Policiales

Inédito

Secuestraron al hijo de un conocido empresario de Arroyo Seco

La familia del joven recibió fotos y videos donde mostraban cómo le extirpaban una uña mientras le apuntaban a la cabeza. Pagaron el rescate, aunque la cifra no trascendió, y consiguieron que lo liberen. El caso es investigado por el fiscal federal Kishimoto


la investigación del secuestro está a cargo de la Fiscalía Federal 2 de Rosario, a cargo de Claudio Kishimoto.

Una familia de Arroyo Seco fue víctima de un secuestro extorsivo. Se trata del hijo de un reconocido empresario radicado en esa localidad quien fue raptado el viernes a la noche y liberado durante la madrugada del sábado tras el pago de un rescate cuyo monto no trascendió. Durante las horas de cautiverio, el joven sufrió graves lesiones, entre ellas la extirpación de una uña de la mano, momento que fue grabado y enviado a su padre junto a un mensaje donde advertían que si no pagaba iban a amputarle el dedo y a mandárselo por correo. El hecho es investigado por la Fiscalía Federal 2 de Rosario.

Según fuentes del caso, el joven fue secuestrado el viernes a la noche en Arroyo Seco y liberado horas después, durante la madrugada del sábado, en Villa Gobernador Gálvez. El rescate constó de una suma no determinada de pesos, dólares y alhajas, por un monto mucho menor a los 50 millones de dólares que pedían los secuestradores.

Al respecto, los investigadores dijeron que “no eran profesionales” y dedujeron que podría tratarse de un grupo de jóvenes vinculados al narcomenudeo a quien el hijo del empresario les podría deber dinero debido al consumo problemático de estupefacientes.

Según trascendió, no era la primera vez que le mandaban mensajes intimidatorios pidiéndole efectivo. De hecho, algunas extorsiones anteriores terminaron con personas detenidas e imputadas, confió un vocero del caso.

El joven sufrió lesiones en ambos brazos y en uno de sus dedos, al que le extirparon la uña. El momento fue grabado y enviado a su padre, donde se ve al muchacho con los brazos ensangrentados y un arma apuntándole a la cabeza. Una vez que recuperó la libertad debió ser intervenido quirúrgicamente.

El papá del muchacho, un reconocido empresario dueño de una estación de servicios, dijo en un noticiero porteño que se trató de “una extorsión difícil” porque le pedían una cifra de dinero que era inalcanzable. No obstante, el hombre juntó pesos, dólares y alhajas y se las envió. Si bien no trascendió el monto del rescate declaró que le sacaron “los ahorros de toda la vida”.

El hombre dijo que su hijo fue secuestrado alrededor de las 21.30 del viernes aunque admitió que al principio creyó que se trataba de una broma, por lo que bloqueó el número del que recibió la extorsión. A raíz de eso, su esposa recibió mensajes de audio, fotos y videos donde aparecía su hijo con la mano ensangrentada y un arma apuntándole a la cabeza. Uno de los captores le advierte que tenían una hora para pagar el rescate y que desbloqueen el número con el que tenían planeado realizar la negociación extorsiva de lo contrario le iban a mandar un “dedo”.

De esa manera consiguieron que la familia realice el pago y luego liberaron al muchacho.

El hecho es investigado por la Fiscalía Federal 2 de Rosario, a cargo de Claudio Kishimoto, y el juez Carlos Vera Barros.

Comentarios