Ciudad, Edición Impresa

Se perdió 80% de lo plantado

Un locro solidario le hace frente al agua

Hoy a las 13 harán un almuerzo en el Parque Huerta Molino Blanco para recuperarse de las pérdidas por las lluvias y la inundación.


“Perdimos el 80 por ciento de lo que estaba plantado”, lamentaba Ida Pintos, titular de la Red de Huerteras y Huerteros de Rosario. Así resumió el efecto de un mes casi entero de lluvias, abril, que cerró una caída de agua que ya en los meses anteriores venía siendo imparable y persistente. Como lo hizo en buena parte del territorio santafesino, también hizo estragos en el Parque Huerta Molino Blanco, cuyos miembros harán hoy un “locro solidario” para hacer frente al infortunio. La cita es a las 13 en Ayacucho y Guillermo Tell y se pide a los comensales llevar vajilla completa. Lo recaudado  será destinado a recomponer la situación de los emprendedores luego de las intensas lluvias que afectaron su fuente laboral en los últimos meses. Y lo sigue haciendo: la primera convocatoria se postergó también por agua, y si hoy llueve todo pasa al sábado que viene.

El menú incluye locro, pan casero, variedades de ensaladas y aguas saborizadas caseras. El costo es de 120 pesos y habrá un buffet donde se comercializarán diferentes bebidas y verduras, y también habrá feria de panes caseros, cremas para distintos usos, y dulces y mermeladas caseras. Y también venta de plantas aromáticas y plantas medicinales que huerteras y huerteros lograron mantener a salvo del agua.

“Se nos murieron muchos plantines, verduras como rúcula, radicheta, rabanito que no estaban para cosechar. Perdimos mucho, incluso muchas plantas madres que usamos para semillar o para sacar esquejes”, describió Pintos la pésima campaña que tuvieron este verano y parte del otoño, cuando para muchas llega el tiempo de cosecha.

Para paliar la situación, la titular de la Red relató –y agradeció– que la Municipalidad los proveyó con un cargamento –entre 20 mil y 30 mil– de plantines, y también con semillas y herramientas de trabajo. Y la provincia, en tanto, les asignó un crédito verde a bajas tasas y plazo extendido, parte de un fondo rotatorio. “Pero la Nación, nada. Nada de nada”, agregó.

De igual modo, la ayuda todavía no alcanza para reponer las pérdidas en las 4 hectáreas donde hace una década y media había un basural, y que en medio de la crisis y con técnicos del Programa de Agricultura Urbana y decenas de familias que tenían conocimientos y fueron adquiriendo nuevos transformaron en uno de los parques huerta modelos de cultivos agroecológicos, donde además de las usuales se producen variedades que perdieron lugar o no existen en el mercado como la acelga morada y el tomate de árbol.

Comentarios