Edición Impresa, Policiales

Banda de Los Monos

Trasladarán a Mariano Salomón a un pabellón común

En el plazo de 5 días, el Servicio Penitenciario deberá informar en qué pabellón común se alojará aunque no será en el solicitado por la defensa ya que en el mismo se encuentra Ariel Máximo Cantero.


Mariano Salomón es uno de los últimos detenidos en la investigación penal conocida como “megacausa de los monos”. Desde junio pasado, se encuentra sometido a un encierro en resguardo. Sus defensores solicitaron en varias oportunidades que esa situación variara hasta que optaron por presentar una acción de habeas corpus. En primera instancia, el recurso fue rechazado y ayer durante una audiencia oral el vocal de Cámara Carlos Carbone revirtió esa decisión e hizo lugar a la acción instaurada a favor por Salomón. En el plazo de 5 días, el Servicio Penitenciario deberá informar en qué pabellón común se alojará aunque no será en el solicitado por la defensa ya que en el mismo se encuentra Ariel Máximo Cantero.

Con una solicitud de seguridad adicional, se llevó a cabo una audiencia oral de apelación a una decisión judicial del Juzgado de Instrucción 4ª que denegó un habeas corpus presentado a favor del detenido. Salomón fue arrestado en Buenos Aires el 27 de junio pasado y trasladado a Rosario, al día siguiente fue imputado como partícipe de asociación ilícita de una banda encabezada por la familia Cantero y desde entonces se encuentra en un buzón.

Sus defensores Marcelo Piercecchi y José Nanni sostuvieron durante la audiencia que las condiciones en las que se encuentra detenido no son las óptimas, hablaron de sus problemas cardíacos y afirmaron que el aislamiento es excesivo y prolongado. Hicieron hincapié en las consecuencias que ello acarrea, hablaron de que ello implica un trato cruel y mostraron una filmación de un pasillo previo a las celdas de aislamiento donde se observaron ratas rondando el lugar.

A su turno la fiscal de Cámaras María Eugenia Iribarren se opuso al planteo, afirmó que Salomón se encuentra allí a pedido del imputado donde tiene visitas una vez a la semana, controles médicos dos veces al día, afirmó que sufre hipertensión  y cuenta con un retiro laboral de cuartelero de pasillo por lo que se encuentra más tiempo fuera de su celda y por lo que cobra  700 pesos.

Tras ello, el director del Servicio Penitenciario, Juan Martínez Saliba, se quejó del encuadre de trato cruel y tortura que le dio la defensa al planteo, corroboró lo expresado por la Fiscalía y detalló que se encuentren ese lugar por una cuestión de resguardo físico y que por disposición administrativa no podría ir al pabellón 7 donde solicitó, porque en dicho lugar se encuentra Ariel Máximo El Viejo Cantero.

Finalmente, el juez Carbone hizo lugar al reclamo, por lo que Salomón deberá habitar un pabellón común. El vocal fijó un plazo de 5 días para que el Servicio Penitenciario asigne el lugar al cual será trasladado para que el imputado cuente con los mismos derechos y obligaciones que cualquier interno.

Comentarios