Ciudad, Coronavirus

Contrapunto

Suben los contagios en Rosario y el sistema de hisopados se satura tanto como la ocupación de camas

Leonardo Caruana dijo que hasta el 70% de los testeos que se hacen en el Hospital Carrasco y el Roque Sáenz Peña "son de personas con obra social". Desde el sector privado contestaron: "Me sorprende esa cifra. La mayoría de las obras sociales cubren el hisopado", dijeron


“Hasta un 70 por ciento de los hisopados que se hacen en el Hospital Carrasco y el Roque Sáenz Peña, son de personas con obra social”. Lo señaló a Canal 3 el secretario de Salud de Rosario, Leonardo Caruana. Y agregó: “Que cada uno asuma su responsabilidad. Las obras sociales tienen que informar a sus afiliados cómo se debe hacer el hisopado y no descansar solamente en el sector público”. La cifra hizo ruido, en el contexto de una Rosario que este miércoles superó los mil casos de coronavirus y va camino de convertirse en el centro nacional de la pandemia, tras haber pasado largas semanas sin contagios en la primera mitad del año.

Roberto Villavicencio, de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de Rosario, le contestó en Radio Dos: “Me sorprende esa cifra que dio el Secretario. Si bien al principio costaba un poco, hoy la mayoría de las obras sociales cubren el hisopado. Nosotros estamos haciendo casi 300 por día”.

Al aire, no hubo tiempo para la repregunta a Villavicencio. Y las fuentes consultadas luego, no dieron más precisiones. Lo cierto es que a seis meses de iniciada la pandemia, no hay precisiones en Rosario sobre la cantidad de hisopados que hace por día el sistema privado. No quedó en claro si el número que dio el médico y empresario era una referencia del Grupo Oroño o de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales que preside. Pero tomando sólo como referencia los 300 hisopados diarios que hace el Carrasco, está claro que el sector público está haciendo muchos más testeos el sector privado.

En marzo, cabe recordar, los únicos hisopados del país se hacían en Buenos Aires, en el Instituto Malbrán. Y en Rosario, el primero en hacerlos fue el del Cemar, al que luego se sumaron laboratorios particulares. Con la curva en ascenso desde agosto, se sumaron nuevos dispositivos de detección, pero el sector público hoy está claramente saturado. El 0800 provincial incorporó más personal, pero sigue habiendo problemas para comunicarse. En los hospitales hay largas colas para buscar un testeo. El Detectar recorre los barrios y la red de atención primaria municipal da la pelea. Pero de lo que se sabe muy poco es lo que pasa con el sistema privado. Un test particular cuesta 6.000 pesos aproximadamente y según numerosas denuncias, hay obras sociales y prepagas que no están cubriendo el costo del mismo, enviando a sus afiliados a efectores públicos.

El Ciudadano consultó a Jorge Prieto, Secretario de Salud de la provincia, que indicó: “Nosotros venimos trabajando con los distintos financiadores. Iapos ahora cuenta con un  dispositivo y  asiste a sus afiliados. Y dos de las prepagas, también. El Estado asiste a la salud y es rector de la política sanitaria, pero en esta etapa de la pandemia y ante la alta demanda, para llegar a la estrategia de aislar el contacto y al sospechoso, es necesario contar con apoyo de otros financiadores que sostengan esto, para evitar el colapso del sistema de diagnóstico. El tensor es la capacidad operativa de los laboratorios para procesar la muestras, no se trata sólo de un factor económico. Hoy los testeos rápidos que se suman con el Detectar Federal ayudarán a dar una respuesta y deberán también asumirla las obras sociales y empresas de medicina prepaga, dado lo simple de la técnica”.

Testeo masivo y detección temprana

La experiencia de los países que han tenido éxitos en controlar el Covid se basó en diferentes estrategias. En Australia, por ejemplo, ante un rebrote en la zona de Melbourne en agosto cuando ya se había vuelto a hacer vida normal, se determinó una cuarentena de ocho semanas para pasar de 700 contagios diarios a cero. En las últimas tres semanas en Rosario, se restringió el contacto social un 25 por ciento, con cierre de actividades comerciales y gastronómicas. Se evitaron así, según el trabajo que difundió esta semana el matemático Ernesto Kofman, del Conicet, más de 3.400 contagios y unas sesenta camas más que se hubieran ocupado en terapia intensiva.

Con la circulación comunitaria del virus y un 97 por ciento de camas críticas utilizadas, un elemento necesario sería también la detección temprana y eventual aislamiento de positivos, para cortar la cadena de contagios. Aunque las largas colas frente a los hospitales públicos y la espera por horas en el sistema del 0800, no parecen ser la mejor postal, de un sistema de testeo tan saturado como el de internación.

El pico se posterga

La pregunta finalmente es cuál será el pico de contagios en Rosario y cuándo se alcanzará. La respuesta, luego de haberse renovado casi todas las actividades económicas nuevamente en la ciudad, dependerá de factores como el contacto social, más el cuidado que pueda sumar cada persona, tal como informó esta semana Kofman en el documento que entregó a las autoridades municipales y publicó El Ciudadano. Pero también será importante para controlar la cantidad de infecciones, los testeos que puedan hacerse, teniendo en cuenta también el tipo de estudio y el momento en que se realiza.

Kofman: “Disminuir el contacto social en Rosario ya evitó 3.400 contagios”

En el trabajo de Kofman se indicó que Rosario estaría hoy en 1.500 casos confirmados diarios, no haber realizado el cierre por tres semanas. Y que los mil contagios diarios verificados, podrían ser menos si funcionaran al extremo los cuidados intrafamiliares.

Los nuevos test rápidos

Según anticiparon ayer las autoridades nacionales, provinciales y municipales al anunciar la puesta en marcha de los test de respuesta rápida tipo IGG denominados DetectAR Federal, ahora se prevé una suba de casos positivos por el nuevo dispositivo. Las primeras pruebas se hicieron un día antes del anuncio, en el Barrio Toba. Allí se habían encontrado 12 pacientes para aislar. Mientras se realizaba el acto con el presidente Alberto Fernández, sobre Oroño frente a la Ex Rural se había montado una carpa para hacer hisopados rápidos a automovilistas. “Este miércoles se siguieron realizando test rápidos, en barrio Libertad, en Villa Gobernador Gálvez y volvimos a montar la carpa en Oroño y 27 de Febrero”, señaló a El Ciudadano el Director del Ministerio de Salud de la provincia, Rodrigo Mediavilla.

El Detectar surgió originalmente para barrios más vulnerables, sabiendo que hay gente que por diferentes motivos no se mueve de su domicilio. “El operativo pasa por su casa, se le hace una encuesta y se pregunta sintomatología o si estuvo en contacto con alguien que haya tenido síntomas. Los test que se venían usando hasta ahora eran los PCR. Vos hisopabas y por ahí tenías hasta 10 días de demora en el resultado, en los que se podían dar más contagios. En el nuevo se usa un test de antigenemia, que si es positivo, confirma. Y si es negativo, no descarta. Por eso tienen que hacerse a personas con síntomas dentro de los primeros 7 días”, informa a El Ciudadano una fuente del sector salud.

Por último, se puede mencionar que la Municipalidad indica diariamente un índice de positividad, pero ese porcentaje no es una cifra definitiva, en tanto sólo se calcula sobre los hisopados que llegan al Cemar, que procesa los estudios hechos en los hospitales Carrasco y Sáenz Peña y de 40 centros de salud que forman parte del Plan Detectar.

A eso debe sumarse lo que hace la provincia mediante el 0800 y los módulos de hisopado móvil en la puerta de los hospitales Centenario y Provincial, más los nuevos test rápidos del Detectar Federal, que anunció ayer el presidente Alberto Fernández, acompañado por el gobernador Omar Perotti y el intendente Pablo Javkin.

“Pero del sector privado no tenemos los números, no nos informan cuántos test hacen por día. Solamente nos dan los positivos”, señalan voceros de Salud municipal. Tomando las palabras del responsable de la Secretaría, el sector privado tiene que hacerse cargo de su responsabilidad en esta difícil coyuntura.

Comentarios