Ciudad

en asamblea y por voto unánime

Trabajadores de GM invalidaron acuerdo que avalaba suspensiones

En ese acuerdo se avalaba la suspensión de 350 trabajadores hasta el mes de noviembre, y por el cual le llegaban a descontar hasta un 50 por ciento del sueldo de forma progresiva.


Trabajadores de General Motors, acompañados por distintos gremios, organizaciones sociales y concejales, celebraron una asamblea en el estacionamiento de la empresa de Alvear, en la que resolvieron invalidar el acta firmada entre la empresa y el gremio Smata. En ese acuerdo se avalaba la suspensión de 350 trabajadores hasta el mes de noviembre, y por el cual le llegaban a descontar hasta un 50 por ciento del sueldo de forma progresiva. Además, en el acta también se comprometían a no despedir trabajadores hasta noviembre; sin embargo, comenzaron a “apretar” a varios de los suspendidos para que firmen retiros voluntarios. Este viernes, los trabajadores marcharán a la sede de Smata.

La jornada arrancó temprano para los trabajadores suspendidos, que ya no están solos. Cerca de las 13 marcharon hasta la empresa, que estaba custodiada por gran cantidad de policías que impedían el ingreso. Pero con la llegada de los concejales, organizaciones sociales y gremios, los uniformados abrieron paso y de esa manera se sumaron a la asamblea los trabajadores que terminaban su turno y los que llegaban. “En la empresa trabajan unas 2.300 personas y en la asamblea éramos como 2 mil”, cuantificó uno de los trabajadores.

Además, había concejales, trabajadores de Volkswagen, Acindar, Amsafé, entre otros gremios.

El debate giró en torno del acuerdo firmado entre Smata y la empresa, del que los trabajadores se enteraron luego de un aviso telefónico. “No recibimos ningún telegrama. Nos avisaron de las suspensiones por llamadas telefónicas. El sábado, las 2 mil familias que trabajan en General Motors estuvieron con el corazón en la boca para ver quién quedaba adentro”, describió uno de los empleados.

Ante la prohibición del ingreso, los trabajadores radicaron la denuncia en la comisaría.

“Este acuerdo fue firmado a puertas cerradas con la empresa y Smata. No se informó a los trabajadores ni se los llamó a asamblea. Además, el acuerdo es ilegal porque no está homologado por el Ministerio”, continuó el trabajador.

El acuerdo firmado entre General Motors y Smata prevé el cese de actividades por 9 meses para cerca de 350 trabajadores de la empresa. Durante este tiempo percibirán un 80 por ciento del salario el primer trimestre, un 65 por ciento el segundo y un 55 por ciento los últimos tres meses.

El acuerdo quedó sin efecto este jueves por voto unánime de la asamblea. Fue poco después de que varios de los trabajadores fueran llamados por la empresa, que, apelando a un desgaste psicológico de hacerlos esperar y explicarles que ya nos les “servía”, le proponía un retiro voluntario, al que la mayoría de los consultados no aceptó.

Los trabajadores marcharán este viernes a la sede del gremio para reclamar por el acuerdo firmado por la empresa.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios