Coronavirus, Política, Región

Accesos Cuidados

Santa Fe puso en marcha el control sanitario de fronteras en dos límites provinciales

Los controles se realizan en los ingresos desde las zonas de mayor riesgo del coronavirus, como son el AMBA y las provincias de Buenos Aires y Chaco, en el peaje de General Lagos y en la localidad de Florencia en el noreste santafesino. Los conductores son sometidos a medidas sanitarias preventivas


El gobierno de Santa Fe implementó desde este lunes el plan Accesos Cuidados en la autopista Rosario-Buenos Aires y en el límite con Chaco como “una estrategia de identificación rápida de personas infectadas con covid-19”, dijeron voceros del Ejecutivo provincial.

La iniciativa es llevada a cabo en forma conjunta entre personal del Ministerio de Salud y la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV) y se implementa en primer lugar en la autopista Rosario-Buenos Aires (peaje General Lagos), y la ruta nacional 11, a la altura de la localidad de Florencia, en el límite con Chaco.

Estos controles se realizan en los ingresos desde las zonas de mayor riesgo del coronavirus en cuanto a contagiados del país, con son el AMBA, y las provincias de Buenos Aires y Chaco.

“Santa Fe es la primera provincia que implementa el plan Accesos Cuidados, con el objetivo de mantener los buenos números en cuanto a la baja circulación de coronavirus”, dijo el titular de la APSV, Osvaldo Aymo.

Esos dos controles se suman a las fiscalizaciones que ya se venían haciendo en rutas y accesos de la provincia.

Quienes pasen por esos sitios deberán responder un cuestionario, se les mide la temperatura y deben someterse a un test de anosmia (prueba de olfato).

En caso de hallarse ante un caso sospechoso, se le realizará el hisopado correspondiente para la detección del covid-19 en los puestos sanitarios instalados en el lugar.

“El objetivo es desarrollar una estrategia proactiva que puede determinar algún caso de manera temprana y, a partir de ahí, activar los correspondientes protocolos de acción y aislamiento”, concluyó Aymo.

Comentarios