 27 presidentas comunales (6,7%) en 310 comunas.

La participación femenina aumenta un poco en los concejos municipales. En Rosario hay 11 concejalas sobre un total de 28 cargos (39,3%), en Santa Fe son cinco concejalas sobre 17 cargos (29,4%), en Santo Tomé cuatro sobre nueve (44,4%), en Rafaela cuatro sobre 10 cargos (40%) y en Venado Tuerto tres sobre 10 cargos (30%).

La única ciudad que puede mostrar un reparto igualitario en los cargos del Concejo Municipal es Villa Gobernador Gálvez: allí hay cinco concejalas sobre un total de 10 bancas.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios