Policiales

Tribunales Federales de Santa Fe

Santa Fe: detalles del caso que involucra a los 5 policías federales detenidos

Los cinco uniformados federales y el civil presos comenzaron a ser indagados este viernes por delitos que se tramitan ante los dos fiscales federales de la capital provincial: uno de ellos les había encomendado investigar a un narco, al que le dibujaron una figura legal que prevé menor pena


Foto: Ezequiel Nieva

Los cinco policías federales, entre ellos el jefe de la delegación de Santa Fe, y un civil sindicado por narcotráfico detenidos este jueves en la capital federal comenzaron a ser indagados en la mañana de este viernes en los Tribunales Federales de la capital provincial. Los seis apresados están involucrados en diversos expedientes: por un lado, la Fiscalía Federal 1 a cargo de Jorge Gustavo Onel los investiga tras recibir una denuncia que provino de Asuntos Internos. En tanto, el titular de la Fiscalía Federal 2, Walter Rodríguez, seguía los pasos del sexteto desde hace más un año bajo la hipótesis de que los uniformados favorecían a este civil involucrado en el delito de tráfico de drogas. A su vez, el Ministerio de Seguridad de la Nación desplazó a los superiores y abrió sumarios.

El caso se conoció en las primeras horas de este jueves cuando el personal de la División de la Superintendencia de Asuntos Internos y de la División Análisis y Prospectiva del Narcotráfico de la Policía Federal realizó nueve allanamientos en la ciudad de Santa Fe.

Los operativos, que terminaron con seis apresados junto a cocaína y miles de pesos incautados, estuvieron supervisados por el propio jefe a nivel nacional, Néstor Roncaglia. Entre los detenidos está el jefe de la Delegación de Santa Fe de la Policía Federal, Marcelo Lepwalts, y otros cuatro uniformados de esa dependencia.

De los estupefacientes incautados causó sorpresa que en un baño de uso común, y sin ninguna identificación que remitiera a una causa, los pesquisas hallaran 88 bochitas con cocaína en la propia sede de la fuerza federal de San Martín 3381.

Los voceros del caso señalaron que la investigación del fiscal Onel se originó a raíz de una denuncia de la propia Policía Federal por delitos de encubrimiento triplemente agravado e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Por su parte, la pesquisa de su par de la Fiscalía Federal 2 lleva más un año y tiene a los uniformados de la fuerza federal y al civil sospechados por los delitos de tráfico de estupefacientes, falsedad ideológica de documento público; sustracción de elementos probatorios, incumplimiento de los deberes y cohecho (coima) en diferentes grados de responsabilidades y roles.

88 bochitas y mucho más

El fiscal Rodríguez brindó detalles este viernes por la mañana sobre la investigación que está bajo su órbita. “Esta delegación (por los policías detenidos) habían trabajado en causas de esta Fiscalía como auxiliares de la justicia. La investigación bajo mi órbita lleva más de un año y tiene como hipótesis que los cinco policías favorecieron al civil sindicado por tráfico de estupefacientes”, explicó Rodríguez.

El fiscal contó que este hombre, de quien no se brindó su identidad, estaba siendo investigado por el delito de comercialización de estupefacientes cuando los policías federales lo pararon en un control.

“Le encontraron cierta cantidad de droga y nos llegó información de que habían negociado con el imputado distintos aspectos para mejorar su situación procesal”, señaló Rodríguez en declaraciones a LT10 y agregó que el acuerdo consistía en reducir la cantidad de droga secuestrada y la devolución de un aparato telefónico, lo que favoreció su situación procesal debido a que lo incautado llevó al delito de tenencia simple y no al tráfico de estupefacientes.

En ese marco, el fiscal indicó que en el allanamiento que se realizó este jueves en la casa de este hombre los uniformados secuestraron una piedra de cocaína de más de 200 gramos junto a unos 700 mil pesos y 1.800 dólares.

A su vez, dijo que uno de los policías está sindicado en los expedientes de ambas Fiscalías y detalló que el origen al trabajo coordinado fue un patrón común de los imputados que está sujeto a la pesquisa.

A los policías detenidos también se le sumó una nueva imputación por las 88 dosis de cocaína halladas en la sede de la Policía Federal de Santa Fe, ya que fueron halladas en un baño de acceso común y no estaba identificada como perteneciente a una causa judicial. “Esto ya es un delito”, concluyó el fiscal Rodríguez.

Reordenamiento de los jefes de la Federal

Este viernes se conoció que el mandamás de la Policía Federal a nivel Nacional, Néstor Roncaglia, desplazó a los titulares de Área de la fuerza por tratarse de superiores al jefe de la delegación apresado por estar sospechado de favorecer a un narco. Además del apartamiento del cargo, Roncaglia ordenó el pase a disponibilidad y le inició un sumario administrativo.

Se trata del comisario inspector Gustavo Ghiglione, jefe del Área III en Rosario. El uniformado era supervisor de 11 delegaciones de la Policía Federal, entre ellas la de Santa Fe. Voceros del Ministerio de Seguridad señalaron que “no está involucrado con las causas judiciales federales que derivaron en los operativos” y agregaron que la decisión de Roncaglia fue “para garantizar la transparencia en la gestión”.

También, el jefe de la fuerza a nivel nacional ordenó el pase a disponibilidad del segundo jefe de la delegación Santa Fe, Fabricio Geist, y del director general de la Agencia Regional de Córdoba, el comisario mayor Guillermo Guardia, superior de todos ellos.

En reemplazo de Ghiglione como jefe del Área III de Rosario quedó el comisario Eduardo Francescutti, agregaron las fuentes consultadas.

En tanto, en la dirección de la Agencia Regional de Córdoba fue designado Osvaldo de Cunto mientras que Mariano Valdez reemplazó al detenido Marcelo Lepwalts, como jefe de la delegación de la capital provincial y como subjefe fue designado Higinio Bellaggio.

Comentarios