Ciudad, Edición Impresa

Santa Fe afina medición del clima con red de sensores

Por Claudio De Moya. Son estaciones meteorológicas automáticas. En Rosario funciona una y habrá 6 más.

Una página que aloja la información de meteorólogos aficionados que tienen equipos automáticos. Hay tres en la ciudad.

Sólo para tomar un ejemplo, el 22 de febrero pasado una intensa lluvia ocasionó el anegamiento de numerosas calles de Rosario –en particular en la zona céntrica– mientras los registros del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) indicaban que apenas habían caído 36 milímetros de agua. ¿Fue un error? No exactamente. Aunque la discordancia se repite, las diferencias se deben a que el SMN toma como datos “oficiales” los recogidos en su estación ubicada en el Aeropuerto Internacional “Islas Malvinas”. Es decir, sólo refleja lo que ocurre en Fisherton. Lo que faltan son más mediciones, y para desandar ese déficit ahora en la ciudad se pondrán a disposición del ente nacional –y de cualquier ciudadano a través de la página web de la Municipalidad– los datos en tiempo real de precipitaciones, temperatura, humedad, presión y vientos que ya está registrando la estación meteorológica automática instalada en los terrenos de Aguas Santafesinas (Assa), en el barrio Arroyito. Pero esto es sólo el inicio: esta semana el secretario de Defensa Civil de la provincia, Marcos Escajadillo, viajará a Buenos Aires para, junto al SMN, definir la ubicación de otros seis equipos similares, cuya compra ya tiene presupuesto asignado en el marco de un programa de alerta temprana que puso en marcha la gestión de la Casa Gris.

El aparato montado en la planta potabilizadora de Assa envía lo que registra a un transmisor que fue colocado en el octavo piso de los Silos Davis, una ubicación elegida por la altura y los pocos obstáculos físicos cercanos que le permiten, desde allí, retransmitir los datos mediante una antena. En pocos días, cuando el área de Informática de la Municipalidad termine de poner a punto el sistema, estos valores estarán publicados en la página web de la Municipalidad. Sin embargo, en lo inmediato la función principal de la colocación de estos equipos será otra: proveer de “insumos” al Servicio Meteorológico Nacional para incrementar la confiabilidad de sus pronósticos climáticos y estadísticas. Es que el ente público es el único que tiene jerarquía para difundir este tipo de análisis con carácter oficial. No obstante, en todo el país –y el Gran Rosario no es la excepción– hay otras varias entidades y hasta particulares que miden velocidad y dirección del viento, cantidad de lluvia caída, punto de rocío, temperatura, humedad, presión y otras variables meteorológicas (ver aparte).

Raúl Rainone, coordinador de Defensa Civil de la Municipalidad, indicó que para poner on line los registros del nuevo aparato ubicado en Arroyito sólo faltan pequeños ajustes de calibración, dar el último toque al sistema informático y terminar de definir qué variables se publicarán. Porque no cualquiera puede interpretar esos datos, ni mucho menos hacer una predicción científica en base a ellos, y no tiene sentido “subirlos” todos a internet. Igual, el funcionario aclaró que el equipo de la zona norte ya está transmitiendo su información al SMN en forma permanente.

Si bien la Municipalidad tomó a su cargo la publicación de los datos meteorológicos locales en la red, es la provincia la que lleva adelante el proyecto de alerta temprana, que a su vez forma parte del “Programa de gestión del riesgo de desastres por inundaciones”. Y para llevar adelante esta iniciativa, la Casa Gris consiguió financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID): un aporte no reembolsable de 640 mil dólares.

Por el momento, los aparatos que se coloquen –entre 20 y 30 en todo el territorio santafesino– aportarán algunos datos climáticos a los ciudadanos y un paquete más completo al SMN. Ya hay en funcionamiento equipos en El Trébol, Rafaela, San Martín de las Escobas y más recientemente en Casilda. Los objetivos a largo plazo del programa van más allá de la medición y registro para el SMN: lo que se pretende es generar una red para la evaluación y diagnóstico del riesgo por inundaciones, el diseño de un sistema de alerta temprana para fenómenos hidrometeorológicos y el desarrollo de un plan de gestión del riesgo de desastres que tenga en cuenta los impactos del cambio climático.

Escajadillo, encargado de Defensa Civil en Santa Fe, viajará esta semana a Buenos Aires para coordinar con el SMN dónde se van a montar otras seis estaciones meteorológicas. “Ya está la plata y todo listo para comprarlas”, aclaró.

El funcionario adelantó que la provincia tiene rubricado un convenio con asociaciones de Bomberos Voluntarios de Santa Fe, y que en ese marco se negociará el montaje de los nuevos equipos en sus instalaciones. “Son los interesados directos, ya que son los que primero actúan cuando se produce un fenómeno meteorológico de gran magnitud”, refirió Escajadillo. Y aportó otros motivos: así la provincia se asegura que haya personal para el cuidado de los aparatos, su mantenimiento primario y sobre todo su preservación, ya que suelen ser objeto de vandalismo.

Una vez que haya un número significativo de estas estaciones meteorológicas ya instaladas, la provincia pondrá en línea su propia página web que reúna la información de todas ellas.

Escajadillo explicó que esta información se complementará con la que ofrecen los radares meteorológicos de Pergamino y Paraná, ambas en instalaciones del Inta (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), en cuyo radio de observación se incluye parte del territorio santafesino, junto al equipo similar que posee el SMN en Ezeiza y, obviamente, el observatorio de Fisherton. “Todo un conjunto de datos que son hoy en día más relevantes a causa de la gran variedad de cambios climáticos” que se producen.

Comentarios