Edición Impresa, Policiales

“Ocurrieron circunstancias extraordinarias”

Taxista: arrebato “inusual” complicó el pago de rescate

“El personal antisecuestro nunca quiso este resultado”, expresó Roncaglia, jefe de la Federal, respecto de la muerte de Alberto Sarubbi.


El jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, lamentó la muerte del taxista secuestrado y asesinado por sus captores el jueves y destacó que fue “inusual” que el encargado de cobrar el rescate perpetre un “arrebato” contra los pagadores. “El personal antisecuestro nunca quiso este resultado”, expresó Roncaglia respecto de la muerte del taxista Alberto Sarubbi, y explicó en declaraciones a radio La Red que “ocurrieron circunstancias extraordinarias”.

El jefe policial afirmó que cuando los agentes federales vigilaban el momento del pago del rescate por parte de los hijos del taxista “ocurió algo inusual, el próximo paso era que le dijeran dónde dejar la bolsa con dinero, no ese arrebato”. El arrebato, expresó, “salió del esquema de lo que ellos vienen viendo” en los casos de secuestros, sostuvo en alusión a los cuatro efectivos que fueron detenidos y luego liberados por su accionar durante el hecho. El comisario dijo que “desde la institución y como jefe, lamento la muerte de este hombre, como ser humano” y manifestó que “el personal de Antisecuestro nunca quiso este resultado, el objetivo era otro, era rescatarlo con vida, pero circunstancias ajenas a ellos produjeron este resultado”. “Ante la denuncia se tomó conocimiento por un llamado telefónico de que estaba ocurriendo esto, el personal antisecuestro se contactó con los dos hermanos, los dos hijos del taxista, que ya venían negociando el pago del rescate”, contó. En ese sentido, dijo que “cuando los secuestradores le dicen que vayan a provincia, ahí hacen un contacto y se le da intervención a Antisecuestro y se le informa al fiscal (federal Carlos) Stornelli”.

“El fiscal, a través del secretario, dispone que se los acompañe y les dijeron que el protocolo es evitar el corte del pago, salvo circunstancias extraordinarias o que esté en riesgo la vida de la persona secuestrada”, explicó el jefe policial. Roncaglia destacó que “acá hubo circunstancias extraordinarias” y dijo que “la evaluación que hace y define es del personal policial que está en el lugar mirando la situación de crisis. Si hubiera estado el fiscal presente en el lugar, resuelve el fiscal”. “En todos los casos de secuestros extorsivos, siempre los jefes van a la escena del hecho. Estaba el jefe de la División Antisecuestros”, expresó y afirmó que los policías “estaban acompañando, tenían contacto visual, pero no tenían contacto telefónico con los chicos que estaban pagando el secuestro”. El jefe policial sostuvo que los secuestradores “los hacen ir a la calle Crovara al 5600, de repente se detiene el auto y ven un chico que viene corriendo, se mete dentro del auto a través de la ventanilla y empieza a despojarlos de todas las cosas”. Al defender a las policías, que fueron demorados por orden de Stornelli porque no le respondían sus llamados telefónicos, dijo que “es gente que tiene mucha experiencia en la División Antisecuestro y me contaban que es inusual, porque el próximo paso es que le digan dónde dejar la bolsa con el dinero, no ese arrebato”. “Ellos sintieron que estaba en riesgo la vida de los chicos”, remarcó. E insistió con que “era algo inusual, salía del esquema de lo que ellos vienen viendo. Era un forcejeo, ellos vieron que estaba en riesgo la vida de estos dos chicos, le sacan los anillos, el teléfono”. Roncaglia manifestó que “hay que evaluar las circunstancias especiales en una situación de crisis. Hay que tener en cuenta esa situación para resolver, hay que estar ahí. Ellos fueron a hacer las cosas bien y pasó esta situación”.

Comentarios