Policiales

ZONA NOROESTE

Un pibe muerto y un triple crimen que diezmó a su familia

Mataron a Facundo Jesús Hernández, hijo de Claudio, quien sobrevivió al ataque a balazos en el que murieron tres personas en mayo de 2013.


Facundo Jesús Hernández tenía 19 años. El sábado a la tarde a pocas cuadras de su casa, manejaba su moto Honda Falcon cuando otro motociclista se le puso a la par e impactó 14 veces sobre su cuerpo. El joven murió en el Heca y nada se sabía sobre sus asesinos, aunque todo hace suponer que se trató de una venganza.

Facundo pertenece a una familia marcada por la tragedia. Tenía sólo 14 años cuando más de treinta plomos hicieron blanco sobre su familia. Fue el 28 de mayo de 2013, dos días después que Claudio “Pájaro” Cantero, el líder de Los Monos, fuera asesinado en la puerta del boliche Infinity Night de Villa Gobernador Gálvez.

Eran las las 17.20 de ese 28 de mayo cuando la camioneta Nissan color negra, patente GMD658, circulaba de oeste a este por calle Acevedo. Al llegar a la esquina de avenida Francia, el rodado frenó por el semáforo en rojo. Instantes después aparecieron una o dos motos cuyos ocupantes directamente abrieron fuego. Los proyectiles impactaron en los vidrios delantero y trasero de la camioneta y también del lado del conductor y en el capot.

Marcelo Alomar, de 36 años, iba manejando la camioneta y murió prácticamente en el acto, luego de recibir al menos un impacto en el pecho; su acompañante, Nahuel César (hermanastro de Facundo), resultó gravemente herido y falleció minutos después, antes de que llegara la asistencia médica.

En tanto, otros dos pasajeros de la camioneta resultaron heridos: Norma, de 49 años, madre de Nahuel, recibió un plomo en el hombro izquierdo, a la altura de la clavícula y fue internada en el Hospital de Emergencias, con pronóstico reservado. Murió tras 6 de agonía. El otro herido fue Claudio Hernández, que entonces tenía 50 años. Era la pareja de Norma y el padre de Facundo, el chico asesinado el sábado. Recibió una herida en la nuca, con orificio de entrada, sin salida y logró zafar. En el auto también iban dos niños de 7 y 8 años, que resultaron ilesos.

La razón del ajuste de cuentas que terminó con tres muertos es para los investigadores un vuelto por la muerte del Pájaro. Milton César, que era familiar de las personas que iban en esa camioneta, había sido señalado como uno de los que dispararon contra el Pájaro, aunque con el tiempo se verificó que se trató de un error y que probablemente se habían confundido de Milton. De todos modos el joven, es decir Milton César, quedó preso varios años después, acusado de amenazas en un caso en el que había denuncias cruzadas.

El triple crimen de Acevedo y Francia va a comenzar a debatirse en el mes de febrero en el marco del juicio contra la banda de Los Monos que se lleva adelante en los Tribunales provinciales.

Con respecto al joven asesinado el sábado, ya había sido baleado en enero de 2016, en el mismo barrio donde fue masacrada parte de su familia y donde él también perdió la vida. Si bien en un primer momento el hecho fue vendido como un robo, ya que los asesinos se llevaron la moto Honda Falcon y dejaron la Susuki negra en la que lo emboscaron y mataron, los investigadores sostienen que fue una venganza. El caso quedó a cargo del fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos, Ademar Bianchini, quien ordenó medidas al personal de la División Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) para intentar dar con los responsables.

Triple crimen

En febrero del año pasado, la actual diputada y entonces jueza Alejandra Rodenas procesó a Ramón Ezequiel Machuca, alias Monchi Cantero, como autor intelectual de los homicidios de Marcelo Alomar, Nahuel y Norma César. El hecho ocurrió dos días después del crimen de Claudio “Pájaro” Cantero y, según la investigación, en el marco de una saga de venganza por la muerte del jefe del clan. Por su parte, su ladero Mariano Salomón fue procesado por encubrimiento agravado en el triple crimen que tuvo lugar en la zona oeste. Finalmente Monchi logró un sobreseimiento como autor intelectual del asesinato de Diego “Tarta” Demarre, entonces dueño del boliche Infinity Night en cuya puerta Pájaro Cantero recibió 5 balazos. Su muerte fue parte de los hechos de ese fin de mayo de 2013 donde su hermano Guille Cantero se encuentra procesado como autor material junto a otros miembros de la banda. Todos ellos serán juzgados en febrero.

La investigación por el crimen de Martín “Fantasma” Paz, cuñado de Claudio “Pájaro” Cantero, ocurrido en septiembre de 2012, derivó en una investigación penal que durmió algunos meses en manos del entonces juez de Instrucción Juan Carlos Vienna. Allí, el padre de Paz sindicó al clan Cantero. A partir de la agenda del celular de su hijo se obtuvieron números de celulares y se ordenaron intervenciones telefónicas. El 26 de mayo de 2013, el Pájaro Cantero fue asesinado mientras orinaba a metros del boliche Infinity Night en el límite entre Rosario y Villa Gobernador Gálvez.

Según la pesquisa, el Pájaro era el mandamás de la banda Los Monos, que comandaba junto a sus hermanos, dedicada a cometer diversos delitos cuyo fin era la comercialización de drogas. De la investigación principal surgió un enfrentamiento de la banda de Los Monos con Luis “Pollo” Bassi. El 15 de mayo de 2013, Monchi mandó a cerrar un búnker de drogas que terminó tiroteado. En esa balacera, la adolescente Lourdes Canteros perdió la vida, un familiar sostuvo que el hermano de la víctima vendía para el padrastro de Milton César.

Muerte e ira

El 26 de mayo de 2013 el Pájaro fue asesinado. Esa muerte desató la ira del grupo que salió a sangre y fuego a vengar el crimen, según la investigación. Las comunicaciones entre Monchi y su hermanastro Guille Cantero fueron incesantes; no sólo entre ellos sino también con su padre y miembros del grupo, incluso con policías aliados que le brindaban datos de la situación e información sobre los posibles autores, explica la resolución de Rodenas. Al día siguiente, Diego Demarre fue asesinado tras ir a Tribunales a intentar desvincularse. Al volver a su casa, un automóvil se le puso a la par. Cuando intentó doblar en U, en Maipú y Seguí, le efectuaron reiterados disparos que lo llevaron a la muerte. Según la investigación Demarre estuvo esa noche en el boliche, aunque no iba desde 2012 ya que otra persona lo explotaba. Un testigo le escuchó decir a la viuda que su pareja estaba amenazada y se habrían vengado por ser el dueño del boliche.

Monchi generó diversas comunicaciones para conocer el estado de salud de Demarre, aunque según la investigación su hermano fue el autor material, mientras que Andrés “Gitano” Fernández prestó una colaboración necesaria. A su vez, fueron procesados Leandro Vilches y Jorge Chamorro como partícipes secundarios. Monchi fue imputado de instigar el crimen, aunque el grado de jerarquía que tenían Monchi y Guille hablaba de una coordinación entre ellos, por lo que fue sobreseído por ese achaque penal.

Si te gustó esta nota, compartila