Ciudad, Edición Impresa

Negativo color

Triángulo Color: pide quiebra, pero no paga sueldos

Los empleados buscaban la cogestión, pero la empresa minó el camino.


A dos semanas del cierre de sus tres locales, la empresa de fotografía Triángulo Color envió  telegramas de despido a sus 30 empleados y presentó la quiebra en el Ministerio de Trabajo de la provincia. La noticia significó un nuevo revés para sus trabajadores, que la semana pasada habían presentado en la cartera laboral una propuesta de cogestión, con acompañamiento de la Asociación de Empleados de Comercio. El pedido de quiebra, argumentaron los abogados de la compañía, se sostiene en la necesidad de vender el establecimiento de Corrientes al 1900 para pagar las indemnizaciones. Pero, para los ahora 30 desocupados, no hay garantías de que así sea. “Con la venta del inmueble no se pagan ni la mitad de las indemnizaciones, y eso sin tener en cuenta los embargos de la Afip que pesan sobre la empresa”, dijo a El Ciudadano el delegado gremial Darío Soldani. La posibilidad de formar una cooperativa aparece como una alternativa, “aunque aún es muy prematuro”, agregó.

Este martes se llevó adelante una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo entre los empleados y los empleadores de Triángulo Color. Poco antes, los 30 trabajadores habían recibido los telegramas, acto que echaba por tierra la propuesta de una cogestión entre propietarios y trabajadores. “No dieron respuestas y menos esperanzas. Ahora lo que queda es iniciar el juicio”, lamentó Soldani.

El planteo de los empresarios fue que ni bien vendan el local de Corrientes al 1900, pagarán las indemnizaciones. Sin embargo, los despedidos se mostraron desconfiados: “Cuando empiecen a llegar los otros embargos no va a alcanzar. No creemos que la venta de un local lo pueda resolver. La venta no cubre ni la mitad de las indemnizaciones. Es muy triste porque nos largaron como perros”.

Ahora, la cabeza de los 30 trabajadores está en las acciones legales y, si bien no se descarta el camino de la autogestión como una alternativa laboral, por el momento pensar en una cooperativa “es prematuro”.

“Tenemos que charlarlo en frío. La idea de una empresa recuperada puede funcionar porque tenemos el apoyo del Sindicato y hay muchas líneas de crédito. Además de que arrancaríamos desde cero, sin deudas. Pero es algo a conversar aún entre los compañeros. Mi objetivo como delegado es que los 30 tengamos salida laboral”, sostuvo Soldani.

Hace dos semanas, el pasado 23 de noviembre, los empleados de Triángulo Color se enteraron del cierre de las tres sucursales sin aviso previo, cuando llegaron a trabajar y estaban las cerraduras cambiadas. La noticia les llegó a través de  Whatsapp.

La casa de fotografías había abierto sus puertas 37 años, antes.  Al local de calle Corrientes se le sumaron después sucursales en el Paseo del Siglo y el shopping Portal Rosario. La compañía a cargo de los hermanos Pablo y Nadia Iphais tenía 30 trabajadores, algunos de ellos desde el principio.

En los últimos años la compañía venía informando que sufría una caída en las ventas producto de una crisis atribuida a los cambios que el rubro vive desde la llegada de la fotografía digital. En junio pasado, los empleados dejaron de percibir el salario completo, acumulando un faltante de dos sueldos. La situación hizo que eligieran un delegado gremial y que el gremio mercantil comenzara a negociar con la empresa la deuda. La primera de tres cuotas debía cobrarse nada más y nada menos que el día anterior al cierre.

Comentarios