Últimas

U2 enloqueció a 58.000 almas y dedicó canción a Cerati

El debut del 360º Tour en el Estadio Unico de La Plata volvió a poner en escena el carisma de Bono y la admiración de los argentinos. El líder de U2 nombró a Téves y a Zanetti, y dedicaron "Moment of surrender" a Cerati.

"Even better than the real thing" fue el tema del arranque de U2 en La Plata

La banda irlandesa U2 brindó anoche su primer gran show en el marco de la gira “360 Tour”, ante unas 58 mil personas que deliraron con su música en el estadio Único de La Plata, donde Bono volvió a poner en escena su gran carisma de figura internacional.

“Son lo más”, fue el saludo final que Bono le dedicó al público argentino, luego de cerrar el show con el tema “Moment of surrender” que le dedicó a Gustavo Cerati.

“Mandenle todo su amor a Gustavo Cerati, él nos escuchará esta noche”, le dijo Bono a los presentes, en un mensaje lleno de emoción para con el ex líder de Soda Stereo quien desde mayo pasado permanece internado a raíz de un ACV y está en coma.

Antes de eso, U2 hizo vibrar al público con temas como “With or wihout you” y mostró que la vigencia no pierde estilo y el mensaje de paz se mantiene tan vivo como al principio.

El show comenzó a las 21.42 con el tema “Ever Better Than de Real Sings” y siguió con “I will follow you”.

A las 21.42 y caminando desde una de las entradas del estadio, U2 comenzó a hacer vibrar a un público lo aguardaba con impaciencia y quería ver la potencia de “La Garra” en todo su esplendor.

Así fue que la guitarra de The Edge marcó el ritmo en “Ever better than the real thing” y todo se convirtió.

"Buenas Noches Buenos Aires", saludó Bono equivocando la ciudad.

“Bienvenidos. Buenos Aires”, como si no se hubiera dado cuenta que estaba en La Plata, Bono citó a la capital del país y no de la provincia.

“Son lo más”, le dijo en un perfecto castellano Bono a los 58.000 espectadores, que luego escucharon como presentó a cada uno de sus compañeros.

Al baterista Larry Mullen Jr en primer término, luego al bajista Adam Clayton, posteriormente al guitarrista The Edge, al que calificó que es “como Dios, porque está en todos lados. Sería nuestro ‘Pupi” Zanetti”.

Cuando llegó el momento de presentarse a sí mismo afirmó que de ser alguien sería “Carlitos Apache Bono”, desatando una ovación en todo el estadio.

El líder de la banda irlandesa lució una campera negra, los infaltables anteojos y esa figura entre juvenil y veterana que lo hace cautivador para la platea femenina, mientras que The Edge lució algo parco, tal su característica, pero habló con su guitarra de una manera implacable.

El escenario estuvo montado casi en la mitad del estadio Unico de La Plata, con una pantalla circular impresionante, que permitía ver todo lo que sucedía desde las cuatro cabeceras.

La banda se colocó en el centro, debajo de “La Garra”, y desde ahí dominó Bono todo a gusto, como al público y a sus propios compañeros.

Los primeros acordes de “Still Haven’t Found” fueron coreados por todo el público, mientras que los U2 escucharon y compartieron ese momento de “intimidad”.

Cuando llegó el momento de “Beautiful Day”, décimo tema de la noche, el público se levantó de sus butacas y comenzó a bailar de una manera impresionante, mientras que para el undécimo tema, “In a Little While” Bono hizo subir a una chica al escenario, que fue envidiada `por el resto, sobre todo porque terminó en uno de los puentes con el cantante arrodillado a sus pies y besándole las manos.

En “Miss Sarajevo” Bono sacó toda la voz que tenía, pero no la de un cantante de rock solamente, sino la de un tenor, cual Pavarotti -en la versión original la grabó con el fallecido italiano- y recibió una vez más la rendición de todos los presentes.

Para cuando llegó “City of blinding lights” la sorpresa fue aún mayor, porque la tremenda pantalla que estaba “dormida” se despertó y se abrió como un abanico hacia delante para un juego de colores e imágenes cautivantes, mientras Bono se paseó por todo el corredor externo, haciendo delirar a los fanáticos.

Abrazados, exhaustos, pero felices como cuatro amigos que terminaron de hacer una “travesura” los U2 se fueron del estadio platense dejando detrás de sí una ovación y las ganas de volver a verlos.

Antes del recital, que fue seguido en persona por varias celebridades como el goleador de Boca Martín Palermo, Bono se hizo tiempo para visitar al gobernador Daniel Scioli.

“Recibí con gran satisfacción los elogios que Bono le hizo al Estadio y mucho más aún por las buenas perspectivas que ve para el futuro”, relató Scioli.

Comentarios