Ciudad, Coronavirus

Segunda ola

Una beba de ocho meses, internada grave luego de que le dieran de tomar dióxido de cloro

Según el relato de su madre, contagiada con covid, por error dejó que su hija ingiriera "dos o tres tragos" del líquido que tenía en una botella y que usó para preparar la mamadera. Tras ser atendida en el Eva Perón de Baigorria fue derivada al Hospital de Niños Zona Norte


Una beba de ocho meses a la que su madre dijo haberle dado de tomar dióxido de cloro por un error permanecía en “grave estado” pero estable y con asistencia mecánica respiratoria, informaron este miércoles fuentes sanitarias de Rosario.

La niña fue atendida el domingo pasado en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria tras ingerir dióxido de cloro, en un aparente error de la madre.

Por la gravedad del cuadro fue trasladada al Hospital de Niños Zona Norte de Rosario, donde permanecía internada grave.

“Sigue grave, pero estable por el momento, con un cuadro complejo y asistencia mecánica respiratoria en sala de cuidados críticos”, dijo la directora del centro de salud, Mónica Jurado, al brindar el parte médico.

Agregó que la beba “tiene lesiones directas por la ingesta en tubo digestivo alto, a nivel de esófago y estómago”.

Además, Jurado describió: “También presenta lesiones en pulmón, que denominamos neumonitis químicas por los gases del producto”.

Según relató la madre a los médicos del hospital, el domingo por la noche fue a prepararle una mamadera a su hija pero al haber perdido el olfato por un cuadro de covid-19 por error utilizó dióxido de cloro que tenía en una botella.

De acuerdo con las autoridades sanitarias, la mujer dijo que el químico estaba en su casa porque lo había llevado su madre para limpiar cañerías.

Tras ingerir “dos o tres sorbos”, la beba comenzó con vómitos y dificultades para respirar, explicaron voceros sanitarios.

Finalmente fue atendida en primer término en el Eva Perón y luego derivada por la gravedad del cuadro que sufre.

“Hay que tener mucho cuidado, sobre todo si hay niños o bebés en la casa”, dijo Jurado sobre el dióxido de cloro, que sin ninguna comprobación científica se utiliza como presunta medicina para algunas enfermedades.

“Según la versión de la madre, se trataba de un liquido para limpiar sarro que la abuela había dejado en un botellita de agua mineral”, agregó la directora del hospital.

Comentarios