El Hincha

Uno x uno leproso

Una defensa atenta, algunas pinceladas de Esteban Fernández y la efectividad de Ramírez

La Lepra no lució en Junín, pero sostuvo el triunfo en un buen trabajo de Macagno, Velázquez y Martino, los intentos de jugar del mediocampista surgido en River que intentó reemplazar a Banega y la seguridad a la hora de patear el penal del Colo


Macagno 6. Tuvo una buena atajada ante un remate de Arismendi y tocó la pelota en un disparo de Quiroga que dio en el palo. En el final descolgó un centro que era una bomba de tiempo. Trasmitió seguridad.

Méndez 5. No tan desequilibrante como otras veces, le costó pasar en ofensiva con la potencia que lo caracteriza. Defensivamente correcto.

Velázquez 6. Sacó mucho de arriba y esta vez estuvo más seguro en la salida con los pies. Sobre el final se plantó para bancar los innumerables centros que envió Sarmiento para intentar empatar.

Vangioni 5. Alguna duda inicial en la marca que fue corrigiendo con el correr del partido. No arriesgó demás y sacó más de lo que perdió. Su déficit fue el juego aéreo.

Martino 6. Siempre activo en ataque, pasó mucho e intentó siempre ser el arma ofensiva para abrir al rival. Y además respondió en defensa, muy atento a los cruces y con un cierre providencial cuando Newell’s sostenía el 1-0.

J. Fernández 4. Muchos problemas con la pelota en los pies. Si bien quitó varias pelotas, cada vez que intervino en el circuito de juego fue para frenar intentos de avance. El doble cinco fue mucho para este partido.

Fernández Cedrés 4. Monopolizó la pelota, con más imprecisiones que aciertos. Como buen volante uruguayo juega siempre al límite y eso lo llevó a una discutida expulsión que primera era roja directa (error de Espinoza) y al final fue doble amarilla.

E. Fernández 5,5. Su mérito fue intentar jugar siempre, a veces lo hizo con acierto, otras demoró demasiado soltar la pelota. Cumplió, aunque esta vez le faltó presencia en el área.

Jaime 5. La buena es que cuando tiene la pelota busca el área rival. Se perdió un gol al rematar desviado y apurado frente al arco y luego casi anota con un disparo desde afuera que rozó el palo. Le faltó atreverse más en el mano a mano con defensores más lentos.

Ramírez 5. No le llegó la pelota. Metido entre dos zagueros altos, no tuvo ninguna chanche clara. Pero llegó el penal y pidió la pelota como buen goleador para definir el partido y sumar su octavo grito con la rojinegra.