Conciertos, Espectáculos

noche especial junto a joel tortul y fandermole

Tangos con impronta militante: Leonel Capitano presenta su nuevo disco, “3D”

El músico su nuevo trabajo discográfico grabado en vivo, un material en el que toma posición por un género que, según sus palabras, está dando su mayor batalla cultural.


Hay tres dimensiones: volumen, por la cantidad de canciones que constituyen la obra; profundidad, por la realización de una revisión de los rasgos esenciales de lo que significa el tango, y un espacio definido que es Rosario. El talentoso músico Leonel Capitano editó 3D, un disco en vivo que presenta este viernes, integrado por temas que recorren sus 20 años de producción, representativos de tres décadas de trabajo, grabado en vivo el 3 de diciembre de 2016.

Leonel Capitano presentará oficialmente su disco 3D este viernes, a partir de las 21.30, en el Teatro de la Plataforma Lavardén, de Sarmiento y Mendoza.

Se trata de una síntesis de años de escritura, cuyo inicio podría marcarse a partir de “Me duele la memoria”, que Capitano compuso a los 15 años, o “Corazón de pueblo grande”, materiales que inauguraron una pluma y un modo de cantar que muchos descubrieron este año en la recordada intervención en vivo en la pantalla de Canal 3, cuando en Antes de salir, Capitano interpretó “Qué me van a hablar de offshore”, tema que pertenece a un juego de amigos y colegas que lleva adelante en un espacio que denominan El Rincón de la Sexta.

“Eso es lo que hacemos con Martín Tessa, Carlos Quilici y Joel Tortul, entre otros; es como un juego que consiste en cambiar la letra de algunos tangos y adaptarlos a la situación política actual. La condición es cambiarle la menor cantidad de palabras posibles y que la palabra con la que se sustituye esa letra rime exactamente igual. Entonces, si no estás muy atento, escuchando, pueden pasar algunos segundos o compases sin que te des cuenta que se cambió la letra. Eso es lo que le pasó, desgraciadamente, a los productores de Canal 3 con «Qué me van a hablar de offshore» y seguramente también a la gente en sus casas. Así fue como hicimos esa intervención de carácter revolucionario en los medios de comunicación”, rememoró el músico.

“Que se entienda eso como un hecho político, porque en realidad no forma parte del quehacer artístico personal. Más allá de que hay puesto en juego un cierto oficio, fue un hecho que tuvo como objetivo visibilizar el blindaje enorme que hacen algunos medios a favor del gobierno que tenemos actualmente y a sus prácticas neoliberales. Si se le diera la voz a la gente y a los artistas, podíamos manifestarnos y hacer mucho más visible el descontento que hay en una grandísima parte de la sociedad”, explicó quien en ese momento desató un fuerte debate.

Tango comprometido

La producción de Capitano está estrechamente ligada a su militancia y al cambio que quiere ver en la sociedad y en el tango. “La dimensión del espacio en 3D es el hecho de ser territorial. Pensar el tango no solamente como una expresión artística sino también como una posibilidad de militancia; tenerlo como una posibilidad de gestionar colectivamente, de producir espacios para que el tango pueda tener su lugar”, contó Capitano quien compone siempre contando su tiempo.

“Es parte de lo que el tango significa y va en contra de esta universalización que pretende intentarse para el género. Se habla del tango como patrimonio cultural de la humanidad o como una música que triunfa en el mundo. Y el tango tuvo siempre la necesidad de mostrar su triunfo en el mundo, desde Gardel. Pero hoy en día, el concepto es distinto: se ha buscado un tango muy estereotipado. Existen dos caminos completamente diferentes: uno a partir de lo que se le ofrece al turista, donde se busca estandarizarlo, mostrar los rasgos más superficiales; el tango For Export y el que tiene que ver con la milonga en el mundo. Nosotros también tenemos un circuito de trabajo dentro de ese tango. Sin embargo, lo literario queda afuera de todo esto y la base de este disco y de mi producción es lo literario, la parte autoral. Y qué mejor que expresarla desde el lugar en el que yo vivo, un poco por esta cuestión de «pinta tu aldea y pintarás el mundo»”, analizó.

“Actualmente, hay una producción que tiene que ver con el tango como genero vivo, que está en transformación y que por suerte ha empezado a tener nuevas experiencias dentro del género cantado. De hace por lo menos dos décadas, y en nuestra ciudad también, además de las experiencias instrumentales, empezaron a surgir nuevas expresiones en cuanto a las letras: Juan Iriarte, Pasaje Noruega, por ejemplo. Es gente que en estos últimos años necesito encontrarse, en lo literario, en el tango”, analizó.

Respecto del espacio que ocupan estos nuevos creadores, Capitano expresó: “En Rosario, debe haber 150 músicos de tango profesionales, menores de 40 años. Cuando en los años 90 había a lo mejor 10 de esa edad”.

“Todos se conocen, comparten escenario, o alguna vez trabajaron en común para producir un festival. Todo esto que se está dando, favorece muchísimo esta construcción del tango como obra viva y también es un hecho político. Organizarse en una cooperativa de trabajo, organizar un festival donde el que vende la cerveza es un músico re groso, eso es ideología pura. Estoy orgulloso de que el tango, por lo menos en mi espacio, haya pasado de ser un género más conservador, replegado y agredido por una destrucción sistemática de los medios de comunicación, porque al tango lo destruyeron en este país los medios de comunicación y las grandes empresas discográficas, a ser lo que es hoy: una comunidad artística. Para mí es la batalla cultural más grande que está ganando el tango”, dijo orgulloso. Y resumió: “En la década del 60, en el cambio de relación entre los medios de comunicación y el pueblo, hubo una estrategia pensada por las potencias hegemónicas y por los Estados Unidos; empresas que eran las que distribuían y las que grababan. Eso empezó a destruir no solamente los mecanismos de grabación sino también los de difusión. Lo que querían era destruir lo que estaba para penetrar culturalmente en los países; una forma de imperialismo. Cuando a un género se le quita su relación con el pueblo, se le quita todo”.

temas e invitados

3D fue grabado en vivo en el teatro La Comedia, y contiene temas de otros discos de Capitano con nuevos arreglos y también algunos inéditos. “Temas que no podían pensarse dentro del concepto de otro disco porque tenían otros estilos. Entonces hicimos un recital en vivo, tocamos estos temas, salieron bien y logramos armar un disco cuyo concepto es este valor testimonial que tiene. Veinte temas del siglo XXI aunque hay algunos del siglo XX que son canciones que hice en mi adolescencia”, expresó. Esta noche serán de la partida, entre otros, Joel Tortul, Cecilia Zabala, Escolaso Tango Trío, Jorge Fandermole y Alicia Petronilli.

Polémica y visibilidad

Fue en agosto de este año que una mañana, Capitano sorprendió con una versión de “Qué me van a hablar de amor”, de Héctor Stamponi y Homero Expósito, que habla de las cuentas offshore del actual presidente Mauricio Macri, así como del vaciamiento del Correo Argentino y el blanqueo de capitales, entre otras cosas. En ese momento, el tema estalló en las redes sociales. A partir de ahí, comenzó otro debate: el músico público una carta en la que contaba qué paso después, y hoy analiza. “A partir de esa intervención, cambió mi relación con los medios de la ciudad. Con los años, como ya me conocen, me han dado un espacio aceptable. Pero siempre fui un artista local, con todo lo que eso implica en los medios que no les dan el mismo espacio a los artistas locales que a los que vienen de afuera. También tuve devoluciones de algunas personas que me dijeron que no toque esos temas. No solamente por una línea editorial bajada desde arriba, sino que a lo mejor tienen una estética en su programa que no quieren que lo político se filtre”, rememoró.

“Entonces –completó–, decidí publicar esa carta para visibilizar la experiencia, debatirlo con los periodistas y pensar la relación que vamos a tener los artistas con los medios de cara al futuro. Algunos me pidieron que de nombres, pero cómo voy a dar nombres cuando están echando gente a mansalva en este momento del país. Hay que diferenciar a los trabajadores de un medio de aquellos que bajan una línea editorial porque invierten dinero”.