Mundo

Nueva etapa

Tras salida de Rajoy, Sánchez asumió en España

El socialista se convirtió en el nuevo presidente luego de que una histórica moción de censura desplazara del cargo a Rajoy. Prometió lealtad ante el rey Felipe VI y juró sobre la Constitución en vez de los tradicionales símbolos religiosos.


Foto: Télam

 

El socialista Pedro Sánchez asumió este sábado como presidente del gobierno de España tras prometer el cargo ante el rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela de Madrid, al día siguiente de desbancar al conservador Mariano Rajoy con una histórica moción de censura.

Por primera vez en democracia, el nuevo jefe del Ejecutivo prometió lealtad al cargo con la mano derecha sobre la Constitución y no sobre una Biblia, al decidir retirar los símbolos religiosos –también el crucifijo–, que tradicionalmente presidieron este tipo de actos en España.

Sánchez, que es ateo, tomó esta decisión a nivel personal, ya que la Casa del Rey tras la proclamación de Felipe V dio la posibilidad a los altos cargos de jurar con una fórmula aconfesional.

El presidente saliente, Mariano Rajoy, que presenció la toma de posesión junto con el resto de máximas autoridades del Estado, estrechó su mano con Sánchez, principal impulsor de su destitución, y le deseó “mucha suerte”.

Sánchez es el primer presidente que llega a La Moncloa por medio de una moción de censura, que logró el respaldo de independentistas (PDECAT, Bildu y ERC), nacionalistas conservadores (PNV), y partidos de izquierda, como Podemos y Compromís, con el único objetivo de desplazar a Rajoy, quien se vio acorralado por la corrupción en su Partido Popular (PP).

La moción fue presentada después de que la Justicia condenó a la fuerza conservadora por haberse beneficiado de una gran red de sobornos, desvío de fondos públicos y adjudicaciones de obras, el conocido como caso Gürtel, en el que están implicados altos cargos partidarios y que Rajoy siempre negó conocer.

Con sólo 84 diputados, el líder del Partido Socialista (PSOE) presidirá un gobierno débil, en minoría parlamentaria, que sólo sobrevivirá si es capaz de llegar a acuerdos con partidos con diferentes ideologías y sensibilidades, entre ellos los separatistas catalanes.

Podemos aseguró que mantendrá su apoyo a Sánchez pese a que el líder socialista pretende formar un gobierno monocolor, pero a la vez presionará para que se convoque a elecciones anticipadas.

El secretario de Organización del partido de izquierda, Pablo Echenique, advirtió, sin embargo, que será un gobierno “menos estable” que uno de “coalición”.

El cambio político en la presidencia del gobierno de España se produce en medio de una de las mayores crisis políticas e institucionales que atraviesa el país, a raíz del desafío secesionista de Cataluña, tema sobre el cual Sánchez dijo estar abierto al diálogo.

 

Torra ya gobierna en Cataluña

El gobierno de Cataluña, presidido por el independentista Joaquim Torra, recuperó ayer el control de las instituciones con la toma de posesión de los nuevos consejeros en el Palau de la Generalitat, sede del gobierno regional en Barcelona, siete meses después de que el anterior Ejecutivo fuera suspendido tras la declaración de independencia.

La nueva etapa en Cataluña asoma marcada además por el inesperado cambio en la presidencia del gobierno español que desde ayer ocupa el socialista Pedro Sánchez, quien prometió  de suavizar las relaciones.

Al grito de “libertad”, durante la toma de posesión, los nuevos consejeros reivindicaron a los partidarios presos y exiliados del anterior gobierno regional catalán, encabezado por Carles Puigdemont, actualmente exiliado en Alemania mientras se define su situación judicial en España.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios